Lecturas Araucanas/3

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Lecturas Araucanas
(narraciones, costumbres, cuentos, canciones, etc.) (1910)
III. PARTE. CUENTOS.

III. PARTE.

CUENTOS.

El caballo blanco,
referido por Carmen Painemilla.

1. Kiñe fùcha wentru kùla fotəm niei; niei kiñe mapu[1] kachilla tichi fùcha wentru. 1. Un hombre viejo, padre de tres hijos[2] ,tenía una siembra[1] de trigo.
2. Kiñe antù fei pifí ñi wənen fotəm: „Chumŋelu kam afí tayu kachilla, fotəm? Ŋəneikeaimi kachilla; kollipùllilewei tayu kachillalmom.“ Lladkùkei mai təfachi fùcha wentru. 2. Un día dijo á su hijo mayor: „Cómo[3] se ha concluido nuestro trigo, hijo? Fíjate en el trigo y verás que queda sola la tierra colorada, donde habíamos sembrado el trigo.“ Tenía pena, pues, este hombre viejo.
3. „Lladkùkelaiaimi, chau,“ piéyeu ñi fotəm, „iñche amuan təfachi pun· meu, lloftumean təfachi kachilla meu chem ñi iken.“ 3. „No te aflijas, padre“, le dijo su hijo, „yo iré esta noche, observaré este trigo para saber qué animal lo come.“
4. Umamei ñi kachilla meu təfachi wentru. 4. Este hombre fué á alojar en el [4] trigal.
Wùn·man meu akutulu, ramtuéyeu ñi chau: „¿Chumlei kam, fotəm?“, piŋei. Llegado á su casa al amanecer, le preguntó su padre: „Cómo está el trigo, hijo?“, díjosele.
„Umaqn“, pi, „fei meu kimlafiñ chem kulliñ ñi konpan“. „Me dormí“, dijo „por eso no sé qué animal entró.
Ká pun· amui ká fotəm, ká femŋechi umaqpui. „Umaqlan“, pipatui; welu koil·atui məten. En la noche siguiente fué otro hijo, é igualmente se durmió. Al volver dijo: „No me he dormido“. Pero mintió no más.
5. „Iñche amoan kai, chau“, pi ká fotəm doy inanŋelu. Iñche yuŋəmkənuan epu pichi pañilwe; fei meu, epuñmaŋei kadi, elkənoan feichi epu pichi pañilwe; umaqali, fei meu fəlkənoáneu ñi epu pichike pañilwe. Fei meu, umaqali, pepi umaqlaian. 5. „Yo iré también, padre“, dijo el otro hijo, el menor. „Yo afilaré dos fierrecitos, y los dejaré puestos á uno y otro lado; si me duermo, me punzarán mis dos fierrecitos. Por esto, si quiero dormir, no podré dormir.“
6. Raŋipun· nepepui, pefí kiñe kawellu, kiñe flaŋərke pei, fei meu nùi ñi lashu, amui nùmeafiel, fei meu nùpufi. 6. A media noche se despertó, vió un caballo, uno blanco vió, entonces tomó su lazo, fué á coger el caballo, consiguió tomarlo.
7. Fei meu fei pifí: 7. Después le dijo:
„Eimi apəməñmaqen ñi kachilla, féola yetuaqeyu, l·aŋəmputuayu. „Tú me has concluido mi trigo, ahora te llevaré y llegando á mi casa te mataré.“
8. Fei meu dəŋui feichi flaŋ kawellu, fei pi: 8. Entonces habló el caballo blanco y dijo: „No me mates. Yo te compondré otra vez el trigo. Hazme el favor, no me mates. En dos días vendrá tu padre, vendrá á ver su trigo, estará repuesto.
„Laŋəmlaian. Iñche eleltuayu mi kachilla. Fəreneaqen, l·aŋəmlaian. Epuwe ŋepaiai ñi chau, pepaiai ñi kachilla, doy kùmetuai. „No me mates. Yo te compondré otra vez el trigo. Hazme el favor, no me mates. En dos días vendrá tu padre, vendrá a ver su trigo, estará repuesto.
L·aŋəmŋelmi, iñche mətrəmaqen: „Kùpaŋe, flaŋ kawellu, moŋelpatuen“, piaqen, l·aŋəmŋelmi. L·el·əmtuen, pekenoeli meu kake che.“ L·el·əmŋetui. Si te matan, llámame á mí: „Ven, caballo blanco, ven á resucitarme,“ me dirás, si te matan. Suéltame ahora, no sea que me vea otra gente.“ Lo largaron.
9. Amutui ñi ruka meu tichi wentru, „Akutun, chau“, piputui. 9. Volvió á su casa este hombre. „Llegué, padre“, dijo al volver.
„Chem pemeimi?“ „¿Qué cosa hallaste?“
„Epuwe ŋemeaimi, chau, tami kachilla meu.“ „En dos días irás á ver tu trigo, padre“.
10. Epu antù meu amui tichi fùcha wentru, pepui ñi kachilla, afduami: „Məná kùme fotəm nierken“, pi, felelafui ñi kachilla, féola doy məleturkei.“ 10. A los dos días fué este hombre viejo, vió su trigo y se admiró: „¡Ay! qué hijo tan bueno tengo yo“, dijo, „así no estaba mi trigo, ahora está mejor de lo que estaba antes.
11. Ayùwn meu kùpatui ñi ruka meu: 11. Con gusto volvió á su casa:
„¡Ay fotəm! məte ayùumetun ñi fenten kùmetun meu ñi kachilla. Fei təfa məten ñi kùme fotəm ñi epu fotəm meu[5]. „¡Oh hijo! me he vuelto muy contento, porque se ha mejorado tanto mi trigo. Este sí que es hijo bueno, mejor que los otros dos.
12. Fei meu itrùréyeu ñi epu peñi: „Fei təfa məten ayùŋei, iñchiú ayùŋelayu.“ Fei meu: „amuayu “, piwiŋu epu péñiwen; kaiñetuŋei feichi ayùn fotəm. 12. Entonces le envidiaron sus dos hermanos. „Este solo es querido, nosotros no somos queridos.“ Entonces „nos iremos,“ se dijeron los dos hermanos, y el hijo querido fue tratado como enemigo por los otros dos.
13. „Iñche ká amuan“, pi kaŋelu, kaiñetuŋelu. 13. „Yo también me iré“, dijo el otro que fué tratado como enemigo.
Fei meu fei pi: „Iñche kai amoan kai, chau,“ pifí ñi chau. Entonces, dijo: „Yo me iré también, padre“, dijo á su padre.
„¿Chumal amuaimi?“ piéyeu ñi chau. „¿Para qué te irás?“ le dijo su padre.
„Məlei məten ñi amukaial“, pi. „Feyərke mai, chau, deuma[6] amukaian məten. Təfachi yinda pichi mawida elelaqeyu; l·aŋəmŋeli, aŋkùai, fei təfa mo kimaqen[7] ñi l·an“ „Tengo que irme no más“, dijo. „Así es, pues, padre, me iré no más. Este arbolito de guinda te lo dejaré; si me matan, se secará; en esto conocerás mi muerte.“
Fei meu amui. „¡Amuchi mai!“ pifí ñi chau. Entonces se fué. „Me voy, pues,“ dijo á su padre.
„¡Amuŋe mai!“ piŋei. „Vete, pues“, se le dijo.
Inafi ñi epu peñi: Siguió á sus dos hermanos.
15. Fei meu: „¿Chumal kùpaimi? piéyeu ñi epu peñi. 15. Entonces: „Para qué vienes?“, le dijeron sus dos hermanos.
„Kùdawan kai, fei meu amoan kai.“ „Trabajaré también, para eso iré también“
Fei meu fei pi tichi epu péñiwen: Entonces dijeron los dos hermanos:
„L·aŋəmafiyu kai, newé al·ù mapu fei meu l·aŋəmafiyu.“ „Lo mataremos; cuando estemos bien lejos, entonces lo mataremos.“
15. Kiñe ŋəf rəpù meu lloftulei feichi epu péñiwen; fei meu konpui tichi inalelu, nùwəlŋei: „Eimi mi ayùn fotəm ŋen meu fei ñi duam ùdeŋeiyu, féola l·aiaimi“. 15. En un camino angosto están aguaitando los dos hermanos; entonces entró el menor; lo agarraron: „Por ser tú el hijo querido, por este motivo se nos aborreció, ahora morirás.“
„Katrùpel·afiyu mai“, piwiŋu. „Le degollaremos, pues,“ dijeron entre sí.
16. Fei meu petu ñi l·aŋəmŋenon: Montulpaqen, fùtá flaŋ kawellu, deuma l·aŋəmŋean.“ 16. Entonces, antes que lo mataron: „Ven á salvarme, gran caballo blanco, ya me van á matar,“ dijo.
Fei meu: „Matumatu l·aŋəmafiyu,“ pi tichi péñiwen. L·aŋəmŋei. Después: „Pronto, pronto matémoslo“, dijeron los hermanos. Fué muerto.
„Amuyu mai“ pi ti péñiwen, „deuma l·aŋəmiyu mai.“ „Vámonos, pues,“ dijeron los hermanos, „ya lo matamos, pues.“
17. Pichin meu akui fuchá Flaŋ. 17. Poco después llegó el gran Blanco.
Chiŋayùpai, epu wallpai cheu ñi l·aŋəmŋemom, n·ùmùtutui ñi mollfùñ tichi Flaŋ: moŋetui. Al venir relinchó, dió dos vueltas al rededor del lugar donde habían muerto (al hermano menor), olfateó repetidas veces su sangre: volvió á vivir (el hombre).
18. „Chumŋelu kam l·aŋəmŋeimi?“ 18. „¿Por qué te mataron?“
„Məte ayùéneu ñi chau, fei meu itrùréneu ñi epu peñi, fei meu l·aŋəméneu. Ká amukaian, ká inaafiñ.“ Fei meu amutui „fùchá Flaŋ“. „Mucho me ama mi padre, por eso me envidian mis dos hermanos, y por eso me mataron. Sin embargo iré otra vez y les seguiré.“ Entonces se retiró el gran Blanco.
19. Fei meu ká inakatui ñi epu peñi. Al·ù mapu anùanùi tichi epu wentru. Fei meu fei pi tichi epu wentru: 19. Volvió, pues, á seguir á sus hermanos. A mucha distancia estaban sentados los dos hombres. Entonces dijeron:
„Fei tañi peñi trokifiñ; kùpai ta ti. ¿Chumŋechi kam moŋetui? Féola ¿ká chumafiyu?“ „Ese parece que es mi hermano; viene él. ¿Cómo volvió á vivir? Ahora „qué más haremos con él?“
Kaŋelu: „Ká l·aŋəmtuafiyu“, pi, „féola fùchá kùtraltuafiyu, tranantəkuafiyu kùtral meu; fei meu pepi moŋelaiai. El otro dijo: „Lo mataremos otra vez, ahora lo quemaremos con mucho fuego, lo echaremos al fuego; entonces no podrá vivir.“
20. Fei meu ká l·aŋəmŋei, ùtrəftəkuŋei kùtral meu. „Kùme afle wəla, amutuayu“, piwiŋu epu péñiwen. 20. Entonces otra vez lo mataron. lo echaron al fuego, „Después que se acaba bien el fuego, nos iremos“, se dijeron los dos hermanos.
Fei meu amutuiŋu. Entonces se fueron.
21. Akutui fùchá Flaŋ. Pichikelewefui kùtral. N·eyen meu choŋəmpafi. Deu choŋəmfilu epu wallpai kùtral meu ñi ŋənetun, n·ùmùputufí ñi foro: moŋetui. 21. Llegó otra vez el gran Blanco. Poco quedaba del fuego. Después de haberlo apagado, dió dos vueltas galopando al rededor del fuego, olfateó sus huesos: volvió á la vida el hombre.
22. Moŋetulu: 22. Cuando volvió á la vida:
„¿Chumŋelu kam mətrəmwelaqen?“ „¿Por qué ya no me llamaste, pues?
„Chum kam mətrəmafeyu? Kimlafun ñi ká femŋeal, wema kùmelkatuféneu, fei meu mətrəmlafeyu; ŋeñika təkuŋen kùtral meu fei meu mətrəmlafeyu. „¿Cómo te había de llamar?“ No sabía que volverían hacer lo mismo conmigo, primero me hacían cariños, por eso no te llamé; después de repente me echaron al fuego, por eso no te llamé.
23. „Féola doy l·aŋəmŋewelaiaimi; tiechi ruka meu puwaimi,“ piéyeu fùchá Flaŋ petu ñi amutunon, „feichi ruka meu məlepui tami epu péñiwen.“ 23. „Ahora ya no te matarán más; llegarás á aquella casa,“ le dijo el gran Blanco antes de irse; „allí se han ido á parar tus dos hermanos.
24. Pepufí ñi epu peñi tichi wentru l·aŋəmkeel. Wema chalifí ñi peñi: „¡Marimari, epu peñi!“, pi. 24. Encontró allí á sus dos hermanos este hombre victimado. „¡Marimari, hermanos!“ dijo.
Kafkùui təfeichi epu péñiwen: „Féola, awùturkeayu meu, ká moŋekaturkei.“ Cuchichearon estos dos hermanos: „Ahora, nos hará mal; otra vez volvió á vivir.“
25. Fei meu tichi wentru kekawí ŋen·ruka meu. 25. Después el hombre se quejó al dueño de la casa:
„Təfachi ñi epu peñi l·aŋəmkeéneu“, pi ta ti quecaumom. „Estos mis dos hermanos me matan siempre“, dijo en su queja.
26. „¿Chem meu culpafimi kam tami epu péñiwen?“ 26. „¿En qué cosa has ofendido á tus dos hermanos?“
„Doy ayùéneu ñi chau, fei meu itrùréneu ñi epu pefi, fei meu l·aŋəméneu eŋu. „Mi padre me ama más, por esto me envidian mis dos hermanos y por eso me mataron.
27. Fei meu ramtuŋei tichi péñiwen: 27. Entonces se preguntó á ellos:
„¿Felei mu l·aŋəmfiel tamu peñi?“ „¿Es así, que matasteis á vuestro hermano?“
„Felei“, pi. „Así es,“ dijeron.
„¿Chem dəŋu meu culpaéimeu kam tamu peñi, ta l·aŋəmfimu?“ „¿En qué cosa os ha ofendido vuestro hermano, que lo matasteis?“
Fei meu: „Doy ayùŋen meu itrùrfiyu tayu peñi, feimu l·aŋəmfiyu.“ Entonces: „Por ser más querido él, envidiamos á nuestro hermano y por eso lo matamos.“
28. „Chumŋechi mu l·aŋəmmufiùm tamu peñi, fachi antù l·aiaimu kai, epu auka traftrarintəkukənuwaiñ. Cheu mu l·an, l·aiaimu, l·aŋəmaqeimu təfachi auka. 28. „Así como matasteis á vuestro hermano, hoy moriréis también, os amarraré á los dos juntos en un par de yeguas, donde está vuestra muerte, moriréis; os matarán estas yeguas.
Təfa mu peñi fachi antù kùme che ŋeai, iñche meu kùdawai. Lladkùtufiŋe tami wedá píuke,“ piŋei epu wentru, „lladùtulaiafimu tamu peñi.“ Este vuestro hermano, desde hoy será hombre feliz, trabajará conmigo. Culpa á tu mal corazon, se dijo á los hombres, „no culparéis á vuestro hermano.
29. Fei meu wədaiŋn. Ponwi koní tichi wentru, təfachi epu wentru deuma yeéyeu tañi auka. 29. Entonces se separaron. Al interior entró el hombre, á estos dos hombres ya los llevaron sus yeguas.

2. MORCILLA,
referido por el mismo Carmen Painemilla.

1. Femŋei mai ŋa ñi nien[8] ŋa kiñe fùchá wiŋka epu fotəm, Pedro wənen, Pablo re treməmŋefui. Fei meu fei pi Pedro: 1. Así sucedió, pues, que un huinca [9] viejo tuvo dos hijos. Pedro era el major, á Pablo solamente le habían criado. Entonces dijo Pedro:
„Amuan, chau, eluen permisio, kintukùdawan“, pi; „pofreŋeiñ“, pi. „Me iré, padre, dame permiso, buscaré trabajo“, dijo; „somos pobres“, dijo.
Eluŋei permisio. Kompañtuwiŋu epu péñiwen. Le dieron permiso. Los dos hermanos se acompañaron.
2. Fei meu puwiŋu kiñe kushé chiñura meu, chaliŋeiŋu; fei meu „umaian“, pi Pedro. 2. Entonces llegaron donde una señora vieja, se les dio el saludo; entonces „me alojaré“, dijo Pedro.
„¿Chumlei? Pun·í deuma. ¿Umapeaimi?“ piŋei. „¿Cómo es? Ya entró la noche. ¿Quieres alojarte tal vez?“ se le dijo.
„Umaian“, pi. „Me alojaré“, dijo.
Fei meu: „Nentuchillauŋe“, piŋei. Entuchillawí. Entonces: „Desensilla“, le dijeron. Desensilló.
3. Niefui epu ùllcha pəñeñ; feimeu: 3. Tenía dos hijas jóvenes. Entonces:
„Kùpaŋe, Filomená“, piŋei, „təkupaŋe witran chilla.“ „Ven, Filomena“, le dijo, „echa adentro la montura de los forasteros.
Fei meu fei pi tichi chiñura: „¡Ai!“, pi, akui epu witran.“ Entonces, dijo la señora: „¡Ai!“ dijo, „llegaron dos forasteros.“
Ayùui kushé chiñura. Alegróse la señora vieja.
„Kùpaŋe, Filomena“, piŋei, „təkupaŋe witran chilla.“ „Ven, Filomena“, se le dijo „echa adentro la montura de los forasteros.
Fei meu fei pi tichi chiñura:“ „¡Ai!“ pi, „akui epu witran.“ Entonces dijo la señora: „¡Ai!“ dijo, „llegaron dos forasteros.“
Ayùui kushé chiñura. Alegróse la señora vieja.
„Kùpaŋe, Filomena“, pifí ñi pəñeñ. „Ven, Filomena“, dijo á su hija.
Fei meu amutui tichi chiñura umautupiùm: „Féola iayu morcilla, ai Filomena, afí tayu morcilla, féola akui epu witran, iayu morcilla.“ Entonces se fué la señora al dormitorio: „Ahora comeremos morcillas; ah Filomena! se concluyeron nuestras morcillas, ahora llegaron dos forasteros, comeremos morcilla.“
4. Fei meu pun·í. Pun·lu: „Ŋətantulafimi witran.“ 4. Entonces se hizo noche. Al entrar la noche: „Tenderás la cama á los forasteros.“
Fei meu ŋətantui Filomena ká. Entonces Filomena tendió la cama.
Fei meu „kuduayu, kompañ“, piwí péñiwen. Entonces: „Vamos á acostarnos, compañero,“ se dijeron los hermanos.
Fei meu: „Awechi umautuai Pedro!“ pi ti kushé chiñura. Entonces: „Pronto tal vez se dormirá Pedro“, dijo la señora vieja.
5. Doy al·ùpun·: „¡Pedro!“ piŋei. Fei meu: „¡Señora!“ pi Pedro, lloumətrəmi. 5. Más avanzada la noche „¡Pedro!“ se le dijo. Después: „¡Señora!“ dijo Pedro, gritó contestando.
„Chumŋelu kam umaqlaimi?“ „¿Por qué no duermes?“
„Masiao ŋəñùlen, señora, fei meu umaqlan.“ „Muy hambriento estoy, señora, por eso no duermo.“
„¿Chem kam iaimi?“ piŋei. „¿Qué cosa quieres comer?“ se le dijo.
„Chem rume məlefule, iafun“, pi Pedro. „Cualquier cosa que fuese, comería,“ dijo Pedro.
„¡Aipəñeñ !“ pi chiñura, „kiñe mallun achawall elufiŋe; „ŋəñùn“ pi tichi wentru. „!Hija!“ dijo la señora, „dale una gallina cocida; tengo hambre, dijo este hombre.“
6. Eluŋei mallun achawall. Fei meu núi eluŋen: „Ile, kalli ñi umautuam.“ 6. Le dieron la gallina cocida. Entonces tomó lo que le dieron: „Si come, para que le deje dormir,“ pensó la vieja.
Fei meu: „Eimi nieŋe, Pablo“, piéyeu ñi kompañ. Entonces: „Tenla tú, Pablo,“ le dijo (á Pablo) su compañero.
7. Fei meu mətrəmi ti chiñura: „¡Pedro, Pedro!“ pikatui, ¿chumŋelu kam umaqlaimi, Pedro?“ 7. Entonces llamó la señora: „¡Pedro, Pedro!“ dijo repitiendo „¿por qué no duermes, Pedro?“
Fentrépun·i, trekatrekátùiawi tichi kushé chiñura, fenten ñi kùpá ilotun. Era muy de noche, yendo y volviendo paseaba la señora vieja por el deseo tan grande de comer carne.
Fei meu: „¡Ai Señora! masiao yafùi ñi ilo achawall.“ Entonces: „¡Oh Señora! muy dura es la carne de mi gallina.“
„¿Chem kam duamimi, Pedro?“ „¿Qué cosa necesitas, Pedro?“
Cuchillo duamn, məte yafùi ñi ilo.“ „Necesito cuchillo, muy dura es mi carne.“
„¡Filomena!“ piŋei Filomena, elufiŋe kiñe cuchillo, Filomena.“ „¡Filomena!“ se dijo á Filomena, „dale un cuchillo, Filomena.“
8. Fei meu eluŋei Pedro. Llowí Pedro. „Təfa nieŋe“, piŋei Pablo, „kùme nieŋe, tranakənokilŋe.“ 8. Entonces le dieron á Pedro. Pedro recibió. „Aquí toma“, se dijo á Pablo, „tenlo bien, no lo dejes de mano.“
9. Fei meu ká al·ùn meu: „¡Pedro!“, ká mətrəmkai tichi chiñura. 9. Entonces otro rato más: „¡Pedro!“ otra vez llamó la señora.
„¡Señora!“, ká pikai Pedro. „¡Señora!“ volvió á decir Pedro.
„¿Chumŋelu kam umaqlaimi, ai, ¿chumŋelu kai umaqlai Pedro? ¿Chem kam duamimi mi umaqam?“, piŋei Pedro. „¿Por qué no duermes?, ¡ai! ¿por qué no duerme Pedro? ¿Qué cosa te falta para que duermas?“, se dijo á Pedro.
„¡Ai Señora!“ pi, wayun·tun, ¿məná kutranlai ñi wayun·?, fei meu umaqlan“, pi. „¡Oh Señoral“ dijo, me clavé una espina, ¿acaso no duele muy fuerte mi espina?, por eso no duermo“, dijo.
„¡Filomena!“ piŋei Filomena, „elufiŋe kiñe akucha, kalli ñi nentuam ñi wayun·; fei meu umaqafui.“ „¡Filomena!“, se dijo á Filomena. „dale una aguja, para dejarle sacar su espina; entonces dormirá.“
10. Eluŋei. Eluŋen meu ká eluŋei Pablo: „Təfei nieŋe. Cuidao, llaŋkùmkilŋe“, piŋei Pablo. 10. Se la dieron. Después que se la hubieron dado, otra vez la recibió Pablo: „Ahí tenla, cuidado, que no se te caiga“, se dijo á Pablo.
„Llaŋkùmlan“. „No la dejo caer“ contestó.
11. Fei meu: „¡Pedro, Pedro!“ 11. Después, „¡Pedro, Pedro!“
Pedro ká pi: „¡Señora!“ Pedro también, dijo: „¡Señora!“
„¿Chumŋelu kam umaqlaimi, Pedro?“ pi. „¿Chumimi kam, Pedro, umaqlaimi, chem kam duamimi, Pedro?“ „¿Por qué no duermes, Pedro?“ dijo. „Qué hiciste, Pedro, que no duermes, qué cosa necesitas, Pedro?“
„¡Ai Señora! pelan ñi tùn· chem ñi ùnatuéteu, kiñe espeko duamn.“ „¡Oh Señora! no he hallado mi piojo (de la cabeza) que me pica, necesito un espejo.
Fei meu: „¡Filomena, Filomena!“ pi, „elufiŋe kiñe espeko, fei meu chi umautuafuichi. Entonces dijo: „Filomena, Filomena, dale un espejo, entonces tal vez dormirá.“
12. Fei meu eluŋei espeko, kalli ñi umautuam. 12. Entonces le dieron el espejo, para que le permitiera dormir.
Llowí Pedro, „nùnieŋe“, ká piŋetui Pablo. Pedro recibió y „tenlo agarrado“, se volvió á decir á Pablo.
„¿Chumayu, Pablo? Masiao picára ŋei chi təfachi kushé chiñura.“ „¿Qué haremos, Pablo? Es muy picara esta señora vieja.“
Fei meu umautui Filomena. Después se durmió Filomena.
Fei meu fei pi Pedro: „Amuaimi, Pablo“, piŋei Pablo, „fei meu elkənumeaimi makuñ epu domo meu.“ Entonces dijo Pedro: „Irás, Pablo“, se dijo á Pablo, „dejarás puesta tu manta sobre las dos mujeres.“
Fei meu amui Pablo elkənumealu makuñ, ùltukənumefi tichi epu lamŋénwen ñi makuñ. Entonces fué Pablo á dejar la manta y cubrió á las dos hermanas con ella.
„Wéluyemeaimi tichi epu domo ñi ikùlla“, piŋei Pablo. „En cambio traerás la capa de estas dos mujeres“, se dijo á Pablo.
Fei meu yemei Pablo. „¡Últuluwiyu!“ piwiŋu. Entonces Pablo la fué á traer. „¡Cubrámonos!“ dijeron entre sí.
Umauufaluwaiyu mai!“ pi ta Pedro. „Hagámonos dormidos, pues,“ dijo Pedro.
13. Fei meu ká mətrəmi kushé chiñura. 13. Entonces llamó otra vez la señora vieja.
Fei meu „ŋəneñmaiafiyu“ piwiŋu, „weuaiyu mu chi təfachi chiñura.“ Entonces: „La vamos á engañar,“ se dijeron los dos, „á ver si nos ganará esta señora.“
Ká mətrəmi ti chiñura. „¿Féola umaqpelai chi? ¡Mətrəmllefichi!“ pi. „¡Pedro!“ ká pi. „Dəŋulai“, pi. „Kùla rupa mətrəman.“ Otra vez llamó la señora: „¿Ahora no duerme quizá? Lo voy á llamar,“ dijo. „¡Pedro!“ dijo otra vez. „No habló“, dijo. „Tres veces llamaré.“
Fei meu „amoan“ pi; fei meu ká mətrəmi feichi kushépəlli: „!Pedro!“ pi. Lloudəŋulai Pedro. Fei meu „umaqperkei mai féola“ pi. „Ká epu rupa mətrəmafiñ: ¡Pedro!“ ká pi. Después dijo: „Iré“. En seguida llamó otra vez esta alma de vieja: „¡Pedro!“ dijo. No contestó Pedro. Entonces dijo:„ Ahora sí que duerme“. „Otras dos veces le llamaré: „¡Pedro!“ dijo otra vez.
Dəŋulai Pedro. No habló Pedro.
14. „¡Ai, umaqperkimai!“ pi. Léfkiawi yuŋəmpelu ñi cuchillo; fei meu: „Ká kiñe rupa mətrəmafiñ.“ 14. „¡Ah, se durmió, pues!“ dijo. Paseaba lijero afilando su cuchillo; entonces: „Una vez más le llamaré.“
Ká mətrəmi ŋá: „¡Pedro!“ Llamó otra vez: „¡Pedro!“
Dəŋulai Pedro. „Ai, féola umaqperkimai!“ No habló Pedro. „Ah, ahora se durmió, pues!“
15. Fei meu mal·ùi ñi yuŋ cuchillo, rulpai ñi kuq. Fei meu „Ká pichi yuŋəmafichi!“ pi. Fei meu femí. 15. Después probó su cuchillo afilado, hizo pasar su mano. Entonces dijo: „Otro poco lo voy á afilar.“ Entonces lo hizo.
Amui cocina meu l·aŋəmafilu tichi Pedro eŋu Pablo. Fei meu mal·ùpufí. Fué á la cocina para matar á Pedro y á Pablo. Entonces fué á tocarlos.
„Təfa — ñi pəñeñ“, pifi, piŋei Pablo eŋu Pedro. „Estas son mis dos hijas”, dijo por ellos, se dijo por Pedro y Pablo.
Fei meu amui ñi pəñeñ meu: Entonces fue á sus hijas.
„Fei təfa ñi məlerken eŋu.“ „Ah, aquí están ellos.”
Fei meu wenuntuñmapufí ñi ùltu, tranakənuñmafí ñi pel·, fei meu fei pi: „Katrùñmafichi ñi pel·.“ Entonces les levantó la cubierta, les dejó expuesto el cuello, entonces dijo: „¡Les quiero cortar su pescuezo!“
Fei meu l·aŋəmfi ñi epu pəñeñ. Entonces mató á sus dos hijas.
16. Fei meu fei pi Pedro: „Yemetuŋe, Pablo, kawellu, amuaiyu, ŋeñika amuŋe.“ 16. Entonces dijo Pedro: „Trae el caballo, Pablo; nos iremos, anda lijero.”
Fei meu yemetui ñi kawell Pablo. Féola chillawiŋu. Entonces trajo Pablo su caballo. Luego ensillaron.
„Amuyu mai“, pi, „petu ñi wùn·non.“ „Vámonos, pues”, dijo „antes de amanecer el día”.
Fei meu fei pi kushépəlli: „Filomena, nepeŋe, Filomena, iayu morcilla.“ Entonces dijo la alma vieja: „Filomena, despiértate, Filomena, comeremos morcilla.”
Féola „pichi umautuchi“, pi. Ahora dijo: „Voy á dormir un poco.”
„Filomena, wùn·i, witraŋe, Filomena, iayu morcilla, Filomena, nepeŋe, Filomena. „Filomena, es de alba, levántate, Filomena, comeremos morcilla, Filomena, despiértate, Filomena.
¿Chumŋelu kam nepelai Filomena? məná umautulai? Nepelafichi ñi pəñeñ. ¿Chumŋelu kam fenten umautuimi?“ ¿Por qué no se despierta Filomena? No duerme muy fuerte? Voy á despertar á mi hija. ¿Por qué duermes tanto?“
17. Mal·ùpufi. 17. Pasó á palparla.
„¡Ai! ñi pəñeñ la l·aŋəmərken; məná ŋənenkaéneu feichi Pedro.“ „¡Ai! maté á mi hija; mucho me engañó este Pedro.”
Fei meu ŋələməñmatufí ñi mollfùñ. „Filomena, witratuŋe, l·aŋəmərkefeyu, Filomena, Filomena.“ Entonces le juntó otra vez su sangre. „Filomena, levántate, te había muerto, Filomena, Filomena.
18. „Iñche inaiafiñ Pedro,“ pi kushe. 18. „Yo seguiré á Pedro“, dijo la vieja.
Fei meu amui, inafí Pedro. Después se fué, siguió á Pedro.
„Chemkənupean kam?“ pi tichi kushépəlli. „Kiñe ina ŋərùkənoan“ , pi. „¿Qué cosa me haré?“ dijo el alma de vieja: „En el acto me haré zorra“, dijo.
Fei meu amui ŋa. Entonces caminó.
19. Wəñókintui Pedro. 19. Pedro miró para atrás.
„Ayé ñi kùparken təfeichi kushépəlli.“ „Allá viene esta alma de vieja.“
Fei meu epe diŋei deuma Pedro eŋu Pablo. Entonces casi iban ya á ser alcanzados Pedro y Pablo.
„¿Chem kam útrəfelafiyu? Kùpalŋe ñi achawall, fei ùtrəfelafiyu“ , pi. „¿Qué cosa le tiraremos? Haz venir tu gallina, esa se la tiraremos,“ dijo Pedro.
Pepui ñi achawall, pal·ikantukefí, aukantukei ñi l·á achawall. Fué á ver su gallina la vieja, la toma por bola de chueca y hace travesuras con su gallina muerta.
Femŋechi fentré elŋetui feichi kushépəlli ñi aukantuken meu achawall. De esa manera mucho fué detenida el alma de vieja en su juego con su gallina.
20. Fei meu amulekefuiŋu. Káamui wəla kushépəlli rupan aukantumom ñi l·á achawall. 20. Entretanto seguían caminando los dos. La vieja también siguió su camino, después de haber jugado con su gallina muerta.
Féola kan·iñtui, „doy lefan“, pi. Ahora se hizo jote, „correré más“, dijo.
21. Fei meu wəñókintui Pedro. 21. Entonces miró Pedro para atrás.
„Chem kam ká ùtrəfelafiyu?“ pi Pablo. „¿Qué otra cosa le tiraremos?“ dijo Pablo.
„Útrəfelfiŋe cuchillo.“ „Tírale el cuchillo.“
Fùchá lilwí ti cuchillo. Hízose piedra grande el cuchillo.
Fei meu rumelai, ŋellu rumei: epe canshafui. Por ella no pasó, apenas pudo pasar: casi se cansó.
Fei meu: „ká ùñəmkənuan“, pi, „kimaféneu, kan·iñkəlekali; konoan“, pi. Entonces: „otro pájaro me haré“, dijo, „me conocería, si sigo quedándome jote; seré paloma torcaz“, dijo.
Konokənuwí, amui; ká inanei Pedro. Se trasformó en paloma torcaz; caminó; otra vez siguió á Pedro.
22. Fei meu ká wəñókintui Pedro. 22. Entonces dió otra mirada hacia atrás.
„Fei tié pe ñi kùpan ti weshá kushe“, pi Pedro. Allí parece que viene la vieja mala“, dijo Pedro.
„Fei ta təfei“, pi Pablo, „konokənuutui. ¿Chem kam ùtrəfelafiyu?“ pi ta Pablo. „Ella es“, dijo Pablo, „se hizo paloma torcaz. ¿Qué cosa le tiraremos?“ dijo Pablo.
„Útrəfelfiŋe akucha.“ „Tírale la aguja.“
23. Útrəfelŋei akucha; fei meu fuchá wayun·wí. Rumelai wayun· meu kushe, ká ŋellu rumei, epe kanshafui. 23. Se le tiró la aguja; entonces se hizo zarza. No pasó por la zarza la vieja, otra vez apenas pasó; casi se cansó.
„Kimkaéneu“, pi, ¿chemkənuupean kam?“ pi. „Trewautuan“, pi. „Siempre me conoce“, dijo, „Ahora me haré perro“, dijo.
Fei meu ká amui, wiráfkəlen amui. Entonces caminó más, de galope andaba.
24. Ká wəñókintui Pedro. 24. Otra vez miró Pedro hacia atrás.
„Məná weshá afŋənenŋei wedá kushe, trewautui feichi kushe. Afelərkelayu mu ti kushe, ká ùtrəfelafimi peine“, piŋei Pablo. Infinidad de arterias muy malas tiene la vieja mala, nuevamente se cambió, se ha hecho perro. No nos aburrirá la vieja, le tirarás el peine“, se dijo á Pablo.
25. Útrəfelŋei ká. Fùchá fotraŋetui tichi peine; fotrai tichi trewa, ŋellu tripai fotra meu. 25. Se lo tiraron también. Hízose pantano grande el peine; se empantanó este perro; apenas salió del pantano.
Fei meu fei pi ti kushe: „Chuman? Kanshan.“ Anùkənui. „Ká pichin inakafichi. Entonces dijo la vieja: „¿Qué haré? Me cansé.“ Se sentó. Otro poco, sin embargo, le seguiré“.
Fei meu: „Kiñe weshá ùñəmkənuwan, fei meu kimlaiaféneuchi.“ Después: „Me haré un pájaro malo, entonces, espero, no me conocerá.“
Fei meu chiukù kənuwí. Entonces se hizo tiuque.
26. Ká wəñókintui Pedro: „Ká tié ñi ká kùparken; chiukùturkei məná weshá kushe. Fei meu ùtrəfelafimi espejo.“ 26. Otra vez miró Pedro para atrás: „De veras, allá viene otra vez; se hizo tiuque la vieja mala. Entonces le tirarás el espejo.“
27. Fei meu ùtrəfelŋei. Fùchá trukùrui, fei meu rumelai chiukù, məpùkefui, pelai ñi rumeam, ñuwíñuwi. Petu ñi məpùkefel puwtui ñi ruka meu, wəñoməpùlekaturkei. Femŋen puwtui ñi ruka meu. 27. Se lo tiraron. El espejo se transformó en neblina grande; por ella no pasó el tiuque, aleteaba, no halló por donde pasar, anduvo perdida. Mientras aleteaba, llegó otra vez á su casa, siempre estaba volando hacia atrás. Así llegó de vuelta á su casa.
28. Fei meu fei pi Pedro: „Deuma dipalayu meu, montuiyu.“ 28. Entonces dijo Pedro: „Ya no nos alcanza, escapamos.
Fei meu kiñe wentru trafyei Pedro. Después dió Pedro con un hombre.
„Cheu kam amualu [10] eimi?“ piŋei Pedro. „¿A dónde vas tú?“, se dijo á Pedro.
„Kintuayu mai.....; kiñe dəŋu mai allkùn“, pi Pedro. „Vamos á ver, pues; oí una cosa,“ dijo Pedro.
„Fei meu mai ¿chem dəŋu kam allkùimi?“ piŋei Pedro. „Entonces, pues, ¿qué cosa has oido?“, se dijo á Pedro.
„Kiñe toro mai məlei təfa mu, fei meu kùpan. ¿Allkùpeafuimi kai?“, piŋei tichi wentru trafyeel. „Un toro, pues, hay aquí, por eso vine. ¿Lo has oído acaso también?“, se dijo al hombre con que se habían encontrado.
29. „Felei ñi məlen[11] ti toro, iñche ñi inau meu məlei. Masiao leftui, chem che no rume kontukeláyeu, fenten llùkaŋekei. Raŋiñ waka məlei ti toro“, piŋei Pedro, „pepi ŋəneitukelai ñi waka tichi caballero fenten leftun meu ti toro; tuchi l·aŋəmlu fei nùñmuai ti toro. Eimi topalaimi“, piŋei Pedro. 29. Es efectivo que hay tal toro, cerca de mí está. Embiste mucho, ninguna persona se le acerca, tanto se le tiene miedo. En medio de las vacas está el toro“, se dijo á Pedro; „no puede reconocer sus vacas este caballero, por ser tan agresivo el toro; quienquiera que lo mate, tomará para sí el toro. Tú no tendrás la suerte“, se dijo á Pedro.
„Topaian“, pi. „Kiñe pichi def meu nùmean. ¿Tuchi məŋel kam ñi məlen ti toro?“[12] „Tendré la suerte“, dijo. „Con una soga chica iré á agarrarlo. ¿Dónde precisamente está el toro?
Fei tié[13],“ pinei. „Allá,“ se le dijo.
30. Kuq meu wema tupui, tuñmapufi ñi məta kuq meu. 30. Con la mano lo tomó primero, lo tomó por el cuerno con la mano.
Fei meu: „Kùpalŋe def“, piŋei Pablo. Después se dijo á Pablo: „Trae la soga!“
Wəlpui Pablo. Kùpaltui, pichi chumlai rume, felen kùpaltui ruka meu. Pablo fué á entregarla. Lo trajo, ni un poco hizo resistencia, así lo trajo á casa (del dueño).
Féola: ¿Cheu leftuéneu kam təfei?“, pipatui ŋen·waka meu, witráakuli ti toro. Afmatuŋei. Luego: „Dónde me embistió ése?“, dijo al dueño del toro, cuando tirando hizo llegar el toro. Lo admiraron.
Féola kontui ñi waka meu tichi caballero, contentoi, ayùukəlefui; ayùukəlen amui ñi kulliñ ŋəneitualu. Ahora entró el caballero otra vez donde sus vacas, quedó contento y alegre; en su alegría fué á verse con sus animales.
31. Kidu ñi ruka meu kùpatui Pedro. 31. A su propia casa volvió Pedro.
„Akutun, papay“, pipatufí ñi ñuke Pedro. „Yemen təfachi toro“, pi Pedro, l·aŋəmafiyu, ilotuaiñ, pifí ñi ñuke tichi Pedro. „Llegué, mamita“, dijo Pedro á su madre al volver. „Traigo este toro, lo mataremos, comeremos carne,“ dijo Pedro á su madre.
L·aŋəmŋei, re iwiñŋerkei, ŋelai ilo. Fei meu charkikei ñi iwiñ Pedro, piwəmkənui kiñe wima meu ñi charki iwiñ, fei meu „kalli piwəpe“, pifí ñi ñuke Pedro, „serfinieaimi.“ Lo mataron, tuvo grasa no más, carne no hubo. Entonces Pedro hizo charqui de su grasa, (y) puso su charqui de grasa á secar en una vara; después dijo á su madre: „Déjalo secar, ten cuidado del charqui.“
32. Akutui pasiau meu, pepalai ñi iwiñ, kom lluufui antù meu. Fei meu lladkùi Pedro. 32. Volvió de un paseo, no halló su grasa; toda se había derretido en el sol. Entonces se afligió Pedro.
„Awùéneu fachi antù“, pi, „witrunkolei ñi lluumum [14] tichi iwiñ. Presuafiñ tichi antù“, pi; fentren iwiñ lluuməñmáneu:“ „Me ha hecho maldad este sol“, dijo, „como agua corriente está la grasa derretida. Pondré preso este sol“, dijo, „tanta grasa me ha derretido.“
33. Presuŋei antù fei meu. Wùn·welai. Fei meu afí l·an meu kulliñ, pewelai ñi iaqel, fei meu l·ai, ken·ù che kùtu l·ai. 33. Fué puesto preso entonces el sol. Ya no amaneció el día. Entonces se acabaron los animales por la muerte, ya no hallaron de comer, por eso murieron, hasta la gente murió.
Fei meu kimŋelai ñi nien [15]Pedro antù. Petu pofreŋefui Pedro feichi antù meu. Entonces no se sabía que Pedro tenía el sol. Todavía era pobre Pedro en este día.
34. „¡Ai Pedro!“, piŋei Pedro, „ ¿chumŋelu kam femnieimi? məté l·ai che“, piŋei. 34. „¡Oh Pedro!“ dijeron á Pedro; „ ¿por qué tienes el sol así? mucho muere la gente“, le dijeron.
„Inei kulliaqéneu? Fei meu, kulliŋeli, wepəmtuan antù“. „¿Quién me pagará? Entonces, si me pagan, haré aparecer otra vez el sol.“
„Kom che kulliáimeu, petu l·alu kam <ref>Véase nuestra gramática araucana pg. 193, Proposiciones causales 2</re> che. „Toda la gente te pagará, pues que muere todavía la gente.
Kulliŋei Pedro; kom che eluéyeu kulliñ, re epuke eluéyeu. Pofre, fei eluéyeu achawall, nienulu kulliñ. Pagaron á Pedro; todos le dieron animales; dos le dió cada uno. Los pobres le dieron gallinas, como no tenían animales.
35. Kayu trafuya [16]wùn·welai; fei meu l·el·əmtui antù Pedro. „Yeweŋe¡“ pi Pedro. 35. Seis dias no amaneció; entonces Pedro soltó otra vez el sol. „Ten vergüenza!“ dijo Pedro al sol.
Wema pichi wepəmŋei məten, antù femŋewelai ñi yewen meu; fei meu kom wepəmŋetui. Primero se hizo aparecer un poco no más, ya no era como sol en su vergüenza; después se lo hizo aparecer entero.
Féola moŋetui kulliñ, itui, petui iaqel. Fentren kulliñ tuí [17] Pedro. Ahora revivieron los animales, volvieron á comer, hallaron otra vez de comer. Muchos animales recibió Pedro.
36. Fei meu fei pifí ñi ñuke Pedro: 36. Entonces dijo á su madre:
„Eimi nieaimi təfachi kulliñ.“ „Tú tendrás estos animales“.
Chalintəkulelfí ñi kulliñ ñi ñuke. Entregó sus animales á su madre.
„Iñche wénumapu amoan. Elelmoan kiñe fùchá maməll. Féola leliniemoan. „Yo iré al cielo. Me pondréis un palo alto. Ahora me seguiréis con la vista.“
Fei meu wechutui Pedro; witralepukefui wechun maməll meu, fei meu peŋei. Ká amui: „Ñamli wəla, fentékintuwəlmoan.“ Entonces subió Pedro á la punta; en la punta del árbol se puso parado; allí lo vieron. Caminó más arriba: „Cuando desaparezco, dejaréis de mirarme.“
Ñamputui, peŋewelai, ñamí. Se perdió de vista, no lo vieron más, se perdió.
Afpui. Se acabó.

3. Un Huinca viejo y una Señora vieja,
referido por el mismo Carmen Painemilla.

1. Fei meu: „Amuaimi, iratumeaimi.“ 1. Entonces: „Anda á partir leña.
„Ya“, pi; „amuyu, fieka, yemeaimi, fieka.“ „¡Bueno!“ dijo. „vamos los dos, vieja, la traerás, vieja.“
Fei meu kiñewn amuiŋu. Entonces fueron juntos.
2. Iratupui tichi fùchá wiŋka; witrálepukei tichi kushé chiñura. Fei meu tokitui tichi fùchá wiŋka maməll meu: ŋùmai kiñe pichi che. 2. Llegó á donde iba á partir leña este huinca viejo; la señora vieja se quedó allí parada. Entonces dió hachazos el huinca viejo á un árbol: lloró un chiquillo.
„¿Chem kam ŋəmai?“ pikei tichi fieka. „¿Qué es lo que lloró?“ dice la vieja.
Ka wəlelfi maməll, ká ŋùmakai: nentufí tichi pichi che maməll meu. Otra vez dió al árbol, otra vez lloró el chiquillo: Sacó este chiquillo del árbol.
3. „¡Təfa yepaŋe!“ piŋei tichi fieka. Eluŋei: wicharùnaqí ñi pollera, metafilu pichi che. 3. „¡Llévalo!“ se dijo á la vieja. Lo recibió: rasgóse su pollera de arriba abajo al tomar en brazos el chiquillo.
„¡Eimi yepafiŋe!“ piŋei tichi fieka: ká fei wicharùnaqi ñi pantalon. „¡Llévalo tú!“ se dijo al viejo: también se rasgaron sus pantalones de arriba abajo.
Amutui ñi ruka meu, yetufí ti pichi che. Volvieron á su casa, se llevaron al chiquillo.
4. „¿Chem ta iai tayu pichi che?“ 4. „¿Qué cosa comerá nuestro chiquillo?“
„Iñche nien kiñe kushé achawall“, pi ti fieka, „yemeaimi, fendeafimi wiŋka meu, nentulmeafimi ashúkar“. „Yo tengo una gallina vieja“ dijo la vieja; irás á traerla, la venderás á los huincas, y sacarás azúcar para él“.
5. Fei meu nentulŋemei [18]. Eluŋepatui pichi che. Ikei. 5. Entonces fueron á sacársela. De vuelta se la dieron al chiquillo. La come.
Kùla antù meu kimdəŋukei, meli antù meu apəmi ñi ashúkar. En tres días sabe hablar, en cuatro días concluyó con su azúcar.
„¿Ká chem iai yu pəñeñ?“, pi ti fieka, „deuma apəmkei ikeel“ „¿Qué otra cosa más comerá nuestro hijo?“, dijo la vieja, „ya está acabando con la comida“.
„Iñche ká nien kiñe achawall, yeaimi, yelmeafimi kofke, ashúkar ka yelmeafimi.“ Yo tengo otra gallina más, llévala, vé á traer pan para él y azúcar tráele también.“
6. Fei meu ká akulelŋetui. Ayùui feichi che, doy kimkei. Mari antùi; fei meu apəmkei tañi ipeel kom. 6. Entonces otra vez le trajeron. Se alegró esta personita, ya sabe más. Se hizo el décimo día; entonces acaba con toda su comida.
„Féola ¿chuman?“ pikei fieka; „afkei tayu achawall, pofreŋen.“ „Ahora que haré? dice la vieja; „se están acabando nuestras gallinas, soy pobre.“
7. Fei meu dəŋukei tichi pichi che: „Deuma kimn“, pikei, amoan waria meu, kidu amoan“, 7. Entonces habla el chico: „Ya tengo conocimiento“, dice, „iré al pueblo, solo iré“, dijo.
Puwí kiñe chiñura meu. Llegó donde una señora.
„¿Chem kam kintukеimi? piŋei. „¿Qué cosa estás buscando?“ le dijo.
„Kùdau kintuken“, pi tichi pichi Wiŋka. „Trabajo busco“, dijo el huinca chico.
„¿Chem kam ayùimi kùdawal? Nielan fùchá kùdau. „¿Que quieres trabajar? No tengo trabajo grande.“
„Chem kùdau nieimi, señora?“ pi. ¿Qué trabajo tienes, señora?“ dijo.
„Nien chaloteal, taflon deumalan“, piŋei tichi pichi Wiŋka.“ „Tengo que plantar chalotas, me harás tablones“, se dijo al chico huinca.
¡Bueno, señora!“ pi; „azadon kai elupaqen.“ „¡Bueno, señora!“ dijo; „azadón ven á darme también.“
„Nielan pichi azadon, fùchañma məten nien.“ „No tengo azadón chico, tengo uno muy grande no más.“
„Fei iñche ayùken, fùchañma ayùken kùdawam“, pi tichi pichi Wiŋka. „Es lo que quiero yo. muy grande lo que quiero para trabajar“, dijo este chico huinca.
„Kùdauŋei mai“, piŋei. „Se trabaja, pues“, se le dijo.
8. Kùdaukei tichi pichi Wiŋka, masiao arófùkei mai. Deumakei. Deumai ñi kùdau, wəlputui ñi azadon. 8. Está trabajando este chico huinca, mucho suda, pues. Acaba. Acabó su trabajo, devolvió su azadon.
„Təfa ñi azadon, deuman ni kùdau.“ „Aquí está, tu azadón, he acabado mi trabajo.“
9. Fei meu witralekei pu ruka pichi Wiŋka. 9. Entonces está parado en la casa el chico huinca.
„¿Chem kam ayùimi?“ piŋei, „¿ayùpeafuimi kam ial kofke?“ „Qué cosa quieres?“ se le dijo, „quisieras tal vez comer pan?“
„Ayùlan“, pi. „No quiero“, dijo.
„¿Chem kam ayùpei ñi pichi Wiŋka?“ Masiao aflikei tichi señora. Qué cosa será que quiere mi chico huinca?“ Se afligió mucho esta señora.
„¿Plata kam duamlaimi?“ „¿No necesitas plata?“
„Duamlan“ „No la necesito.“
„Duamlaimi kiñe pichi lashu?“ „No nececitas un lazo chico?“
„Duamlan“, pi. „No lo necesito.“
„Chem kam duampei?“, pi tichi señora. Masiao lladkùi, kintutukei. „¿Qué cosa necesita?“, dijo la señora. Se afligió mucho, ella busca otra vez.
„Təfa duamlaimi iwəl·kuq, plata iwəl·kuq?“ „¿No quieres este anillo, este anillo de plata?“
„Duamlan, kiñe no rume duamlan.“ „No lo quiero, ni uno necesito.“
„Təfachi oro iwəlkuq duamimi?“ piŋei. „¿Quieres este anillo de oro?“ se le dijo.
„Duamn“, pi. „Lo necesito“, dijo.
10. „Məte al·ùfali iwəl·kuq mi dulliel,“ piŋei. „Chem rume ŋillatulmi tami iwəl·kuq meu, eluaqeimeu məten. 10. „Muy precioso es el anillo que has escogido“, se le dijo. „Cualquiera cosa que le pidieres, te la dará.“
„¿Chem piafiñ kam ñi ŋillatufiel?“ pi tichi pichi Wiŋka. „¿Qué cosa le diré rogándole?“ dijo el chico huinca.
„Eluen al·ùn kulliñ, ketran, kùme ruka piafimi ñi ŋillatufiel.“ „¡Dame muchos animales, cosecha, buena casa, le dirás rogándole.“
11. Amutui pichi Wiŋka, yetui ñi iwəl·kuq. 11. Se fué el chico huiñca, se llevó su anillo.
„Akutui ñi hiko,“ piŋei. „Llegó tu hijo,“ se le dijo (á la madre).
„¿Chem ta yemeimi?“ „¿Qué cosa traes?“
„Yemen kiñe chod iwəl·kuq,“ pi pichi Wiŋka. „Traigo un anillo amarillo,“ dijo el chico huinca.
12. Fei meu wekun tripatui. Kiñe lelfùn meu femŋechi ŋillatupui. 12. Entonces salió otra vez afuera. En una pampa rogó de esta manera:
„Fəreneqen, eluen pataka waka, sortika iwəl·kuq! Eluen..., ká eluen pataka auka, fərenefqen, sortika iwəl·kuq!“ „Favoréceme, dame cien vacas, sortija anillo! Dame..., además dáme cien yeguas, favoréceme, sortija anillo!“
Eluŋei. Lo recibió.
„Ká fərenefqen, eluen epu pataka ofisha, sortika iwəl·kuq!“ „Favoréceme más, dame doscientas ovejas, sortija anillo!“
Eluŋei. Las recibió.
„Eluen..., ká eluen mari ré ñom kawellu!“ „Dame. .. además dame diez caballos sólo mansos!“
Eluŋei. Los recibió.
„Eluaqen mai, sortika iwəl·kuq, oro ruka!“ „Dame, pues, sortija anillo, una casa de oro.“
Eluŋei. La recibió.
„Fəreneaqen, sortika iwəl·kuq: puwai ñi ruka, cheu ñi məlen ñi ñuke; pu ruka məlerumeai ñi ñuke kimnonkechi. „Me favorecerás, sortija anillo, llegará mi casa, donde está mi madre; dentro de la casa estará ella de repente sin percibirlo.
Fei meu ká fəreneaqen, sortika iwəl·kuq, eluaqen oro chillan kawellu.“ Entonces más me favorecerás, sortija anillo, me darás un caballo con montura de oro.“
„¡Amutuchi!“ pi. „¡Me voy!“ dijo.
13. Fei meu amutui, puwtui ñi ruka meu; ellkawí tichi fieka, kimŋelai pichi Wiŋka: 13. Entonces se fué; llegó otra vez á su casa; se escondió la vieja, no fué conocido el chico huinca.
„¿Chumŋelu kam llumimi, papay?“ piŋei tichi kushé chiñura, „¿chumŋelu kam llumimi? iñche mai akutun.“ ¿Porqué te escondiste, mamita?“ se dijo á la señora vieja, „¿por qué te escondiste? yo, pues, llegué.“
„Kimlafeyu eimiŋen.“ „No conocí, que tú lo eras.“
„Féola ricoŋeiñ, papay“, piŋei fieka; „féola ¿chuman iñche? Amuan kiñe ruka meu, ŋillatuñmameafiñ ñi ñawe.“ „Ahora somos ricos, mamita“, se dijo á la vieja; „ahora ¿qué haré? Iré á una casa, le [19] pediré á su hija.“
14. Meli niefui ñi ñawe tichi cafallero. Entulchumpiruŋei pichi Wiŋka, elelŋei mesa anùam. 14. Tenía cuatro hijas el caballero. Quitáronse el sombrero ante el huinca, le pusieron mesa para sentarse.
„¡Konpaŋe!“ piŋei. „Entra!“ le dijeron.
Anùpui ñi mesa meu pichi Wiŋka. Pasó á sentarse á su mesa el chico huinca.
„Féola kùpan, ŋillañyeafiñ, pieyu.“ „Ahora vengo“: dije de ti: „Le voy á tomar por suegro“.
¡Bueno! meli nien ñawe, ¿tuchi ayùimi?“ piŋei. „Kùpamn!“ piŋei tichi pu domo. „¡Bueno! tengo cuatro hijas, ¿á cual quieres?“ se le dijo. „¡Venid!“ dijeron á estas mujeres.
Kiñewnkənupai. Vinieron juntas.
„¿Tuchi ayùimi?“ piŋei pichi Wiŋka. „¿A cuál quieres? „se le dijo al chico huinca.
„Fei ta ayùn, raŋiñ mu məlelu ayùn. ¿Ayùpeéneuchi kai?“ pi pichi Wiŋka. „Esta quiero, la que está en el medio quiero. ¿Y me amará?“ dijo el chico huinca.
„¿Ayùlaimi kam? pikefí ñi ñawe tichi cafallero. „¿No quieres?“ dice á su hija el caballero.
„Ayùn“ pi tichi domo. „Sí, quiero“, dijo la niña.
Deu niéulu eŋu: „Fəreneqen mai, sortika iwəl·kuq, ká kiñe chillan kawellu eluen ñi yetuam ñi kure,“ pi tichi Wiŋka. Cuando ya se tenían: „Favoréceme, pues, sortija anillo, dame otro caballo ensillado más para llevar mi esposa,“ dijo el chico huinca.
Amutui pichi Wiŋka, yetui ñi kure. Se fué el chico huinca, llevó su esposa consigo.
„¡Fei təfa tami ruka!“ piputui. Eluŋeputui ñi ruka. „¡Hé aquí tu casa!“ dijo cuando llegaron. Le fué entregada su casa (á ella).
15. Rupai epu antù: „Amoan, marcamean tañi kulliñ“, pi pichi Wiŋka, „məleaimi, hika, pifí ñi kure pichi Wiŋka. 15. Pasaron dos días: „Iré (y) marcaré mis animales“, dijo el chico huinca; „te quedarás, hija“, dijo el chico huinca á su mujer.
Amui, marcakei ñi kulliñ, fentren kulliñ kam. Se va marcar sus animales, ¡tantos animales que tenía!
Pepuéyeu kiñe serpiente tichi chiñura kidulelu. Un culebrón la pasó á ver á esta señora, mientras estaba sola.
„¿Chumŋelu kam nieqeimu? Məte pichii tami fəta. ¿Ayùfimi kam, nieimeu? „¿Por qué te tiene? Es muy chico tu esposo. ¿Le quieres, por eso te tiene?“
„Ayùfiñ“, pi. „Le quiero“, dijo.
„Chem meu ayùfimi kam? „¿Por cuál motivo le quieres?“
„Ñi rikuŋen meu, feimu ayùfiñ.“ „Porque es rico, por eso le quiero.
„Iñchiú niewayu [20], iñche ká femŋechi rikuŋen“, pi serpiente. „Nosotros nos casaremos, yo soy también tan rico“, dijo el culebrón.
„¿Chumŋechi kai nieafen?“ pi tichi pichi Wiŋka ñi kure. „Ashetuñmaiafiñ ñi sortika iwəlkuq,“ pi kai. „Y ¿cómo te casarás conmigo?“ dijo la esposa del chico huinca. „Le pediré prestado su anillo“, dijo también.
„Eluŋelmi, ká kùpaian wùle“, pi serpiente. „Si lo recibes, vendré otra vez mañana“, dijo el culebrón.
16. Pun· akutui pichi Wiŋka auka meu. 16. De noche llegó de vuelta el chico huinca de sus yeguas.
„Masiao weñaŋken“, pi tañi fəta tichi domo, „elelaqen ñi sortika iwəl·kuq.“ „Me lo paso muy triste“, dijo la mujer á su marido, „me pondrás tu anillo.“
Ŋellu elelŋei, ŋellu elelŋei! Apenas le fué puesto, apenas, le fué puesto!
Puwtui serpiente; ká puwí. Pichi Wiŋka amutufui marcaialu ñi kulliñ meu. Llegó la serpiente; otra vez llegó. El chico huinca se había ido á sus animales á marcarlos.
„Elélŋeimi?“, pi serpiente. „Te fué puesto?“, dijo la serpiente.
„Elelŋen“, pi tichi domo; féola ¿chumayu? chumŋechi ŋillatuŋekei təfachi sortika iwəl·kuq?“ „Me fué puesto (el anillo), dijo la mujer; „ahora ¿qué haremos? ¿cómo se ruega á este anillo?“
„Fei piafimi: fərenefqen, sortika iwəl·kuq, yeaqen rukalen n·ome l·afken·.“ „Así le dirás: favoréceme, sortija anillo, llévame con la casa á la otra banda del mar.“
Entonces anduvo, se movió la casa, sonó al moverse.
17. Fei meu kùpatui pichi Wiŋka, marcauma ñi kulliñ. Adkintupui kiñe wiŋkul meu, pelai ñi ruka. 17. Entonces volvió el chico huinca, después de haber marcado sus animales. Miró desde un cerro, no halló su casa.
„Féola ¿chuman? pi; ¿cheu ñi amun ñi ruka?“ pi. „Ahora ¿qué haré?“ dijo. A dónde habría ido mi casa?“ dijo.
Anùkənui ŋəmaialu; fei meu amui inal l·afken. Entretanto se sentó á llorar; después fué á las orillas del mar.
Lefrupai kiñe dewù. ¿Chumŋelu kam ŋùmaimi kam, pichi Wiŋka?“, pi dewù. Corriendo pasó un ratón. „¿Por qué lloras, chico huinca?“, dijo el ratón.
„¡Dəŋukenoli!“ pi pichi Wiŋka. „¡No me hables!“ dijo el chico huinca.
„Deuma illkuimi“, piŋei pichi Wiŋka; „iñche kimfun tami yeñmaŋen tami ruka n·ome l·afken·, yeñmaqeimeu serpiente, məlefun tami ruka meu, ikefun tami uwa, inaqeneu maməll meu tami kure“, piŋei pichi Wiŋka. „Ya te enojaste“, se dijo al chico huinca; „yo he sabido que te llevaron tu casa á la otra banda del mar, te la llevó el culebrón; yo estaba en tu casa, comía tu maíz, y me siguió tu esposa á palos“, se dijo al chico huinca.
„Fəreneqen mai, dewù, yelmetuaqen ñi sortika iwəl·kuq“. „Hazme el favor, pues, ratón, tráeme otra vez mi anillo.“
„Tunten kullian?“ pi dewù; eluaqen epu wùtrù uwa“, pi dewù. „¿Cuánto me pagarás?“ dijo el ratón. „Me darás dos huitrín [21] de maíz“, dijo el ratón.
¡Bueno!“, pi pichi Wiŋka. „¡Bueno!“ dijo el chico huinca.
„Kiñe wùtrù ikənurpuan, ká kiñe wùtrù ipatuan. Kintulaqen kiñe kelù fùchá trewa.“ „Una huitrinada comeré en la ida, otra comeré en la vuelta. Me buscarás un perro grande colorado,“ dijo el ratón.
18. Amui pichi Wiŋka kintualu; pepui ñi kelù fùchá trewa. 18. El chico huinca fué á buscar; encontró su perro grande colorado.
„Fəreneaqen, fùchá trewa, yelmetuaqen ñi sortika iwəl·kuq.“ „Hazme el favor, perro grande, tráeme mi anillo.“
„¿Tunten kulliaqen?“ pi trewa. „¿Cuánto me pagarás?“ dijo el perro.
„Fei meu eluaqeyu epu waka, dulliaimi kechan meu“, piŋei. „Entonces te daré dos vacas, las escogerás de mi ganado“, se le dijo.
„Kiñe ipatuan, kiñe ikənuan. „Una comeré en la vuelta, otra comeré entretanto.
„¿Inei iñchiú kam amuaiyu?“ pi fùchá trewa. „¿Quién irá conmigo?“ dijo el perro grande.
„Dewù eimu amuaimu“, pi pichi Wiŋka. „¡Amuŋe mai!“ pi pichi Wiŋka. „El ratón irá contigo“, dijo el chico huinca. „¡Anda pues!“, dijo el chico huinca.
19. „¿Cheu kam məlei tañi kompañ?“, pi fùchá trewa. 19. „¿Dónde está mi compañero?“ dijo el perro grande.
„Təfa ñi məlen, pi dewù. „Aquí estoy“, dijo el ratón.
Meñkuŋei dewù, wente fùchá trewa amui dewù. Puwí l·afken· meu, weyelkei pu l·afken· fùchá trewa, wente meu məlei dewù. Fué cargado el ratón, encima del perro grande fue. Llegó al mar (y) nada en el mar el perro grande, encima está el ratón.
„¿Raŋiñpayu?“, piŋei dewù. „¿Llegamos á la mitad?“ se le dijo al ratón.
„Petu no“, pi dewù. „Todavía nó“, dijo el ratón.
„Deuma canshaian“, pi fùchá trewa. „Ya estoy para cansarme“, dijo el perro grande.
Lladkùi dewù. „L·aperkean mai“, pi dewù. Afligióse el ratón. „He de morir, pues“, dijo el ratón.
„¿Epe n·opayu, dewù?“, piŋei dewù, „adkintuleaimi“. „¿Casi hemos pasado, ratón?“ se dijo al ratón, „estarás mirando.“
„Epe n·opayu“, pi. „Casi hemos pasado“, dijo.
Fei meu n·oí fùchá trewa; iməltupui fùchá trewa. Entonces pasó el perro grande; al llegar se revolcó.
„Dewù, amoaimi, yemetuaimi iwəl·kuq“, piŋei dewù. „Irás, ratón, (y) traerás el anillo“, se dijo al ratón.
Amui dewù ka. El ratón se fué.
„Ñochikechi amoaimi“, piŋei dewù, „wiraflaiaimi, llùwaŋeafuimi.“ „Irás calladito“, se dijo al ratón, „no galoparás, te notarían.“
Fei meu pichiñma məten ñochi amui, wirafui dewù, fùchá wirafui; pəlala, pəlala pi ñi amun. Entonces poco rato no más anduvo despacio, (después) galopó, fuerte galopó; pəlala, pəlala sonó su andar.
20. Puutui dewù fùchá trewa meu. 20. Volvió el ratón adonde el perro grande.
„¿Məlerkei kai?“ piŋei dewù. „¿Y está?“ se dijo al ratón.
„Məlei“, pi. „Está“, dijo.
„¿Chumŋelu kam wirafamuimi?, Ñochike amuaimi, pieyu.“ „¿Por que te fuiste galopando? Te dije que fueras despacio.“
„Úñai ñi kawellu“, pi dewù, fei meu wirafn; ñopiñlafiñ tañi kawellu.“ „Se alborotó mi caballo“, dijo el ratón, „por eso galopé; no pude sujetar mi caballo“.
21. Ká amutui dewù yemealu mi iwəl·kuq. Fei meu pichike məten nentukei: 21. Otra vez se fue el ratón para ir á traer su anillo. Entonces un poco no más lo saca:
„Masiao ùkəfkəlei iwəl·kuq, kiñe troi traŋəllkuq meu epe akuln.“ „Mui apretado está el anillo, á una coyuntura (del dedo) casi lo hice llegar.“
„Ká amuŋe“, piŋei. „Anda otra vez“, se le dijo.
Pu lef kontui ruka meu dewù, nentumetui iwəl·kuq. Fei meu: Corriendo entró otra vez el ratón en la casa, ahora sacó el anillo. Entonces:
„¿Yemetuimi?“, pi fùchá trewa. „¿Lo traes?“, dijo el perro grande.
„Yemetun“, pi dewù. „Sí, lo traigo“, sí, lo traigo.
„Fei meu təkuŋe ñi traŋəllkuq meu“, piŋei dewù. „Entonces mételo en tu dedo“, se dijo al ratón.
Fei meu təkui. Feyəmlai; aŋka lipaŋ puwəli ñi iwəl·kuq. Entonces se lo puso. No le cuadró; hasta la mitad del brazo hizo llegar su anillo.
„Feyəmlai, pepi nielan“, pi. „No me viene, no puedo tenerlo“, dijo.
„Fei meu ùnatunieafimi“, piŋei. „Entonces lo tendrás mordido“, se le dijo.
22. Fei meu konpatui l·afken· meu fùchá trewa. Fei meu: 22. El perro grande entró otra vez en el mar. Entonces:
„¿Epe n·opayu?“ piŋei dewù. „¿Casi hemos pasado?“ se dijo al ratón.
„Petu no“, pi dewù, „petu n·opalayu, fentrelei.“ „Todavía nó“, dijo el ratón, „todavía no hemos pasado, falta mucho.
„Chumlei dewù, epe n·opayu?“ piŋei. „¿Cómo está, ratón, casi hemos pasado?“ se le dijo.
„Pichilewei məten, epe n·opayu.“ „Falta poco no más, casi hemos pasado.“
N·oputui. „N·opatuyu“, pi. Llegaron al otro lado. „(Ya) pasamos“, dijo.
23. Pichi Wiŋka anùlerkei inal·afken·. 23. El chico huinca estaba sentado á orillas del mar.
„Yemetuimi?“ piŋei dewù. „¿Lo traes?“ se dijo al ratón.
„Yemelan“, pi. Ŋənentui. „No lo traigo“, dijo. Engañó.
Ká ŋùmai pichi Wiŋka: „¡Awùŋellan! Fót!“ pi. Otra vez lloró el chico huinca: „¡Ai de mí! ¡Caramba!“ dijo.
„¿Chumal ŋùmaimi? ŋənenkaléimeu dewù, yemetun“, pi fùchá trewa. „¿Por qué lloras? Te engañó el ratón; lo traigo“, dijo el perro grande.
Ayùutui pichi Wiŋka. Volvióse alegre el chico huinca.
24. „Fəreneaqen, sortika iwəl·kuq“, pi pichi Wiŋka, „kùpatuai tañi oro ruka, pənaiai kiñepəle ñi aŋe təfeichi serpiente, n·opatulaiai, wil·anaqai ñi mapu meu ñi aŋe. 24. „Favoréceme. sortija anillo“, dijo el chico huinca, „vendrá otra vez mi casa de oro, se pegará por un lado el rostro de ese culebrón, no pasará acá, quedará pegado con su cara en su tierra“.
Fei meu dəŋui ti ruka. Nepeiŋu. Entonces sonó la casa. Se despertaron.
„¿Chumŋelu kam neŋəmui tayu ruka?“, pi tichi domo. „¿Por qué se movió nuestra casa?“, dijo la mujer.
„Niekaimi kai ñi iwəl·kuq?“, pi serpiente. „¿Tienes todavía tu anillo?“, dijo el culebrón.
„Nierkelan“, pi. „¡Witraŋe!“, piŋei serpiente. „De veras, no lo tengo“, dijo, „Levántate“, se dijo al culebrón.
„Pepi witralan“, pi, „pənai tañi aŋe, witralaian“. „No puedo levantarme“, dijo, „se pegó mi cara, no me levantaré“.
„Iñche amutuan, neŋǝmui tayu ruka“, pi domo. „Yo me iré, se movió nuestra casa“, dijo la mujer.
Puwtui ñi məlepéyəm ti ruka. Llegó la casa otra vez á su lugar.
25. „¿Chumŋelu kam amuimi n·ome l·afken·?“, pifí ñi kure pichi Wiŋka. 25. „¿Por qué fuiste al otro lado del mar?“, dijo el chico huinca á su esposa.
„Ŋənenkapaqéneu serpiente, fei meu amun.“ „Me vino á engañar el culebrón, por eso fui.“
„Kiñe wedá femaqeyu tami picároŋen meu. Fəreneaqen, sortika iwəl·kuq, wefai ñi wayun· ñi furi meu, tañi pùtra meu ká fei, n·amun· meu kom wefai, ká ñi kuq meu ká wefai, ká antù ñi femwenoam. Wefai ñi wayun·, pepi tranalewelaiai, pepi anùwelaiai“, piŋei sortika iwəl·kuq, „femŋen l·aiai ñi wayun· eŋu.“ „Un mal te haré por ser tan pícara tú. Favoréceme, sortija anillo, le aparecerán espinas en sus espaldas, en su vientre también, en el pié entero aparecerán y en sus manos también, para que otro día no lo haga más. Le saldrán espinas, no podrá, ya estarse tendida, ni sentada,“ se dijo al anillo, „asi morirá con sus espinas.“
Turpu l·ai. Para siempre murió.

4. El zorro aprende a cantar,
referido por el ciego José Francisco Kolùñ.

1. Ŋərù miawí, fədù ùlkantui: „Ui pi pi, ui pi pi“ pi ñi ùlkantun fədù. 1. El zorro se paseó, la perdiz cantó: „Hui pi pi, hui pi pi,“ sonó el canto de la perdiz.
Fei meu allkùi ŋərù, allkùi ùlkantun. Ŋərù fei pi: „Eluafen ùl n·ai“, piŋei fədù, piéyeu ŋərù. Entonces oyó el zorro, oyó cantar. El zorro dijo: „Me darías [22] el canto“, se dijo á la perdiz, se lo dijo el zorro.
Fədù pi: „Kimlan ùlkantun.“ La perdiz dijo: „No sé cantar“.
Ramtui ŋərù: „Eimi mai ùlkantukeimi? Preguntó el zorro: „¿Tú, pues, cantas?“
Fədù fei pi: „Iñche no; kimlan, kimlai ùlkantun. ¿Ká wentru pe nó ùlkantukei?“ La perdiz dijo: „Yo nó; no sé, no sé cantar. ¿No es otro hombre el que canta?“
2. „Iñche eluen tami ùl!“, pi ŋərù; „kulliayu an·ai kiñe cuchillo“, piŋei fədù, „eluen ñi ùl!“ piŋei fədù. 2. „Dame á mí tu canto“, dijo el zorro; „te pagaré un cuchillo“, se dijo á la perdiz, „dame tu canto“, se dijo á la perdiz.
Fədù fei pi: „¿Mupipeafuimi?“, pi fədù, piŋei ŋərù. La perdiz dijo: „¿Dirás la verdad?“, dijo la perdiz, se le dijo al zorro.
„Múpin an·ai, múpin; rəftu, rəftu kulliayu. „Digo la verdad, digo la verdad, de veras, de veras, te pagaré.
„Ya mai!“, pi fədù, „ñidəfŋei [23] mi wən· mai. „¡Pues bien!“, dijo la perdiz, „que se cosa tu boca pues.“
3. Fei meu pi ŋərù: „Adəmlan tañi ñidəfal wən·“, pi ŋerù, „eimi ñidəfelen tañi wən·“, piŋei fədù, pi ŋərù. 3. Entonces dijo el zorro: „No entiendo de coser la boca“, dijo el zorro. „cóseme tú mi boca“, dijo el zorro á la perdiz.
Fei meu ñidəfelŋei. Entonces se le hizo la costura.
„¡Yamai!“ pi fədù, „dewí ñidəfŋen wən·“. „¡Pues bien!“, dijo la perdiz, „está hecha la costura de la boca.“
Fei meu pi ŋərù: „Kimelen féola ùlkantun, féola ñidəfn tañi wən·“ Entonces, dijo el zorro: „Enséñame ahora á cantar, ahora he cosido mi boca.
Fei meu ùlkantui fədù, fei pi; „Ui pi pi, ui pi pi... Eimi kai,“ piŋei ŋərùŋərú, „femŋechi ùlkantuaimi: ui pi pi, ui pi pi.“ Entonces cantó la perdiz, así dijo: „Hui pi pi, hui pi pi... Tú también“, se dijo al zorro. „cantarás así: hui pi pi, hui pi pi.“
„Iñche ka ùlkantuan“, pi ŋərù: „wáŋ“. „Yo también cantaré“, dijo el zorro: „huáŋ“.
4. Fei meu trepewí fədù, lefí ká mapu, amui kiñe wiŋkul meu; anùputui fədù. Fei meu inai ŋərù: „¡Fəreneqen tau“, pipui, „ká ñidəfelen wən·!“ 4. Entonces se espantó la perdiz, se arrancó lejos, fué á un cerro; allí se sentó otra vez. Entonces el zorro la siguió: „¡Hazme el favor, padre,“ dijo al llegar, cóseme otra vez la boca.
Fei meu ká ñidəfelŋei ñi wən· ŋərù. Fei meu: „Ká nentulen [24] ùl mai“, piŋei fədù, piéyeu ŋərù. Entonces le fué cosida otra vez la boca, al zorro. Entonces: „Otra vez hazme oir, pues, el canto“, dijo el zorro á la perdiz.
Fei meu ùlkantui fədù: „Ui pi pi, ui pi pi. Eimi kai!“, piŋei ŋərù. Entonces cantó la perdiz: Hui pi pi, hui pi pi. Tú también!“ se dijo al zorro.
Fei meu ŋərù: „Ui pi pi, ui pi pi“, pi ta ŋərù wəla. Deuma kimí. Entonces el zorro dijo: „Hui pi pi, hui pi pi“, dijo el zorro después. Ya aprendió.
Fei meu: „Féola kullien mai tañi cuchillo“, pí fədù. Entonces: „Ahora págame, pues, mi cuchillo“, dijo la perdiz.
Ŋərù wəlí ñi cuchillo, fei meu wədaiŋu. „¡Wǝdatripayu!“, piwiŋu. El zorro entregó su cuchillo; después se separaron. Apartémonos!“ se dijeron.
5. Fei meu amutui ŋərù, re ùlkantun amulei. 5. Entonces se fué el zorro, y cantando, cantando siguió su camino.
Fei meu puwí ñi weku meu ŋərù, fei meu kùdaupui ŋərù. Fei meu piéyeu ñi weku: Después llegó el zorro donde su tío (materno), allí se quedó para trabajar. Entonces le dijo su tío:
„Iñche nien kiñe aukan toro, fei yelmeaqen; kiñe kùyen· məlei mawida meu. „Yo tengo un toro alzado, éste me traerás: un mes está en la montaña.“
Fei meu amui ŋərù. Kiñe pichi trewa pepui feichi aukan toro, ŋərù kai lashutui. Fei meu akultui auka toro ñi weku meu. Se fué el zorro. Un perrito encontró al torro alzado, el zorro lo laceó. Entonces trajo el toro donde su tío.
6. Fei meu piéyeu ñi weku: „Kiñe fùchá maməll katrùlmean“, piŋei ŋərù. 6. Entonces le dijo su tío: „Irás á cortarme un árbol grande“, se lo dijo al zorro.
Fei meu pi ŋərù: „Toki kai ¿chumpean?“ El zorro contestó: „Y el hacha ¿cómo lo hallaré?“
Fei meu piŋei ŋərù: „Mətrəmafimi toki wénuple. Piaimi: Naqpalleŋe mai, pillañ toki! naqpaleŋe mai, pillañ toki!“ Díjose al zorro: „El hacha la llamarás desde arriba. Dirás: ven abajo, pues, hacha de pillañ! ven abajo, hacha de pillañ.“
7. Fei pi ŋərù kiñe lelfùn meu, wénuple fei pi. Fei meu toki kùpai. Wema dəŋui: trùlíu, trùlíu. 7. Lo dijo el zorro en una pampa, hacia arriba lo dijo. Entonces vino el hacha. Primero sonó: trùlíu, trùlíu!
Allkùi ŋərù dəŋuchi toki meu. Fijóse el zorro en el sonido del hacha.
Fei meu pi ŋərù: „¿Chem kam, chem kam trùliwí?“, pi ŋərù. Ká fei pi: trùlíu, trùlíu. Entonces dijo: „¿Qué es esto, que sonó trùlíu?“ dijo el zorro. También él dijo: trùlíu trùlíu.
Fei meu: „amutuan“, pi ŋərù, „ruka meu, llùkan, quién sabe, chem trùlíu pipei chei“, pi ta ŋərù. Fei meu puwtui ruka meu, piputui: „Chemchi trùliwí?“ Después dijo: „Me iré á casa, tengo miedo, quién sabe, qué es lo que dijo trùlíu“, dijo el zorro. Entonces llegó otra vez á su casa y dijo: „Qué cosa diría trùlíu?“
(El narrador ignora el desenlace.)

5. El ratón,
referido por el niño Domingo de la Rosa Kallfùlem.

1. Dewù amui soleao meu, mətrəmfalpifí narki; fei meu nentupui ñi dəŋu dewù: „Mətewe l·aŋəmkeéneu narki.“ Fei meu mətrəmfalŋei narki. 1. El ratón fué al juez, dijo que se había de citar al gato: entonces declaró su asunto el ratón: „Demasiado me mata (persigue) el gato.“ Entonces se citó al gato.
2. Fei meu puwí narki. Néntupui ñi dəŋu ka narki: „Weñeñekei, deumakei lolo, wichárùkei, fentren filladŋei təfachi dewù, iñche fei mu l·aŋəmkefiñ“, pi narki. Fei meu kùme tripai narki. 2. Entonces llegó el gato. Declaró también el gato su asunto. Roba, hace hoyos, hace tiras las cosas; tan vicioso es este ratón, yo por eso lo mato“, dijo el gato. Entonces el gato salió bien.
3. Fei meu: „Chumal fei pikeéneu?“ piŋei dewù; „fachantù l·aŋəmafiñ“, piŋei dewù. 3. Entonces: „¿Para qué dice esto de mí“, se dijo del ratón; „hoy lo mataré“, se dijo del mismo ratón.
Lelileaimi“, piŋei juez. Fei meu tuŋei dewù, l·aŋəmŋei. „Estarás vigilante“, se dijo al juez. Entonces el ratón fue pillado y muerto.
(El narrador ignoraba la continuación.)

6. Menoco.
Referido por Juan Manuel Kurùwal·a de Panguipulli.

1. Epu weche wentru pastorkəlei ofisha meu. 1. Dos jóvenes están de pastores de unas ovejas.
Masiau pofrei tichi epu wentru, fei meu aflui [25] ñi duam. Eran muy pobres los dos hombres, por eso sintieron fastidio en su corazón.
2. Fei meu amuiŋu kiñe menoko [26] meu. 2. Entonces fueron á un menoko [26].
Kiñe ùtrəftəkuŋei menoko meu. Uno fué echado al menoko[27].
Fei meu kiñe hora [28] meu tripapatui: praniei ñi vestito kawellu, təkuniei ñi espuela, ñi trawall [29] ka ñi estipu plata, kom wenelwe plata, witrantǝkuwe plata. Entonces en una hora salió: tenía montado su caballo aderezado, puestas sus espuelas, sus canelos [29], sus estribos de plata, el freno todo de plata, riendas de plata.
3. Fei meu: Eimi mai cheŋetuimi, iñche pofrelen“, pi feichi witraléuma wente menoko. 3. Después: „Tú, pues, te has hecho rico [30] yo sigo pobre“, dijo aquél que había quedado parado encima del menoko.
Fei meu wəla ká upeduam ká ùtrəftəkuŋei. Entonces en un momento desapercibido fue echado otra vez.
Ká femŋechi chillan kawellu ká nentupai. Salido, trajo otro caballo ensillado de la misma manera.
4. Fei nùtramkawiŋu wəla: „Che [31] ŋeiyu mai ŋá, petuiyu mai suerte“. Fei meu wəla: „Bueno! ¿chumafuiyu kam? Amuaiyu mai, kintuaiyu mai domo.“ 4. Después hablaron entre sí: „Somos ricos[31], pues, hemos encontrado nueva suerte. “Después de un rato: „Bueno! ¿Qué habremos de hacer? Vamos, pues, busquémonos mujeres.“
5. Puwiŋu mai domo meu. 5. Llegaron, pues, donde unas mujeres.
Epu domo meu puwiŋu. A dos mujeres llegaron.
„Kureyewaiñ“, pifiŋu epu domo. Ayùi tichi epu domo. „Nos casaremos con vosotras“, les dijeron. Les gustó á ellas.
6. Fei meu: „Umaiayu.“ Umaiŋu. 6. Entonces dijeron: „Alojémonos“, y se alojaron.
„Welu fa meu məlei llummaláltəku, fei meu nieaimu kawellu ñi [32] kimnoiaqei meu ñi [33] chau. „Pero aquí está un oculto lugar cercado, allí tendréis (vuestros) caballos, para que no los conozca nuestro padre [33].“
Llùkafiŋu ñi chau eŋu. Ellas temían á su padre.
7. Təfeichi ŋen· ñawe peumai: 7. Este hombre de que eran hijas, tuvo un sueño.
„Ken safe [34], məlepei ñi chedkui“, pi ñi peuma [35]. Soñó [35] que tal vez tendría yerno.
Fei meu mai fotəmyeŋei mai ta Ŋərù. Tenía él por hijo á (cierto) Ŋərù al cual dijo:
„Peuman mai. Kintumeŋe tami ŋillan. Məlele tami ŋillan, kùpaiai tañi chedkui“. Fei pi tichi fieko, fei piŋei Ŋərù. Werkùŋei Ŋərù. „He tenido un sueño. Ve á buscar á tu cuñado. Si está, venga mi yerno“. Lo dijo este viejo, á Ŋərù se dijo esto. El fué enviado.
8. „Úlkantuiawan mai!“, pi Ŋərù, „akuumaqafun, ta ùlkantunuli“. 8. „Cantando voy á seguir mi camino, pues!“, dijo Ŋərù, „me vendría el sueño, si no canto“.
„Ŋəlluŋəlluŋewei ñi matra „Temblando, temblando quedan mis canillas
Ñi werkùtupéyəm Tatapuifùta. Por tanto enviarme Tatapuifùta[36].“
Pi ñi ùlkantun Ŋərù. Esas fueron las palabras que cantó.
9. Úlkantulen puwí ñi ruka meu ñi epu deya. 9. Cantando llegó á casa de sus dos hermanas.
Witrakənuupui. Ramtupufí ñi epu deya: Allí se paró y las preguntó:
„¿Ŋelai chi kam kenpu, kenputukənó?“ „¿No hay acaso cuñado, quien haya sido hecho cuñado mío?
10. Fei meu illkui tichi fətaŋechi epu domo. 10. A esto se enojaron las dos mujeres que tenían marido.
„¿Chem kam piiawí chi wedá wilkər wən·?“, piwiŋu tichi epu domo, piŋei Ŋərù. „¿Qué será lo que anda diciendo el malo de boca ancha?“, dijeron entre sí las mujeres, de Ŋərù se dijo esto.
11. Ŋeñikan meu illkulu, naqkawelluí Ŋərù, felen konpui ruka meu. 11. Sobreviniéndole la rabia, apeóse Ŋərù y sin mas se entró en la casa.
Epu deya kake katrùntəku meu niekefui ñi fəta. Cada una de las dos parientas tenía su marido en su alcoba.
Fei meu wəla Ŋərù illkui ñi deya meu: Entonces Ŋərù rabió en contra de sus parientas.
„Iñche retaŋen“. Fei meu: „Nierkeimu fəta katrùntəku meu. Iñche afisaputuafiñ Tatapuifùta“. „A mí se me reta“. Entonces: „¡Ah! tenéis maridos en las alcobas. Yo al volverme allá daré aviso á Tatapuifùta.“
12. Afisaputui. Fei meu ká wəñówerkùŋei wəla: 12. Volvióse y dió el aviso. Entonces después se le mandó otra vez á decir:
„Kureyeñmáneu mai tañi ñawe, kùdawelpachi meu“, pi ti fùtá wentru. [37] „Se me ha casado con mi bija, venga, pues, á trabajarme“, dijo el viejo. [37]
„Kiñelei tañi aliwen [38], katrùlpaiáneu.“ Tengo un árbol [38] que me vendrá á cortar.“
13. Fei meu mai fiñmawí tichi epu domo. 13. Entonces se angustiaron las dos mujeres.
Re kùtralŋei ti aliwen. Fei təfei mai l·apéyəm mai ti aliwen“, piŋu. Este árbol es puro fuego. Es vuestra muerte este árbol“, dijeron.
Fei pikelŋe. Fiñmaukilŋe, iñche kimyen chumŋechi ñi katrùafiel chi aliwen. Pelelkaiafiyu ŋənen.“ No digas eso. No te aflijas, yo sé modos como cortar el árbol. Encontraremos una astucia para él.
Fei meu amuiŋu. Entonces se fueron.
14. Puwiŋu tichi aliwen meu. 14. Llegaron donde (estaba) el árbol.
Fei meu iná mətrəmfiŋu mawən·: Entonces invocaron la lluvia:
„Naqpaŋe mai, mawən·:“ [39] „Naqpaŋe mai willimawən· [39]“. „Bájate, pues, lluvia [39]. Bájate, pues, lluvia austral [39]“.
Fei meu naqpai mawən·. Entonces se bajó la lluvia.
Fei: „Naqpaŋe mai, willipire“ [39]. Después: „Bájate pues, nieve del sur [39]“.
Féola áliwen fei ta fishùkoi. Ahora el árbol se empapó en agua.
Fei meu ká mətrəmfiŋu pillañtoki: „Naqpaŋe mai, pillañtoki“. Entonces también llamaron el hacha de pillañ: „Bájate pues, hacha de pillañ.
Féola naqpai pillañtoki. Melirupa dəŋui: „Chùlí, chùlí, chùlí, chùlí“. Féola naqpai. Entonces se bajó. Cuatro veces sonó: Chùlí, chùlí, chùlí, chùlí“. Ahora se vino abajo.
Fei meu katrùfiŋu aliwen, kùtralŋewelai. Con ella cortaron el árbol que ya no tenía fuego.
Afisaŋei Ŋərù: „Katrùlfiñ mai tañi aliwen ñi weku, kimtupe mai“. Piŋei təfachi fùchá wentru. Se dió el aviso á Ŋərù: „Le he cortado, pues, el árbol á mi tío, que lo sepa, pues“. Se dijo esto por el viejo.
Katrùel naqlu entrekalŋei ti Ŋərù. Ŋərù yom afisatui ñi chau meu. El árbol caido fué entregado a Ŋərù. Este pasó el aviso á su padre.
15. Fei meu: „¡Bueno! Ká kiñelei mai tañi fùchá kura, tañi fùchá ñi pentəkuel, ká iməlelpachi meu. 15. Entonces: ¡Bueno! Todavía hay, pues, una piedra grande mía que tengo vista mucho tiempo, que me la vuelquen.
16. Fei meu məleputufui tañi domo meu təfachi epu wentru. 16. Entretanto estos dos hombres habían vuelto á estar con sus mujeres.
Ká fiñmautui ti epu domo: Otra vez se afligieron las dos mujeres:
„Re kùtral ŋei ti kura. Ká təfei l·apéyəm ti kura, pepika iməl-laiafimu“, piŋei ti epu wentru. „Es puro fuego la piedra. También es mortífera esta piedra, no podréis volcarla“, se dijo á los dos hombres.
„Pekaiaiyu ŋənen“, pi ti epu wentru. „Con todo encontraremos una astucia“, dijeron ellos.
17. Fei meu mətrəmfiŋu tichi willi mawən: Ká mətrəmfiŋu willi pire. 17. Entonces llamaron la lluvia austral y también la nieve del sur.
Féola tichi kura ká wətrukofiŋu. „Ahora le echaron más agua todavía.
„Féola tranai chi kura lùmkəléuma.“ „Ahora se caerá la piedra que estuvo ardiendo.“
Fei meu rəŋafiŋu kiñépəle. Después la escavaron por un lado.
Féola iməlfiŋu tichi kura. Ahora volcaron la piedra.
Fei ká entrekalŋetui ñi kùdau Ŋərù: „Iməlelfiyu mai tañi kura tayu weku, tañi fùchañpentəkuel.“ Otra vez le fue entregado el trabajo concluido á Ŋərù: Hemos volcado, pues, á nuestro tío la piedra que tenía vista tanto tiempo.
Fei ta kùpatui ñi ruka meu eŋu, akutui ñi kure meu. En seguida se volvieron ellos á su casa, llegaron donde sus mujeres.
18. Entrekaltuel ñi kùdau Ŋərù, illkui tichi fùchá wentru. 18. Cuando Ŋərù entregó al viejo el trabajo, éste se enojó.
„L·aiai ŋa, pifiñ epu wedañma. ¡Bueno! L·aŋəmkaiafiñ ŋepei ká kùdau meu“, pi tichi fieko wentru, illkulefui ñi ñawe meu. „Morirán, he dicho por los dos malvados. ¡Bueno! Los mataré no más tal vez en otro trabajo“, dijo el viejo, que estaba enojado con sus hijas.
19. Fei meu ká eluŋetui dəŋu ta Ŋərù: „Ká kiñelewei mai tañi l·uan. Fei mai ta ká nùñmaiaqéneu“, piŋei. 19. Entonces recibió otro encargo (este) Ŋərù: „Queda todavía un guanaco mío. Ese pues me cazarán“, se le dijo.
20. Eluel dəŋu tichi epu wentru, „¡Bueno!“, pikai məten. 20. Cuando recibieron el encargo, otra vez no dijeron más que „¡Bueno¡“.
Feichi epu domo ká fiñmawí. Las dos mujeres se angustiaron de nuevo.
„Te devorará este guanaco.“
„Fiñmaulaiaimu; kishu kimfiyu chumŋechi yu l·aŋəmafiel“, pi tichi epu wentru. „No os angustiéis; nosotros mismos sabemos cómo hemos de matarlo“, dijeron los dos hombres.
21. Fei meu amuiŋu. 21. Entonces se fueron.
Kiñe məlei adkintun meu, kiñe amui, nùlùniei[40] ñi cuchillo. Uno estaba aguardando, uno se avanzó, tenía en la mano su cuchillo.
Kùpatuéyeu chi l·uan. Pepaéyeu; feika l·əmùpaéyeu. Komkəlen rulmeŋei. Se le vino el guanaco. Se llegó donde él; luego le tragó. Entero fué tragado.
Fei meu, pu pùtra meu məlelu, katrùñmafí ñi píuke tichi l·uan. Entonces, estando en el vientre del guanaco, le cortó el corazón.
Fei meu epu rupa wipayei l·aialu tichi l·uan, l·ai ká l·uan em. Después se dió vuelta dos veces el guanaco moribundo, — murió el pobre [41] guanaco.
Fei meu tichi adkintuléumachi wentru amui, konpui l·uan meu, wədampufí, entuñmapufí ñi pùtra, moŋétripatui ñi kompañ. Entonces el hombre que había quedado aguardando se avanzó, se acercó al guanaco, lo descuartizó, le sacó el estómago, salió vivo su compañero.
22. Fei meu wədamfiŋu l·uan, chechəmi tañi l·uan ilo. 22. Después descuartizaron el guanaco y cargaron su carne.
Puutui tañi ruka meu eŋu, mətrəmpui tañi domo eŋu. „Kùpaŋe“, pifiŋu, yepaŋe ilo.“ Llegaron otra vez á su casa y llamaron á sus mujeres. „Ven, le dijo (cada uno á la suya)“, llévate la carne.
Tripalai ti epu domo. Afkentu wəla mətrəmi ñi kure yeŋu. No salieron las mujeres. Incesantemente llamaron después á sus mujeres.
Fei meu afelúulu eŋu, naqkawelluíŋu, illkun naqkawelluíŋu kewaialu ñi domo eŋu; fei meu konpuiŋu puerta meu: anùanùi tañi l·á kure yeŋu, pepuiŋu. Aburridos entonces, se apearon, con rabia apeáronse á fin de castigarlas, entraron por la puerta: muertas están sentadas sus mujeres una por una, es lo que encontraron.
23. Lladkùiŋu təfachi epu wentru, wəliŋu tañi maldición; 23. Entristeciéronse estos dos hombres, y entonces pronunciaron su maldición:
„Iñche tañi ŋənefiel kiñe mari antùai ñi pùn·kəlen. Tié meu moŋeai ti fieko ñi penoam ñi kùdawam. „Lo que ordeno yo es que diez dias pasarán estando de noche. Allí vivirá el viejo para no encontrar como trabajar.
24. Lladkùi kom ùñəm, ŋərù, paŋi, chiñqe, pùdu: kom mai wəlñawei eŋn. 24. Pusiéronse tristes todos los pájaros, el zorro, el león, el chingue, el venado: todos, pues, ofrecieron sus hijas.
Ŋùrù wəné wəlí ñawe. El zorro fué el primero que ofreció su hija.
Iñche ñi ñawe kureyeaimi“, piŋei təfachi epu wentru, piéyeu ŋùrù. „Con la hija mía te casarás“, se dijo á los dos hombres, se lo dijo el zorro.
Lloulai ti epu wentru. „Pun·kəlekaiai“, piŋu. „Fenten ñi ayùn ñi kure l·aŋəməñmáneu Tatapuifùta.“ No la aceptaron. „Quedará de noche no más“, dijeron. A mi esposa, tan querida, me la ha muerto Tatapuifùta.“
25. Fei meu ká wəlí ñawe ta paŋi. 25. Después también ofreció hija el león.
„Kùpalŋe mai mi ñawe“, piŋei. „Trae, pues, tu hija“, le fué dicho.
Kintuwəlmaŋei məten ñi ñawe, ùdeñmaŋei. Se le fué mirada su hija no más y luego aborrecida.
26. „Iñche ká nien kùme ñawe“, pi kono. 26. Yo también tengo hija buena, dijo la paloma torcáz.
„Duaməñmalaimi ñawe, kimdəŋulai tami ñawe.“ „No te necesito tu hija, no sabe hablar ella.
27. „Iñche tañi kùme ñawe“, pikei ta wishùlkoñ. [42] 27. „La buena hija mía“, dice la golondrina.
Fei meu: ¡Bueno!, piŋu. Entonces dijeron: „¡Bueno!“
Witrapuwəli kuq meu ñi ñawe wishùlkoñ. Tirándola por la mano presentó á su hija la golondrina.
Fei meu: „Masiao pichii; iñche femŋelafui ñi kure yem, l·ai. Entonces: „Muy chica es: así no era mi mujer que se me murió.“
28. „Ká iñche kùme ñawe nien“, pi treqəll. 28. „Yo también tengo buena hija“, dijo el tregle.
„Kùpalŋe mai mi ñawe. „Trae, pues, tu hija.“
Ká wəlpui man kuq meu. También la entregó con la mano derecha.
Fei meu conformaufui ñi kelùn meu ñi n·amun·; ká wəñóùdeñmaŋekatui [43], lloumaŋelai. Entonces se habían conformado por ser colorados sus piés; sin embargo otra vez se la aborrecieron y no se la aceptaron.
Mətewe ñi dəŋufeŋen meu, ká, re pərufeŋen meu rakilŋei ta ti. A ella le repararon que era muy habladoraza y sólo aficionada al baile.
29. Ká wəlí ñawe ta raki. 29. También dio hija la bandurria.
Fei „trak, trak, trak, trak“ pi. Entonces dijo ella: „Trac, trac, trac, trac.“
„¿Chem pi kam ti? Iñche femŋelafui ñi kùme kure yem. Iñche ñi ŋənefiel, kiñe mari antùai pun·.“ „¿Qué (es lo que) dijo ella? Tal no era mi buena esposa, la finada. Lo que ordeno es que diez días durará la noche.“
Fei meu doy lladkùi kom ùñəm. Entonces más se afligieron todos los pájaros.
30. „Iñche kai kùme ñawe nien“, pi kəreu. 30. Yo también tengo hija bonita, dijo el tordo.
„Kùpalŋe mai mi ñawe.“ „Trae, pues, tu hija.“
Man kuq meu puwəli ñi ñawe. Lloumaŋekalai. „Kurùi təfa, fei ayùlafiñ, kùme kure niéuma, lif kure yem. Con la mano derecha la hizo llegar. Tampoco le fué aceptada. „Negra es ésta, eso no quiero, habiendo tenido una esposa bonita, una esposa de cútis limpia.
31. „Iñche kai nien kùme ñawe“, pi traru. 31. Yo también tengo buena hija“, dijo el traro.
„Petu peñmalaimi ñawe.... „Todavía no te ví tu hija...
Tanteafiñ wedá ñawe mi nien. Iñche femŋechi domo niéuma nó“, pi ka. He tanteado lo feo que es la hija que tienes. Yo no soy uno que haya tenido mujer semejante“, añadió.
32. „Iñche kai nien kùme ñawe“, pi diuka [44] 32. Yo también tengo hija buena“, dijo la diuca.
„Kùpalŋe mai mi ñawe“, piŋei. „Trae, pues, tu hija“, le fué dicho.
Lloumaŋelai. „Masiao latrameŋei mi ñawe“, piŋei; „fùchai tañi pue mi ñawe“, piŋei. No le fué aceptada. „Es muy prendida de excrementos tu hija“, le fué dicho; barrigona es tu hija“, le fué dicho.
33. „Ká nien kùme ñawe“, pi shiwù. 33. „También tengo buena hija“, dijo el gilguero.
„Kùpalŋe mai mi ñawe“, piŋei. „Trae pues tu hija“, le fué dicho.
Puwəli ñi ñawe. Presentó su hija.
„Iñche femŋelafui tañi kúme kure yem. Yetuŋe ayépəle tami dəŋúfue wedá ñawe. Yo, tal no era mi buena esposa, la finada. Retira para allá tu mala hija habladora.
34. „Iñche kai nien kùme ñawe“, pi tonton [45]. 34. „Yo también tengo hija buena“, dijo el tonton. [45]
„Kùpalŋe mai mi kùme ñawe“, piŋei. „Man kuq meu witrakənulpaqen“, piŋei. „Trae, pues, tu hija buena“, le le fué dicho. „Con la mano derecha preséntamela“, le fué dicho.
Witrapuwəl-lu ñi ñawe, llùkañmaŋei ñi ñawe. Habiéndola hecho parar en su presencia, se le tuvo miedo á su hija.
„¿Chem meu kam, kakelu eluéneu ñi ñawe, fenten llùkalan? Fəruja ŋeperkei mi ñawe. Fenten llùkañmaŋeimi. Ká mapu yetuaimi ñawe. Yom kùpalwelaiaimi. Ken safe, fəruja ŋei“. „¿Por qué cuando otros me entregaron su hija, no tenía yo tanto miedo? Parece que es bruja tu hija. Tanto te la temen. Llévala lejos. Ya no la traerás más. Quién sabe, es bruja (ella).“
35. „Iñche kai nien kùme ñawe“, pikei choroy. 35. Yo también tengo hija buena“, dice el choroy.
„Kùpalŋe mi ñawe“, piŋei. „Trae tu hija“, le fué dicho.
Man kuq meu wəlpui ñi ñawe. Fei meu, man kuq meu wəlpulu ñi ñawe, ùlalei ñi wən·choroy. Con la derecha entregó su hija. Cuando con la mano derecha la entregó, estaba abierta su boca de choroy.
„Noùŋei ñi ñawe, lloumalaiaimi, yetuaimi ñawe. Fentépun kùme domo ŋéuma iñche“, pi. „Es altiva tu hija, no te la voy á aceptar, llévala otra vez Sumamente buena mujer había tenido yo“, dijo.
36. „Tunten iñche rume elueli meu ñawe, tutelaiáneu: fenten kùme kure niéuma iñche. Iñche mi ŋənefiel kiñe mari tripantuai pun·, kom ñi afam fíll tichi fieko.“ Fei meu lladkùi kom ùñəm. 36. Cuantas que sean las hijas que me den, no me agradarán: tan buena era la esposa que tenía yo. Lo que ordeno es que la noche durará una decena de años, para que se concluyan todos estos viejos. A esto se entristecieron todos los pájaros.
37. „Iñche mai nien kùme ñawe, pi trawatrawa. 37. „Yo, pues, tengo buena hija“, dijo la traguatragua.
„Kùpalŋe mi ñawe“, piŋei. „Trae tu hija“, le fue dicho.
Puwəli ñi ñawe man kuq meu. Hizo llegar su hija con la mano derecha.
„Masiao ilochallwafue ŋei tami ñawe, weshá n·ùmùi mi ñawe“. Muy comedora de pescado es tu hija, mal olor tiene ella“.
38. Iñche kai nien kùme ñawe“. pi wilki. 38.Yo también tengo buena hija“, dijo el zorzal.
„Kùpalŋe mai ñi ñawe“, piŋei. „Trae, pues, tu hija“, le fue dicho.
Peñmaŋei, ùdeñmaŋei. Le fué mirada, le fué odiada.
„Wesha ñawe ta niekeimi. Re piru meu moŋekei mi ñawe“. „Mala hija tienes. Sólo de gusanos vive tu hija“.
39. „Iñche nien ŋa kùme ñawe“, pi wal·a. 39. Yo, sí, tengo buena hija, dijo la guala.
„Man kuq meu mai witrakənulpaqen“, piŋei. „Ven á presentármela con la mano derecha“, le fué dicho.
Fei púulu ñi ñawe, dəŋui: „A“, pi. Llegando su hija, hizo oir su voz: „Ah“, [46], dijo con voz alta, fina y lastimera.
Quien sabe, kùme ñawe nieperkei, bonito ŋei ñi mətrəmyekúpan. Elupaqen man kuq meu. „¡Ah! parece que es buena hija, bonito es su llamar al acercarse. Entrégamela con la mano derecha.
„¡Bueno! ká féi challwa n·ùmùn ŋei“. „¡Bueno! también tiene olor de pescado“.
Fei meu rakilŋetui. Por eso le fué reparada.
40. „Iñche ká fei nien kùme ñawe“, pi kaqe. 40.„Yo también tengo hija buena“, dijo el pato cague.
„Kùpalŋe mi ñawe kuq meu“, piŋei. „Trae tu hija, de la mano“, le fue dicho.
Puwəli ñi ñawe. Hizo llegar su hija.
„Shùŋekonpape mi ñawe“. Córrase acá tu hija.
Epe ayùŋefui. Wəñóùdeŋefui. Casi fué amada. (Sin embargo) también fué aborrecida.
„Fən· kuq ŋelaimi ñawe, nielai newen“, pi, „iñche femŋelafui ñi ñi kùme kure yem. „Sin carne tiene la mano tu hija, no tiene fuerza“, dijo, no era tal mi buena esposa, la finada.
41. „Iñche ká nien kùme ñawe“, pi kaukau. 41. „Yo también tengo buena hija“, dijo la gaviota.
„Kùpalŋe mai mi ñawe. „Trae, pues, tu hija.“
Puwəli ñi ñawe man kuq meu. Hizo llegarla con la mano derecha.
Lùqŋen meu ayùŋefui. Por ser blanca era querida.
„Moŋetulu ñi kure trokiurkeanchi kamù [47].“ Pareceráme estar viva otra vez mi esposa.
Witrakənuupui ñi ñawe, man kuq meu witrakənuupui. Epe lloumaŋefui fei ñi ñawe. Fei ñi lloumaŋeaqel man kuq meu, „kau kau kau kau kau kau“ pi; fei meu wəñóùdeñmaŋei. Pasó á pararse su hija, á la mano derecha (del joven) se paró. Casi se le hubiera aceptado su hija. Pero al momento que debía serle recibida con la mano derecha, dijo: kau kau kau kau kau kau; entonces posteriormente le fué aborrecida.
„Masiao dəŋufeŋerkei mi ñawe, iñche femŋelafui ñi kùme kure yem.“ „¡Ah! es muy habladora tu hija, yo, tal no fué mi buena esposa, la finada.
42. „Iñche kai nien kùme ñawe“, pi kəlenkəlen. 42. „Yo también tengo buena hija“, dijo el cola de palo“.
„Kùpalŋe mi ñawe“. „Trae tu hija“.
Puwəli ñi ñawe man kuq meu. Hizo llegar su hija con la mano derecha.
Fei ñi witrakənun man kuq meu, „kətrif, kətrif, kətrif“, pi kəlenkəlen. Cuando la puso parada con la derecha dijo la pajarita: kətrif, kətrif, kətrif.“
Fei meu wəñórakiñmaŋetui. Por ello se le fué reparada.
Iñche femŋelafui ñi kùme kure yem. Tal no era mi buena esposa.
Ayépəle yetuŋe mi dənufue wedá ñawe“. Llévala otra vez para allá tu mala hija habladora”.
43. „Iñche kai nien kùme ñawe“, pikei peshid [48]. 43. „Yo también tengo buena hija“, dice la perdiz.
„Kùpalŋe ñi ñawe“, piŋei.
Man kuq meu witrákənupuwəli ñi ñawe. Fei meu, nùmealu ñi kure tichi epu wentru, mùchai məten panpanùi, lefí, məpùi, fentren lofo kam. „Trae tu hija”, le fue dicho.
Fei meu: „Iñche femŋelafui ñi kùme kure yem. ¿Chem duamafiñ? Lofa təfa. Cheu ñi amun amutupe mi ñawe“, pi. Teniéndola cogida con la mano derecha pasó á presentarla. Cuando entonces estos dos hombres fueron á recibir su esposa, ella en el acto se elevó y batiendo las alas huyó, tan loba como era.
44. „Iñche kai nien kùme ñawe“, pi traŋiren [49], „doy fùchai“. 44. „Yo también tengo buena hija”, dijo el albatrós, „es mas grande”.
„Kùpalŋe mai“, piŋei „Tráele pues”, le fué dicho.
Man kuq meu wəlpui ñi ñawe. Con la mano derecha entregó á su hija.
„Iñche duaməñmalaimi ñawe: waiki felei tañi wən· tami ñawe“, piŋei. „Ayépəle yetuŋe tami traŋiren wedá ñawe.“ „Yo no te quiero tu hija: ella tiene la boca como una lanza”, le fué dicho. „Llévala otra vez para allá á tu mala hija de traŋirén.
47. „Iñche kai nien kùme ñawe,“ pi waqda. 47. „Yo también tengo buena hija“, dijo el cuadrado.
Kùpalŋe mai ñi ñawe“. Trae, pues, tu hija.
Petu ñi wəlpunon ñi ñawe peñmaŋei məten; ùdewəlmaŋei ñi karùchallwatuken meu. Antes de entregarla (su padre), le fué vista no más y le fué aborrecida por comer pescados crudos.
Iroichallwaŋei ñi ñawe“, pi. Tiene olor rancio de pescado (crudo) tu hija“, dijo.
48. „Fei meu kiñe mari tripantuai pun· ¿Chumafuiyu kam? 48. Entonces durará diez años la noche. ¿Qué habríamos de hacer?
Amuaiyu mai n·ome l·afken·. Vamos, pues, al otro lado del mar.
N·ome l·afken·, piam ŋa [50], moŋéputukei, piam, l·alu: peputuafúiyuchi mai kure. Al otro lado del mar, dicen, viven los muertos que llegan allí: tendríamos que encontrar, pues, allí otra vez á nuestras esposas.
49. Fei meu miawí ká wentru, n·ome l·afken·che; embárcakiawi. 49. Entonces andaba allí otro hombre, gente del otro lado del mar; andaba embarcado.
Mətrəmfiŋu: Fei meu tripai tichi embarcakiaulu. Lo llamaron. Entonces salió (á tierra) aquél que andaba embarcado.
„N·ontuyáqen [51] mai“. „Pásame, pues, al otro lado.“
„¿Chem kam kulliaqen?“, pi. „¿Qué me pagarás?“, dijo.
„N·ome l·afken· mai, peputuli ñi kure mai, fei meu mai eluaqeimi“. „Al otro lado del mar, pues, cuando encuentre allí mi esposa, entonces, pues, te lo daré“.
50. Amuiŋu. Triparpuiŋu. Se fueron. Allá se desembarcaron.
„Fei meu entregalan ñi kure mai“, fei piŋei tichi n·ontuye. „Entonces me entregarás mi esposa“, fué dicho al balsero.
¿Chumaiyu kam ŋa təfa? Kake wentru ŋa kureñmarkeéneu ñi kure“, pi. „¿Qué haremos aqui? Es que otros hombres se nos [52] han casado con nuestras mujeres“, dijo.
Fei meu kiñe ina: „Chumaiyu? deuma kureyeñmarkeel ñi kure? En seguida: „Qué haremos, ya que hay quienes se nos han casado con nuestras mujeres?
En fin, gracias ñi n·ontupafiñ“. En fin, gracias por haberme balseado“.
„Pepanulu kam mi kure, cofralaiaimi. Pepafulmi kure, cofraiafeimi. Puedelai ñi cofraiafiñ“, pi. „Nienulu kam remedio, perdonaiaimi“. „No habiendo (tù) encontrado tu mujer, no te cobraré. Si la, hubieses encontrado, te habría cobrado. No puedo cobrarte”, dijo. „Pues que no hay remedio, te perdonaré.
51. Ŋenó kure məlepui. Pelai ká domo. Conformaukənui. 51. Quedáronse allá sin esposas. No encontraron á otra mujer. Se conformaron.

7. Dios se lo pague,
referido por Domingo Segundo Wenuñamko de Maŋolwe
(Misión de Panguipulli)

1. Fei meu məlefui kùla péñiwen. 1. Entonces éranse tres hermanos.
Tripaiŋn kùdawalu. Salieron á trabajar.
Koniŋn kiñe fùchá mawida meu. Entraron en una selva grande.
Raŋiñ chi fùchá mawida meu wədawiŋn [53]. En medio de ella se separaron.
Pepui eŋn kùla rəpù; kishuke inаfіŋn chi rәрù. Dieron allí con tres caminos; los siguieron, tomando cada uno otro camino.
Fei meu fei piwiŋn: „Ká mel trawǝpatuaiñ mai fa meu, kùme iawəlíiñ“, piŋn. Entonces dijeron entre sí: En un año nos reuniremos, pues, otra vez aquí, si viajamos con felicidad“, dijeron.
2. Inan wentru inai chi man meu məlechi rəpù, chi raŋiñtu wentru inai raŋiñtulechi rəpù, chi wənen inai chi welelechi rəpù: cheu ñi peaqel eŋn kùme kùdau, ñi kùme patron maiaqel chi. 2. El más joven de los hombres siguió el camino que había á la derecha, el segundo el camino del medio, el mayor el de la izquierda: por si encontrarían buen trabajo en un lugar y obtendrían un buen patrón.
3. Fei meu chi inan pepui kùme patrón, puwí kiñe fùchá wiŋka meu. 3. Entonces el más joven encontró á un buen patrón, llegó á (casa de) un extranjero viejo.
Chi fùchá wiŋka kishulefui ñi ruka meu. El estaba solo en su casa.
Fei meu puwí, „mari mari“ pifí chi fùchá wiŋka. Llegó y le dijo: „Mari Mari[54]
„Mari mari, fochəm“, piéyeu. Mari mari, hijito, le contestó (el otro).
Fei meu ramtutuéyeu ñi moŋen che ŋen, kam ñi l·á ŋen. En seguida le preguntó si era un vivo, ó un muerto.
4. „Moŋen che mai iñche“, pi, „kintukùdauken mai, kùpan. 4. „Gente viva soy, pues, yo“, dijo, „busco trabajo, pues, por eso vengo.
„Inei no rume mai kùpakelai fa meu“, piéyeu chi fùchá wiŋka. „Nadie, pues, suele venir acá“, le dijo el extranjero anciano.
„Ñi pofreŋen meu mai kùpan kintukùdaupeyel“, pi. „Cheu ñi məlen che, pean kùdau, pin; fei meu inapafiñ təfachi rəpù“, pi. Dijo (el otro): „Por ser pobre, pues, he venido á buscar trabajo. Donde haya gente, encontraré trabajo, pensé; por eso he seguido este camino.
Fei meu: „Iñche nien kùdau, piéyeu; „nien mai mufùn ofida, fei mai cuidalaqen“. Entonces le dijo el anciano: „Yo tengo trabajo“; tengo algunas ovejas, ésas, pues, me las cuidarás“.
5. Fei wùn·mapui. 5. Entonces pasó allí la noche.
Liwen „almorzakənuaimi,“ piŋei. „Nùaimi kiñe pichi furru“, piŋei chi wentru. En la mañana se le dijo: „almorzarás primero“, se le dijo, „Cogerás un burrico“, se le dijo al hombre.
Fei meu nùi chi furro wùn·man meu, nentui ñi corral meu ofida, yei. Entonces cogió el burro al amanecer, sacó de su corral las ovejas y las llevó.
Tùŋlai chi ofida, amulei məten. No se paraban las ovejas, caminaban no más.
Pichike ùtátuyekoumei [55]. Seguían andando y pastando un poco.
Femŋen konpui kiñe l·eufù meu. Así se acercaron á un río.
Felen weyeltəkuyewiŋn, n·oíŋn n·ome. Todas á una se echaron á nado y pasaron al otro lado.
6. Fei meu chi cuidapelu animaulai, ñi inaiaqel ofisha; masiao witrunŋefui chi l·eufù, mollfùñ femŋechi kelùi. 6. Entonces el cuidador no se animó á seguirles; era muy correntoso el río y rojo como la sangre.
Fei meu ùŋəmi ñi ofida kom antù. Esperaba sus ovejas todo el día.
Chi ofisha wəñomei rupan antù; wall felen n·oyerpatuiŋn. Las ovejas regresaron por la tarde, y pasaron otra vez todas juntas al lado de acá.
Féola kechatui ñi ofisha, akultui ñi patron meu. Después las arreó y las trajo otra vez á donde su patrón.
7. Fei meu fei ramtutuéyeu ñi patron, cheu ñi ŋemen. 7.Entonces le preguntó su patrón, á dónde había ido.
„N·oí mai kiñe l·eufù meu chi ofida“, pi, „fei meu llùkan iñche ñi n·oaqel, masiao trùmiñkəlei [56] chi l·eufù, kelùi“. „Pasaron un río las ovejas“, dijo, „entonces tuve miedo de pasar yo, es muy oscuro el río, rojo es“.
8. „Déuma mai serfien kiñe tripantu“, piéyeu. „¿Chiem [57] ayùimi ñi kulliafiñ? piéyeu. „Plata, kam kullin“, piŋei, „kam Dios se lo pague?“ 8. „Ya me has servido, pues, un año“, le dijo (el anciano). „¿Qué quieres que te pague?“, le dijo. ¿Plata ó animales“, le fué dicho, „ó un „Dios se lo pague?
„Ayùn mai plata“, pi chi wentru. „Quiero, pues, plata“. dijo el hombre.
Bueno! eluaimi mai plata“, piŋei. „Bueno! te daré, pues, plata“, se le dijo.
Fei meu eluŋei chi plata, kiñe almur. Entonces recibid la plata, un almud.
Wùn·man meu məten wəñomei; amutui ñi mapu meu, ùlmenŋepui ñi mapu meu. Luego al amanecer regresó: volvió á su tierra y llegó a ser un rico en su tierra.
9. Fei meu chi ká raŋiñtu wentru wəñomei; cheu ñi wədamoyùm ñi peñi akutui. 9. Entonces el segundo (de edad) también regresó: á donde se habían separado (de él) sus hermanos, volvió a llegar.
„Fei təfachi rəpù meu amui ŋa ñi peñi“, pi. „Inaian ñi peñi“, pi. Por estos caminos se fueron mis hermanos“, dijo. „Seguiré á mis hermanos“, dijo.
Fei meu „Inaiafichi man rəpù“. Después dijo: „Voy á seguir el camino de la derecha.“
10. Amui ñi amumoyùm ñi peñi, ká puwí chi fùchá wiŋka meu. 10. Fué por donde se había ido su hermano y también llegó á casa del extranjero anciano.
Trawautrawautuñmapufí [58] ñi wəl·ŋiñ, fei meu tripatupaéyeu. Golpeó á su puerta; entonces el anciano salió á su lado.
„Mari mari“, pifí wəla. Mari mari“ le dijo entonces el joven.
„Mari mari, fotəm“, pi. „¿Moŋen che eimi, kam l·á che?“, ramtuŋei chi pofre. Mari mari, hijo“, contestó. „¿Eres tú un vivo ó un muerto?“, fué preguntado el pobre.
Fei meu fei pi: „Moŋen che mai iñche. Fau mai kùpai ñi peñi kintukùdaupelu, fei mai inapan. Entonces dijo: „Soy un vivo, pues. Aquí vino mi hermano en busca de trabajo, á ése, pues, le he seguido acá.“
Wəñopai mai kuifi“, piŋei. „Hace tiempo que ha regresado de aquí“, dijo.
„Iñche mai wedá patrón pen, kulliŋelan ñi kudau mu“, pi. „Yo, pues, encontré un patrón malo, no se me ha pagado por mi trabajo“, dijo.
„Iñche mai kùdauelaqen ká“, pi chi fùchá wiŋka. „Nien mai mufùn ofisha, fei mai cuidalaqen“, pi. „Para mí, pues, trabajarás también, dijo el extranjero anciano. Tengo algunas ovejas, ésas, pues, me las cuidarás“.
„Feyərke mai“, pi. „Está bien, pues“, dijo.
„Liwen mai witraiaimi; pichi ikənolmi, fei nùaimi chi furro“, piŋei. „De mañana, pues, te levantarás y después de comer algo, cogerás el burro“, le fué dicho.
11. Wùn·malu witrai liwen, deumai ñi iaqel, i, fei amoi. 11. Al amanecer se levantó temprano, hizo su comida, comió, después se fué.
Nùmei ñi furru, shillawí, nentui ñi ofisha, amoi. Pasó á coger su burro, ensilló, sacó sus ovejas y se fué.
Inaniei ñi ofida, ùtanùtalai, amulei məten. Seguía á sus ovejas, las cuales no pacían bien, sino que caminaban de continuo.
Katrùtukeufí [59]; ayùlai ñi witrakənuwaqel, amulei məten. Las atajaba; (pero ellas) no quisieron pararse, seguían caminando no más.
12. Femŋen puwí chi l·eufù meu. 12. Así llegaron al río.
Felen weyeltəkuyewiŋn. Juntas se echaron á nado.
Fei meu ká animaulai chi wentru. Entonces tampoco se animó el hombre.
Fei meu məlewepui kom antù. Quedóse allí todo el día.
Rupan antù wəla wəñometui chi ofida kidu, akutui chi l·eufù meu, felen n·oyepatui. Sólo después de pasado el día se volvieron voluntariamente las ovejas, llegaron otra vez al río y pasaron juntas.
Féola kùpaltui ñi ofisha, puutui ñi patron meu. Ahora trajo sus ovejas (y) llegó otra vez á donde su patrón.
13. „¿Cheu ŋemei ñi ofida?“, piéyeu. 13. „¿A dónde fueron tus ovejas?“, le dijo (éste).
„Kiñe l·eufù meu mai n·orpui“, pi; iñche mai pepí n·olan, llùkan ñi n·oaqel“, pi. „Un río, pues, pasaron“, dijo; „yo no pude pasar, tuve miedo de pasar, dijo.
„Fei meu deuma mai cuidalen ñi ofida kiñe tripantu“, pi. „Entonces ya me has cuidado, pues, mis ovejas un año“, dijo (el anciano).
Ramtutuŋei chem ñi ayùn. Se le preguntó (al joven) qué cosa quería.
„Ayùn mai plata“, pi. „Plata quiero, pues“, dijo.
Fei meu eluŋei kiñe almur plata. Entonces recibió un almud de plata.
Wùn·man meu kùpaltui ñi almur plata, amutui ñi ruka meu. Al amanecer se llevó su almud (lleno) de plata (y) se volvió á su casa.
Fei meu ŋillai kulliñ, fill kulliñ, kùme ruka deumai, ùl·meni. Entonces compró animales, de toda clase, se hizo una casa bonita, era un rico.
14. Fei meu chi kaŋelu masiao wedalkaiawí, pelai kùdau. 14. Entretanto al tercero le iba muy mal en su viaje, no encontró trabajo.
Rupai itrokom mapu, re wedake patron pei. Pasó por todas partes, no encontró sino patrones malos.
Afelúulu wəñomei. Fei kùpatui. Aburrido regresó. Así vino.
Akui chieu [60] wədamoyùm meu ñi pu peñi. Llegó (al lugar) donde se habían separado sus hermanos.
„Fei təfachi rəpù mai ŋa inai ñi peñi. ¿Chumiawí chei ñi pu peñi? Ñi wəñomen [61] chei? Inaiafiñ təfachi rəpù meu man amulu“. „Estos caminos, pues, los siguieron mis hermanos. ¿Cómo les habrá ido en su viaje? Si habrán regresado ya? Les seguiré en este camino que va para la derecha.
15. Wefpui chi fùchá wiŋka meu. 15. Salió donde el extranjero anciano.
Fei meu trawautrawautuñmapufí ñi wəl·ŋiñ ruka. Entonces dio repetidos golpes en la puerta de su casa.
Tripapai chi fùchá wiŋka. Salió fuera el extranjero anciano.
„Mari mari“, pifí. Mari mari“, le dijo.
„Mari mari, hijo“, piéyeu chi fùchá wiŋka. „¿Moŋen che, kam l·á che eimí?“, ramtuéyeu. Mari mari, hijo“ le dijo el extranjero anciano. „¿(Eres) un vivo ó un muerto tú?“, le preguntó.
„Moŋen che“, pi. Ká mel mai wədai ñi pu peñi; fei mai ñi wəñopan chi, kam cheu ñi miawn chi, fei mai inapan“, pifí chi fùchá wiŋka. „Soy un vivo“, dijo. El año pasado se separaron mis hermanos de mí; para saber, pues, si habrían regresado ó dónde andarán, les he seguido acá“. dijo al extranjero viejo.
16. „Fau mai ŋepai epu wentru, fùchá kuifi mai wəñopaiŋu, kiñeke tripantu mai kùdawelpáneu mai iñche, amutuiŋu“, piéyeu. 16. „Aqui vinieron dos hombres, se han retirado hace mucho tiempo, cada uno trabajó un año aqui, y se fue“, le dijo [62].
„Fei meu iñche kai eluaqen kùdau, ayùfun ñi kùdawaqel“, pi təfeichi pofre wentru. „Entonces dame también trabajo á mí; quisiera trabajar“, dijo ese hombre pobre.
Fei meu „Kùdawaimi“, piéyeu. „Nien mufùn ofisha, fei məten mai cuidalŋeken. Cuidalan mai ñi ofida“, piéyeu. „Wùle liwen ikənoaimi pichí“, piéyeu. Entonces le dijo (el otro): „Trabajarás. Tengo algunas ovejas, esas no más me las cuidan. Cuídame, pues, mis ovejas“. Mañana temprano comerás primero un poco.
Elukənuŋei ñi iaqel kom. Le dejaron entregado toda su comida.
17. Fei meu wùn·mai. Witrai liwen, afùmi ñi iaqel, ikənui. Nùi ñi pichi furro, shillawí, amui, yei ñi ofida. 17. Entonces amaneció. Levantóse temprano, coció su comida, se puso á comer. Después tomó su burrico, ensilló, se fué, llevó sus ovejas.
18. Chi ofisha amulei məten. Ñochi meu inaniekai ñi ofida. 18. Las ovejas caminaban no más; él les seguía con cuidado.
Femŋen puwí kiñe kelù l·eufù meu. Así llegaron á un río rojo.
Púulu chi l·eufù meu, weyeltəkuyewiŋn. Habiendo llegado al río, se echaron á nado.
Fei meu chi wentru iná weyeltəkuwí, n·orpui chi l·eufù meu. Entonces el hombre tras ellas se echó á nado y pasó al otro lado del río.
19. Chi ofida amulei məten n·orpulu. 19. Las ovejas seguían caminando después de haber llegado al otro lado.
Chi pofre wentru inániei məten ñi ofida, cheu ñi rumeaqel. El hombre pobre seguía no más á sus ovejas á donde fueran.
Fei meu puwí chi ká kiñe l·eufù meu. Feichi l·eufù liqkəlefui, ká fei meu felen n·orpui chi ofida. Entonces llegaron á otro río. Este río estaba blanco, también lo pasaron las ovejas juntas.
20. Təfeichi wentru inániei məten ñi ofida; llùkalafí chi l·eufù, masiao newénŋei chi l·eufù ñi witrunŋen. 20. Este hombre siguió no más sus ovejas; no temió el río, aunque su corriente era muy fuerte.
Felen ùtrəftəkuukəlei məten, ŋillatuñmaukəlei Dios meu, ñi kùme rumeaqel təfeichi l·eufù meu. Así como está se arroja adentro, se encomienda á Dios para atravesar bien este río.
21. Fei meu puwí ká kiñe leufù meu, allwe kallfùnkei chi l·eufù; ká felen n·oyepuichi ofisha. 21. Después llegaron á otro río, que tiraba á azul; otra vez pasaron juntas las ovejas.
Chi pofre wentru ká n·okai. El hombre lo pasó también.
Rəf ayùi, hasta cheu ñi amon ofida, ñi inánieafiel məten. Se propuso seguir á las ovejas á donde quiera que fueran.
Rumei kom təfeichi kùla l·eufù meu. Pasó todos los tres ríos.
22. Fei meu wəla kiñe lelfùn meu mekei ñi kewan epu toro, perpufi; amulei chi ofisha məten. 22. Después en una pampa peleaban dos toros, los vió al pasar, las ovejas seguían caminando.
Fei meu ká perfufí epu waka, ká mekei ñi kewan; amulei məten chi ofisha. Más allá vió dos vacas, que también estaban peleando; las ovejas seguían adelante.
Kiñe kechan ofisha ká pepui. Rəf fùchake kachu meu məlei təfeichi ofisha, welu re troŋlii. También vió un rebaño de ovejas. Estaban en un pasto realmente alto, pero todas eran flacas.
Fei meu məlefui ká epu karni, ká mekei ñi kewan; farfárkəlei mi arófùn [63]. Más allá había dos carneros que también peleaban; estaban vaporizando, tanto sudaban[63].
Fei meu ká doy ayeple məlei ká kiñe pichi kechan ofisha. Ŋelai kachu, re korelŋei. Fei təfichi ofida re fùchake motriñ. Más lejos había otro pequeño rebaño de ovejas. No había pasto allí, solamente arena. Todas ellas eran grandes y gordas.
23. Ñi ofisha amulei məten. Femŋen puwí cheu ñi kanshatuam wəla. Raŋiantùi. 23. Sus ovejas seguían caminando. Así llegaron adonde habían de descansar después. Era mediodía.
Fei meu məlefui məte kùmeke fishken. Allí había sombra muy refrescante.
Fei meu melárnaqpui ñi ofisha təfeichi fishken meu. Se echaron sus ovejas en este lugar fresco.
24. Pəllelefui kiñe pichi ko, chi iná meu, n·ometu chi pichi ko məlefui kiñe ruka, fei ñi wəl·ŋiñ meu witralefui kiñe chiñura, ka chi wenu aliwen rəf rùrùkùmekei chi shiwù. 24. Cerca había un arroyito. junto allí, al otro lado de la agüita, estaba una casa, en cuya puerta estaba parada una señora, y encima de un árbol hacían los gilgueros un verdadero bullicio con su chio-chio.
Chi pofre wentru ŋənéduami kom təfeichi wéshakelu, kom chem ñi pefiel, itrokom inápiukentəkuniei. El pobre se fijó en todas estas cosas y cuanto veía, todo le hizo mucha impreción.
25. Məlepulu peéyeu təfeichi señora; fei meu mətrəméyeu. 25. Estando allí le vió la señora, entonces le llamó.
Mətrəmelu meu n·oí chi pichi ko meu. Habiéndole llamado, pasó él al otro lado de la agüita.
Fei meu ramtutuéyeu, chumŋechi ñi kùpan: „Inei no rume mai akukelai fa meu. ¿Chumŋechi che eimi, moŋen che, kam l·aimi?“, piéyeu chi chiñura. Preguntóle ella, cómo había venido: „Nadie llega hasta aquí. ¿Qué gente eres tú, gente viva ó moriste?“, le dijo la señora.
„Moŋen che mai iñche“, pi. „Kiñe fùchá wiŋka mai eluéneu kùdau, pi. „Cuidalen təfa ñi mùfùn ofisha“, cheu ñi rumen inaniefimi məten, piéneu ñi patron; fei meu inaniepan ñi ofisha. „Un vivo. pues, soy yo“, dijo. „Un extranjero anciano me ha dado trabajo. „Cúidame estas mis pocas ovejas, sígueles no más adonde quiera que pasen“, me dijo mi patron: por eso las he seguido acá.
Fei meu: „Feyərke mai, pəñeñ! Iñche mai ñi pəñeñ təfeichi fùcha, Juanito piŋei; fei iñche ñi pəñeñ, piéyeu. Kùmei mai mi serfifiel“, piéyeu. Entonces: „¡Ah! asi es, pues, hijo. Hijo mío es ese anciano, se llama Juanito: él es hijo mío. Es bueno que le sirves“, le dijo.
Fei meu fentékənuéyeu [64] ñi dəŋuéteu. Después dejó de hablarle.
26. Wəñomelu chi señora meu, deuma rupan antù, akutui chi ofisha meu. 26. Retirándose de la señora, al inclinarse del sol, llegó otra vez á donde sus ovejas.
Fei witrayetui ñi ofida. Luego se levantaron sus ovejas.
Wəñomei chi ofida. Tomaron la vuelta.
Wall kùpatui, inápatui ñi rəpù, ñi rumemom. Juntas se vinieron siguiendo otra vez el camino por donde habían pasado en la ida.
Chi pofre wentru peyekùpakatufí kom chi kulliñ, kewákewaŋekafuiŋn. El pobre vió otra vez todos los mismos animales, que aún estaban peleando.
Fei meu ŋənékəno llùkakeufí [65]. Entonces á veces los temía.
Feichi kewapéluchi toro hasta pichurken tripai ñi məta meu, kùtral femŋechi; fei meu epeke llùkakekaufí. A los toros que peleaban les salían chispas de sus astas, como fuego; por eso casi les tenía miedo.
„Kùpatufeli meu mai təfachi illkunke toro, ¿chumpeafun kam? L·aŋəmpeaféneu mai?“ pi feichi pofre wentru.“ Si vienen donde mí estos toros furiosos, ¿qué haré? Me matarían, quizá?“, dijo el pobre.
Təfeichi ofisha amulekatui məten. Las ovejas caminaban sin detenerse.
Feichi wentru inániekai ñi ofida, akutui chi l·eufù meu, kom chi kùla l·eufù meu. Felen n·opayetui, femŋen akutui wəla ñi patron meu epe konn antù. El hombre seguía tras ellas, llegó otra vez al río, á los tres ríos. Pasó otra vez así como estaba y así llegó después á (casa de) su patrón, casi al entrar el sol.
27. Fei meu ramtutuéyeu tañi patron cheu ñi ŋemen ñi ofisha yeŋu. 27. Entonces le preguntó éste; á donde había ido con sus ovejas.
Rəf afmatulelu kom kimelfi chem kəfchi ñi pefiel. Verdaderamente asombrado le contó uno por uno cuanto había visto.
„Wǝne mai puun kiñe kelù l·eufù meu“, pi chi wentru. „Primero llegué aun río rojo“, dijo el hombre.
Fei meu pi chi fùchá wiŋka: Entonces dijo el huinca anciano:
„¡Ai! hijo“, piéyeu, „fei təfeichi kelù l·eufù chi allfùn che fei ñi mollfùñ, waqyùu mollfùñ kom chi che nielu kutran, fei mai təfeichi l·eufù. „¡Ai! hijo“, le dijo, „ese río rojo (es) la sangre de los heridos, sangre brotada de las narices, de todos los hombres que tienen enfermedades, eso significa este río.
¿Ká chem pefimi kai?“, piŋei chi pofre wentru. ¿Qué más has visto?“, le fue dicho al pobre.
28. „Ká puun mai ká kiñe l·eufù meu, liq l·eufù.“ 28. „Llegué también á otro rio, un río blanco.“
„Fei təfeichi liq l·eufù postemaŋelu chi che fei ñi trar, fei ñi kaqùl“, piéyeu ñi patron; fei kimfí ñi chumŋechi ko ŋen təfeichi l·eufù. „Ese río blanco es el pus de los enfermos que tienen postema y sus flemas“, le dijo su patrón; entonces supo qué tal agua era la del río blanco.
„Ká chem peimi, hijo“, piéyeu ñi patron. „Qué más viste, hijo“, le dijo su patrón.
„Ká kiñe l·eufù meu rumen“, pi, „allwé karùnkei“. „Por otro río pasé también“, dijo, „que es verdoso“.
„Fei təfei mai, hijo“, piéyeu „kowən· che ka merun“. „Este es, pues, hijo“, le dijo, „saliva de gente y moco“.
Fei meu kimfí təfeichi l·eufù ñi chumŋechi ko ŋen. Entonces sabía qué tal agua era la de este río.
29. Ká ramtuéyeu ñi patron: „Ká chem pefimi?“, piéyeu. 29. Preguntóle más su patrón: Qué otra cosa has visto?“, le dijo.
„Ká pepufiñ mai epu toro“, pi, rəf [66] mekei [67] ñi kewan“. „Ví allí también dos toros“, dijo, que estaban peleando furiosos.
„Fei təfei mai chi compádrewen, yeweunolu, kewaukei; fei mai təfei kewakewaŋei“, piéyeu ñi patron. „Ká chem pefimi?“, piéyeu. Esos son los compadres que no se respetan, se castigan, esos, pues, siempre tienen sus peleas“, le dijo su patrón. „Qué otra cosa has visto?“, le dijo.
„Ká pefiñ mai epu waka, ká mekei ñi kewan“, pi təfeichi pobre wentru. „Ví también dos vacas, que también estaban de pelea“, dijo el hombre pobre.
„Fei təfei chi yeweunóluchi comadrewen; fei ñi kewauken meu, fei meu mai fei kewamekei təfa yeŋn“, piéyeu ñi patron. „Esas son las comadres que no se respetan; porque pelean ellas entre si, por eso están de pelea aquellas vacas“, le dijo su patrón.
Fei meu: „Ká chem peimi?“, piéyeu. Entonces dijo: „¿Qué más has visto?“, le dijo.
„Ká mekei mai epu karni ñi kewan. Kiñe kechan ofida meu məlei chi epu karni; rəf fùchake kachuntuŋei; welu chi ofisha re troŋlii“, pi təfeichi wentru. „También dos carneros se llevaban peleando. Estaban ellos en un rebaño de ovejas; había pasto muy alto allí, pero las ovejas estaban flacas todas“, dijo este hombre.
30. Fei meu fei pi chi fùchá wiŋka: „Fei təfei mai chi pu ùl·men, compádrewen ñi kewauken meu. Fei meu femfemŋei ñi kewan təfeichi epu karni. Ka təfeichi ofisha, al·ùn ofisha, re troŋlii, təfeichi pu ùl·men rùkùŋeumelu, fei mai ñi ofisha təfei [68]. 30. Entonces dijo el extranjero anciano: „Estos, pues, son los ricos, compadres entre si, en sus peleas. A estos se asemeja la pelea de los dos carneros. Y las ovejas, las muchas ovejas que todas están flacas son los ricos tenaces, á saber las ovejas de ellos[68].
Pu pofre „fərenefqen“ piéyeu, „deŋdelen kiñe ofida, pikefoyéyeu [69] chi pofre; rulkelaiŋu. Los pobres les pedían favores; les decían: „Véndeme una oveja“, les habían dicho; pero no la pasaban.
Fei meu ñi rùkùŋen meu, ñi fərenenofiel meu pu kuñifal, fei təfeichi ofisha troŋliŋeumei, welu niefui al·ùn kachu, motrilai“, piŋei təfeichi pofre. Entonces por ser mezquinos, por no haberse compadecido de los pobres, esas ovejas están flacas, y aunque tenían mucho pasto, no han engordado“, se dijo al pobre.
Fei meu „féyərke mai“ pi. Entonces dijo él: „¡Ah! así es, pues“.
31. „¿Ká chiem pefimi?“, piŋei. 31. „¿Qué más has visto?“ se le dijo
Ká doy ayépəle pefiñ mai mùfùn [70]ofida. Ŋelai kachu, tafù felei ka re korelŋei; welu təfeichi ofisha rəf fùtake motriñ“, pifí ñi patron. „Más allá vi otras [70] ovejas. No había pasto (allí), era lo mismo que el suelo de la casa, y sólo arena había; pero estas ovejas eran todas grandes y gordas“, dijo á su patrón.
„Fei təfei mai, hijo“, piéyeu, „chi pu pobre, kùme piuke ŋelu. Chiemkùn fəkeñmaéyeu kakelu, ñi trùr pofre, rùkùkelai, rulkei [71]. Fei mai təfeichi mùfùn ofisha chi kùme piuke che kùf [72]“, pfŋei təfeichi pofre wentru; fei meu kimí. „Ellas, pues, hijo“, le dijo, „son los pobres, que tienen buen corazón. Lo que les pedían otros, pobres como ellos, no lo escatimaban, lo daban. Estas algunas ovejas, pues, son los hombres de buen corazón“ se le dijo al hombre pobre; entonces lo sabía.
32. Ká ramtumei: „¿Ká chiem peimi, hijo?“, piŋei. 32. Otra vez fué preguntado: „¿Que más has visto, hijo?“
„Cheu mai fentepui [73] ñi ofisha, fei meu məlerkei [74] kiñe ruka, məlerkei [74] kùmeke fishken, newé ŋelai kachu. „En el lugar hasta donde fueron mis ovejas, hay una casa y unas sombras de agradable fresco, pasto no hay mucho.
Fei meu wəla tùŋpui ñi ofisha. Allí entonces descansaron mis ovejas.
Mətrəméneu feichi chiñura. N·on mai chi pichi ko meu, pərpun chi kiñe pərawe meu, fei meu məlerkei wenu chi chiñura. Me llamó la señora (de la casa). Pasé, pues, al otro lado, de un agüita (que había allí), inmediatamente llegué a una escalera, allí estaba arriba la señora.
Fei mai ramtutuéneu ñi moŋen che ŋen kam ñi l·a ŋen. Ella, pues, me preguntó si era gente viva ó si era un muerto.
Fei meu fei pifiñ: „Moŋen che mai iñche. Kiñe fùchá wiŋka mai eluéneu ñi ofida ñi cuidalafiel; fei meu mai kùpan, inaniepan ñi ofida“, pifiñ chi chiñura. Le dije: „Gente viva soy, pues, yo. Un huinca anciano me ha dado sus ovejas para que se las cuide; por eso he venido, he seguido acá á mis ovejas“, dije á la señora.
Fei meu fei piéneu: „Feyərke mai, pəñeñ. Fei təfachi fùchá wiŋka mai iñche ñi pəñəñ. Feyərke mai tami patron“, piéneu mai“, pifí ñi patron. Entonces ella me dijo: „Ah! así es, hijo. Este huinca anciano es mi hijo. Ah! éste, pues, es tu patrón, me dijo“; dijo él á su patrón.
Fei meu fei piéyeu: „Fei lle mai tañi ñuke. Fei ñi duam məlen ta iñche. María piŋei mai ta təfei, tañi ñuke“, piŋei chi pofre wentru. A esto le dijo (su patrón): „Cierto que es mi madre. Por ella estoy yo. María se llama ella, mi madre“, se le dijo al pobre.
„Feyərke mai“, pi chi pofre. „Ah! así es. pues“, dijo el pobre.
33. „¿Ká chiem peimi?“, piŋei chi pofre. 33. „¿Qué más viste?“, se lo dijo al pobre.
„Chi iná ruka məleyei chi aliwen maməll, fei meu wenu rùrùkùmekei fentren shiwù, ká fei mai pefiñ“, pi təfeichi pofre. Junto á la casa hay unos árboles, en cuya cima meten una gran bulla con su chirrido muchos gilgueros, eso también lo vi“, dijo el pobre.
Fei meu fei piéyeu ñi patron: „Fei mai təfei chi pu angelito, nienulu chem dəŋu rume ñi píuke meu; l·alu, fei mai təfei məlepui feichi aliwen meu“. Le contestó su patrón: „Ellos, pues, son los angelitos que no tienen culpa alguna en su corazón: después de su muerte pasan á estar en estos árboles“.
Fei meu kimfí ñi chiemŋen kom təfeichi kulliñ, təfeichi ùñəm. Entonces sabía de que naturaleza eran todos estos animales y estos pájaros.
34. Kom nùtrameléyeu ñi patron. Masiao mañumi chi wentru, ñi kimelŋen meu kom təfeichi wéshakelu. 34. Todo se lo contó su patrón. Muy agradecido estaba el hombre, porque le enseñaron todas estas cosas.
Fei meu wəla ká ramtutuŋei chiem ñi ayùn, kam chi Dios se lo pague, kam almur plata. Después fué preguntado también qué quería, si un „Dios se lo pague“, ó un almud de plata.
Fei meu fei pi: „Ayùn mai Dios se lo pague“. Dijo él: „Un „Dios se lo pague“, pues, quiero“.
Fei meu fei piéyeu: „Dios mai ta kulliaqéimeu tañi serfimoéyùm [75]. Contestóle (el otro): „Dios, pues, te pagará que me has servido.
Fei meu: „Feyərke mai, fei mai ayùn“, pi chi pofre wentru, wəñomei felen məten. „Está bien; es, pues, lo que quiero“, dijo el hombre pobre y se retiró así como estaba.
35. Puutui ñi mapu meu. Ñi epu inan peñi fùchake ùl·men ŋei, ñi plata ñi eluéteu tañi patron meu; ŋillai kulliñ, deumai kùme ruka, fei meu kùme wentru ŋei. 35. Llegó otra vez á su tierra. Sus dos hermanos menores eran unos ricachones, por haberles dado su plata el patrón de ellos; habían comprado animales, hecho buenas casas, por eso eran gente bien puesta.
Fei meu ramtutuŋei cheu ñi kùdauken fentren tripantu. Entonces fue preguntado donde había estado en trabajo tantos años.
Fei meu: „Kùdaumen mai, eimn tamn kùdaumemoyùmchi fùchá wiŋka meu“, pi təfeichi wentru. A esto dijo el hombre: „Fui á trabajar donde el mismo huinca viejo á donde habíais ido á trabajar vosotros.
Fei meu fei piéyeu ñi peñi: „¿Chiem kai weumeimi?“, piŋei. Sus hermanos le dijeron: „¿Que cosa has ganado allí?“, se le dijo.
„Chiem no rume weumelan. Dios se lo pague mai ayùn, pifiñ tañi patron; fei meu: „Dios mai kulliaqéimeu tañi kùdawelmoéyùm“, piéneu, fei meu femŋechi məten kùpatun“, pifí tañi pu peñi. „No he ganado nada. Dije á á mi patrón que quería un „Dios se lo pague“; entonces él me dijo: „Dios te pagará que has trabajado para mí, después me vine así no más“, contestó á sus hermanos.
Fei meu: „Chumam leso ŋeimi, fəkelaimi plata?“, piŋei. „Məlei mi pofreŋeaqel məten. Iñchiñ iñ kùdawn meu, fei meu che ŋeiñ, féula niéiñ fill kulliñ“, piŋei chi pofre. Entonces se le dijo: ¿Para qué eres un leso, no has pedido plata. No te queda otra cosa que ser un pobre. Nosotros con nuestro trabajo nos hemos hecho ricos, ahora tenernos toda clase de animales“, se dijo al pobre.
36. Fei meu amutui al·ùtripa [76] ñi pu peñi meu. 36. Después se fué á (un lugar) lejos de sus hermanos.
Kureŋei. Kiñe pichi shuka meu məleiŋu. Rəf pofre ŋeiŋu. Se casó. En una casa muy pequeña vivían. Eran realmente pobres.
Fərenedəŋukefui ñi epu peñi meu: apochi dəŋun meu fəreneŋekefui pichike ketran. Pedía socorro á sus dos hermanos: con hablar mucho se le daba por favor un poco de granos.
„¿Chumam lesoŋeimi?“, piŋekefui? „¿Iñche ñi kudan meu kam moŋelnieuafuiñ?“, pikefoéyeu ñi pu peñi.“ „¿Para qué has sido un leso?“, se le decía siempre. „¿Yo con mi trabajo he de sustentaros?“, le solían decir sus hermanos.
Fei meu lladkùkefui, welu ŋillatuñmaukəlekefui Ŋənéchen meu. Solía afligirse por eso, pero siempre se encomendaba á Dios.
37. Fei meu káñpəle amui, kùdawi, ketrai. 37. Entonces se dirigió á otra parte, trabajó, barbechó.
Fei meu kiñe antù meu wewí kiñe acháwəll, ká antù meu ká wewí ká kiñe alka acháwəll. En un día ganó una gallina. el otro día un gallo.
Fei yetui ñi ruka meu. Fei məten niefui, doy nielai chem no rume. Los llevó á su casa. Eso no más tenía, fuera de eso no tenía absolutamente nada.
Welu Ŋənéchen peñieéyeu chumŋechi ñi parecemeken kom ke antù. Mas Dios le miraba como estaba padeciendo día por día.
Fei təfachi epu pofre kúrewen, rəf rumeñma pofre, niewelafuiŋu deumá ñi takuam, kom wərai ñi takuwe, ŋelafui doy chumŋechi ñi peaqel ñi takuam. Estos pobres esposos, de veras sumamente pobres, no tenían ya con que vestirse, sus vestidos estaban gastados todos y no había modo como encontrar vestuario.
Trufken meu iná kùtral umautukefui. En la ceniza, á orillas del fuego, solían dormir.
38. Fei meu fentren ñi parecemeken, femŋen kiñe antù akui kiñe ùl·men repente ñi ruka meu, kawellutu pepaéyeu.
38. Estando él padeciendo tanto, un día llegó de repente un caballero rico á su casa, de á caballo le vino á ver.
Fei meu dəŋupaéyeu. Entonces le habló (aquél que vino).
„¿Kùmelkaleimi?“, pipaéyeu. „¿Estás bueno?“, le dijo.
„Kùmelkalen mai“, pi, lukutukənowí. „Sí. estov bueno“, dijo y se puso de rodillas.
„Fei meu: „Eluaqen mai ñi umaiam“, piéyeu chi ùl·men. „Dame, pues, alojamiento“, le dijo el caballero.
Fei meu fei pi: „Iñche mai pofre, Señor. Nielan chem no rume ñi ruka meu. ¿Chem kam ipeafuimi? Tié meu mai məlei ñi pu peñi, ùl·menŋeumei. Fei meu ¿chem meu amolaiaimi, Señor?“, pifí chi ùl·men. Entonces contestó: „Yo, pues, soy un pobre, Señor. No tengo nada en mi casa. ¿Qué cosa comerías? Por allá están mis hermanos que son unos ricos. ¿Por qué no te vas á casa de ellos, Señor?“, dijo al caballero.
Fei meu chi ùl·men: „Inche ayùlan feyeŋn meu ñi uñmaiaqel“, pi chi ùl·men. „Eimi mi duam kùpan“, piŋei chi pobre wentru. A lo cual contestó el caballero: „Yo no quiero alojarme donde ellos. Por causa tuya he venido“, se dijo al hombre pobre.
„Feyərke mai!“ pi. „Está bien, pues, dijo éste.
Ñi kure pepí witralai, ñi yewen iná kùtral ñi kùpan, troŋewelai, kom trayaŋkəlewei. Su mujer no pudo levantarse, tenía vergüenza de venir á orilla del fuego, porque su vestuario ya no estaba tupido, todo estaba, transparente.
Fei meu yewéntəkuwi, chalilafí rume feichi ùl·men, kishu chalimeéyeu, mankuqlmeéyeu. Por eso tuvo vergüenza; nó saludó siquiera al caballero, él mismo fue á saludarla y pasarla la mano.
39. Fei meu təfeichi wentru: 39. Después dijo el hombre á su mujer.
„¿Chumafuiyu kam?“, pifí ñi kure. „Ayùi ñi uñmaiaqel fa meu təfachi ùl·men. L·aŋəmelafiyu mai kiñe acháwəll. ¿Chem kam iafui?“, pi təfeichi pofre wentru. „¿Qué se podía hacer? Quiere alojarse el caballero aquí. Le mataremos, pues, una gallina, ¿Qué comería?“, dijo el hombre pobre.
Fei meu inai ñi acháwell, ñi núaqel, ñi l·aŋəmelafiel chi ùl·men. Después siguió á su gallina para cogerla y matarla para el caballero.
Fei meu chi ùl·men ramtutuéyeu: Entonces le preguntó éste:
„¿Chumaqel inaiawəlimi tami acháwəll?“, piéyeu. „¿Por qué persigues tu gallina?“. le dijo.
„Eimi mai ñi eluafiñ. ¿Chem kam iafuimi təfachi pun·? Nielan doy chem no rume“, pi chi wentru. „Para dártela á ti, pues. ¿Qué comerías esta noche? No tengo otra cosa más, dijo el hombre.
40. Ŋəñikəno meu nùi ñi acháwəll; fei meu l·aŋəmfi, lawəmfi, ka anùntəkui ñi challa, afùmi ñi acháwəll. 40. Sin más aprehendió su gallina; después la mató, la peló, puso su olla al fuego y coció su gallina.
Fei meu: „Iñche ñi iaqel ŋele, iñche mai ikelan, re mai chi orken [77] iaqel fei meu moŋeken“, pi chi ùl·men. „Kiñe rari meu anùkənuafimi kiñe pichi waŋku meu“, piéyeu tichi ùl·men. Entonces dijo el caballero: Si ha de ser para mí la comida, yo, pues no como, solamente del perfume de la comida vivo yo. En un plato lo dejarás sobre un banquillo“, le dijo (también).
41. Afùmlu ñi acháwəll elí kiñe waŋku, fei meu elí ñi l·á acháwəll, felen mai, mallúkəno. 41. Habiendo cocido el pobre su gallina, puso un banquillo y allí dejó su gallina, entera y cocida como estaba.
Chashi məten təkulelfi. Solamente sal le puso.
Fei meu fei pifí chi ùl·men: Después dijo al caballero:
„Təfa mai iŋe. Doy ŋelai mai chem no rume, ñi təkulelafiel; fei meu mai perdonaiaqen, pofre kam iñche“. „Aquí come pues. No tengo nada más que dar con esto; por eso me perdonarás, pues que soy pobre“.
Fei meu chi ùl·men: Entonces dijo el caballero:
„Fei meu mai elfiŋe mǝten“, pi“; „kalli fishkùpe. Iñche mai təfeichi kuyann iaqel məten iken. Fei meu elkənuafimi məten“, piŋei chi wentru. „Rupan kuyuanùle, fishkùle, fei ituafimi eimi“, piéyeu chi ùl·men. „Ponla ahí no más; déjalo enfriarse. Yo no como sino el vaho de la comida. Por eso déjalo puesto no más“, se le dijo al hombre. Cuando ya no echa vaho y se ha enfriado, lo comerás tú“, le dijo el caballero.
Fei meu fishkùlu, fei itui ñi ilo acháwəll. Habiéndose enfriado, comió el pobre la carne de su gallina.
Fei meu rakiduami: „Chumŋechi che ŋeperkei kam təfachi ul·men? Ikeərkelai“, pi ñi rakiduamn pon·wi píuke [78]. Entonces pensó: „¿Qué tal gente será este caballero? De veras, no come“, pensó en su corazón[78].
42. Fei meu pun·malu, chi ùl·men elwí wekun, chi epu pofre che umaquaqiŋu. 42. Al anochecer, el caballero se alojó afuera, los dos pobres se durmieron.
Fei ñi pelonon peloi wùn·man meu wəla [79]. No recordaron antes de amanecer [79].
Pelolu məlei kiñe kùme kawitu meu, kùme ruka, kùme cocina ka kiñe ruka ellkaupéyəm, apolei itrofill pùlku meu, re kùmeke pùlku, ka, kiñe acháwəll ñi umapéyəm apolei. Al despertar estaban en un catre bueno, había una casa bonita, lo mismo una cocina y una casa para guardar cosas, que estaba llena de diferentes licores, todos de buena clase, y un gallinero estaba lleno (de aves).
Itrofill ùñəm elelŋei, ganzo, pafo, pato, re kishuke, fentrekei. Toda clase de aves se les había puesto allí, ganzos, pavos, patos, cada clase aparte, tantos había.
Kulliñ, kiñe fùchá malal, waka, kakeume kulliñ, re kishuke, elélŋei feichi pun·. Animales, un gran corral, vacas y toda clase de animales, separados por su clase, habían sido puestos para ellos esta noche.
Təfeichi pofre ñi ruka milla ventana ŋei, ka ñi wəl·ŋiñ ká fei ñi kawitu, itrofill, mesa, ñi ikeam, kom chi wéshakelu duamyepeyel in meu, ka kom wéshakelu duamyepeyel kùdau meu, rəf chem no rume faltañmalai. La casa de este pobre tenía las ventanas de oro, lo mismo la puerta, su catre, todito, la mesa para comer, todos los útiles que sirven al comer, y había todos los utensilios para el trabajo, realmente nada les faltaba.
Che, kom, elélŋei ñi serfiáteu; ñi afùmeláteu, ñi kùdaweláteu, ñi cuidaláteu ñi kulliñ niei təfeichi pofre wentru. Gente, todo, se le había puesto para su servicio: tenía el hombre quienes le prepararan la comida, quienes le trabajaran, quienes le cuidaran sus animales.
Féola ñi kulliŋen ñi kùdawelmofiùm chi Juanito piŋechi fùchá wiŋka. Ahora se le pagaba por haber trabajado para el anciano huinca, llamado Juanito.
Fei meu eluŋei kom təfeichi kulliñ. Entonces se le hizo entrega de todos estos animales.
Ñi wəl·ŋiñ ruka meu elélŋei kiñe papel ñi ùi eŋu təfeichi fùchá wiŋka: femŋechi ñi kudau meu ñi eluŋen kom təfeichi kulliñ, təfeichi ruka, kom wéshakelu, ñi kimŋeam chem no rume ñi nùñmanoéteu kaké che, fei meu elélŋei chi chillka ñi wəl·ŋiñ ruka meu. En la puerta de su casa, se le colocó un papel con el nombre del anciano huinca: según el cual en pago de su trabaja se le daban todos estos animales, la casa y todas las cosas; para que conste que otra gente no podía quitarle nada, con este fin se lo dejó la escritura en la puerta de su casa.
43. Wùn·man meu, féola nùtramkaéyeu təfeichi ùl·men. 43. Al amanecer conversó con él el caballero.
Fei piéyeu: Le dijo:
„Eimi mai kullilmeqen, piéneu tami patronyeuye. „Aquél á quien habías tenido por patrón me encargó que yo fuera á pagar por él [80].
Fenten tami parecemeken meu tami pu peñi fərenelaqéimeu; fei meu fei tañi kom kulliñ em kom eimi tocatuaimi təfa", piŋei; „mi fərenenoéteu meu, fei meu ta trewaŋetuai. En tus grandes padecimientos tus hermanos no tenían compasión contigo; por eso todos los animales que eran de ellos á ti te tocarán en adelante", se le dijo; „porque no se han compadecido de ti, volverán ellos á ser pobres.
Fei meu mai werkùŋen iñche. Chi Dios se lo pague ayùn meu, fei meu féola tami kulliéteu taDios. „Eimi mai elumefiŋe“ ñi piŋen meu [81] fei meu ta kùpan eimi tami elelpaiafiel kom kulliñ, kom wéshakulu, tami cheŋeam“, piŋei mai chi pobre wentru. Para eso, pues, he sido enviado yo. Porque querías el „Dios se lo pague“, ahora es Dios quien te paga. A mí se me ordenó que fuera á dártelo [81], por este motivo he venido á dejarte todos los animales y todas las cosas para que te hagas rico“, se dijo, pues, al hombre pobre.
44. Fei meu: „Feyərke mai! gracias mai!“, pi. 44. A lo cual contestó: „Ah, así es pues! gracias, pues!“.
„Déuma mai kom elelpaeimi. Tuntépun mi moŋen cheŋeaimi. Dios tami mañuméteu meu, fei meu mai iñche ta werkùŋen“, piéyeu chi ùl·men. Amutuan mai. Fei meu məten mai kùpafun. Nentulmean kiñe mesa fa meu“, piéyeu. „Ya te lo he entragado todo. Mientras vivas, serás rico. Porque Dios quiso recompensarte, he sido enviado yo“, le dijo el caballero. „Me voy, pues, otra vez. Para eso no más había venido. Ve á sacarme una mesa acá“, se le dijo.
45. Fei meu nentumei chi mesa wekun, raŋiñ chi lepùn fei meu elpui ñi mesa. 45. Luego fue á sacar fuera la mesa y la puso en el medio del patio.
Fei meu chi ùl·men mətrəmfi trùreŋu chi epu pofre, mankuqəltufí. Entonces el caballero llamó á los dos pobres igualmente y les pasó la mano.
„Amutuan mai! Iñche mai angel. Dios tañi werken iñche. Pəratuan wenumapu“, pifí chi epu pofre kúrewen. „Me voy, pues! Yo, pues, soy un ángel, soy un mensajero de Dios yo. Subiré otra vez al cielo“ dijo á los dos eposos pobres.
„Feyərke mai“, piŋu; rəf l·aŋei ñi mañumn ñi repente nùnien eŋu fill kulliñ. „Ah! así es“, contestaron: ellos quedaron en verdad como muertos, en su gratitud porque de repente poseían tantos animales.
46. Fei meu chi caballero witrákənowi wente mesa meu; mùchai məten kiñe konowí, məpùi, pərputui wénumapu. 46. Después, el caballero se puso parado encima de la mesa: al instante se transformó en una paloma, se voló, fue en derechura al cielo.
Fei meu wəla təfeichi epu ùl·men em pofreŋewetui. Luego después los dos que habían sido ricos volvieron á quedar pobres.
Kùpù-meachawəlln meu konpui. Ñi peñi fei meu lloufí, kake kùdau meu lloulafí ñi wedañmaŋefuel meu ñi peñi eŋu. Entraron al trabajo de sacar el estiércol del gallinero. Su hermano los aceptó para eso, para otros trabajos no los admitió, porque habían sido malos sus hermanos.

8. El chingue machi.

Referido por Domingo Segundo Wenuñamko de Maŋolwe
(Misión de Panguipulli)
1. Traru, piam, kutráñmawi [82] kutrani ñi kure; amoi machipialu. 1. El traro, dicen, tenía un enfermo, se le enfermó su mujer; por eso fué á tratar con el machi.
Trawəfi rəpù meu kiñe shañi, chi shañi ramtutufí cheu ñi məlen machi. „Kiñe fùchá machi məlei“, pi traru, pifí shañi; „fei meu amualu iñche, ñi kintuafiel“. En el camino se encontró con un chingue, al cual preguntó dónde estaba el machi. „Hai un gran machi, dijo el traro al chingue; á casa de él quiero ir yo, para buscarlo.
2. „Iñche mai ta machi“, pi ta shañi. 2. „Yo, pues, soy el machi“. dijo el chingue.
Fei meu máchipifi, elufí kiñe llochokon kafisatu, fei meu máchipifi. Yemefí chi machi. Entonces negoció con él, le dio un cabestro colchado, entonces lo contrató. Trajo al machi.
3. Fei meu akui ñi ruka meu tichi kutran. Anùñmafí chi kutran, malùfí; fei meu: 3. Entonces llegó éste á la casa de la enferma. Se sentó á su lado, la examinó; después le dijo:
„Tunten kutran nó“, pifí. „Tripamom mai wekun kom“, pifí chi ŋen· ruka, „femechi mai machituken. „Mucha enfermedad nó. „Habiendo salido todos afuera“, dijo al amo de la casa, „así hallo mi curación.
4. Fei meu tripai chi kom, wechod ruka meu lelínieŋei. Kimí. Nùlákənumefi kiñe wechod [83] ñi tripaiam. 4. Entonces salieron todos, por una abertura fué observado. Lo sabía. Hizo también una abertura [83] para salir.
5. Machitukei mai: rùŋkùkontuiawí, repente itrùrùkefi [84], ŋəréukətuyefi. 5. Está, pues, machitucando; siempre á saltos se acerca á la enferma y se retira; de repente la soba, la comprime.
Fei meu „¡Ananai!“, pi chi kutran. Entonces „¡Ai, qué dolor!“ dijo la enferma.
„Fei pilaiaimi, atraŋei“, pi. „No digas eso, es malo“, dijo el chingue.
Repente rùŋkùtripai wechosh meu, perkùñmakənufí chi kutran Fei meu l·ai chi kutran. De repente de un salto salió por la abertura y tiró un pedo á la enferma, que murió en consecuencia.
6. Chi kakelu məlei wekun. Allkùwelafí ñi eyùtun ti kutran. Chi machi rume dənuwelai. 6. Los otros estaban afuera. Ya no oyeron el gemido de la enferma. El machi no habló ya ni un poco.
Fei meu wəla konpatuiŋn, pepaiŋn ñi kutran, mal·ùpafiŋn: l·alewei deumá. Entonces entraron otra vez, vinieron á ver á su enferma, la tantearon: ya estaba muerta.
7. Fei meu ŋumaiŋn. 7. Entonces lloraron.
„Awùllaqéneu wedá machi! L·aŋəmmarkeéneu ŋa ñi kutran! Amuturkei ŋa wedañma. ¡Me ha hecho maldad el malvado machi. Me ha muerto á mi enferma. Ah, se fué el bribón.
(Ukəmfiñ machi ñi inaŋen). (He olvidado como se persiguió al machi).

9. Más vale maña que fuerza.

Fragmento de un cuento de orígen europeo referido por Domingo Segundo Wenuñamko
1. Məlei kùla péñiwen. 1. Eranse tres hermanos.
Fei meu, piam, kiñe ùl·men niei kiñe fùchá cosecha. Niefui meli lewa kachilla tichi ùl·men. Entonces, dicen, un rico tuvo una cosecha grande. Tenía cuatro leguas de trigo este rico.
2. Fei meu chi wənen amui kintukùdawalu chi ùl·men meu, allkùlu ñi məlen kùdau. 2. Entonces el mayor fué á buscar trabajo donde él, habiendo oido que había allí trabajo.
Fei meu puwí, pedipui kùdau, liwen. Llegó y pidió trabajo, por la mañana temprano.
3. „Kiñe lewa kachilla meu kulliken kiñe almur plata“, piŋei. 3. „Por una legua de trigo pago un almud de plata“, se le dijo.
¡Bueno!“, pi. „¡Bueno!“, dijo.
„Wǝne almorzakənuai“, piŋei. „Primero almorzará“, dijeron de él.
Fei meu íkənui, wəla kùdawalu. Entonces se puso á comer antes del trabajo.
4. Ikənulu wəla: „Peŋelŋemechi kiñe lewa kachilla“. 4. Después de comer: „Quiero que se me muestre una legua de trigo.
Fei kùdawí. Rəf newen kùdawí ñi nentuafiel chi lewa kachilla kiñe antù meu. Luego trabajó. Con verdadero esfuerzo trabajó con el fin de sacar la legua de trigo en un día.
5. Rəf kùdaufui yem, duamnielaufi [85] chem kùdau rume; feichi cosecha meu tuùlai ñi kùdau. 5. De verdad había trabajado antes, no le amedrentaba trabajo alguno; en esta cosecha empero no rindió su trabajo.
Femŋen afeluwí, afelúulu amutui. De esta manera se aburrió y aburrido se fué.
Fei meu ramtutuéyeu ñi pu peñi. Entonces le preguntaron sus hermanos.
„Afelwn, tuùlai ñi kùdau“, pi. „Me aburrí, no rindió mi trabajo“, dijo.
6. Fei meu raŋiñtu wentru: „Iñche ke ta nentumean chi katrùn“, pi. 6. Después dijo el segundo de los hombres: „Yo por mi parte iré á sacar la siega“.
Fei meu amui chi úl·men meu, fəkepui kùdau. Fue donde el rico y le pidió trabajo.
Llowéyeu təfichi ùl·men, nielu chi kùdau: Recibióle este rico, que tenía el trabajo, diciendo:
„Iñche mai nien mai cosecha“, pi. „Kiñe lewa meu wəlken kiñe almur plata“, pi. „Yo, pues, tengo cosecha. Por una legua doy un almud de plata“.
Fei meu: „Iñche mai nentuan feichi plata“, pi təfachi wentru. Entonces dijo este hombre: „Yo, pues, me ganaré la plata“.
„Almorzakənuaimi mai“, piŋei. „Almozarás, pues, entretanto“, le dijeron.
7. Ikənui. Rupan ilu amui kùdawalu. 7. Se puso á comer. Después de comer fué á trabajar.
Yeqéyeu ñi patron chi káchilla meu. Le llevó su patrón á donde estaba el trigo.
Medilŋepui chi lewa kachilla. Allí le midieron la legua de trigo.
8. Fei kùdawí. Rəf kudawí. 8. Luego trabajó. Con ahinco trabajó.
„¿Chem mu kam nentupelaian təfa?“, pi. „Iñche ke ta nentuan“, pi. „Ñi wǝnen peñi, chofùlu məten, nentulai təfachi kùdau“, pi. „¿Por qué no sacaría esto?“, dijo. „Yo por mi parte lo sacaré. Mi hermano mayor, por ser flojo no más, no sacó este trabajo“, dijo.
9. Rəf pitróŋkənukùdawi, al·ùtuùlu ñi trokiwn. 9. Realmente dando, dando no más trabajaba, creyendo que avanzaba mucho.
Féola adkintui ñi kùdau, pefí, fei tuùlai. Ahora miró por su trabajo y vió que así no avanzaba.
Fei meu ká kùdawí. Entonces continuó su trabajo.
Ká pichi al·ùñma meu ká adkintui ñi kùdau: felen felekai məten, ŋelai ñi tuùn. Después de otro rato miró otra vez su trabajo: era enteramente la misma cosa no más, no avanzaba.
10. Femŋen afelukai. Kimí ñi tuùnon. 10. Así se aburrió. Conoció que no avanzaba.
„Kakéñpəle katrùken, mùchai məten al·ù tuùlken“. „Corto en otra parte, luego avanzo más“.
Féola ñi tuùlnon: „¿Chem meu ŋepei kam?“, pi. No avanzando tampoco ahora, dijo: „Por qué será?“
11. Femŋen wəla afeluwí. 11. Después se aburrió completamente.
„Nenturkelaiafun“, pi. „Kiñe ina amutuchi!“, pi. Veo que no lo sacaría. En el acto me voy!“, dijo.
Amutulu ramtuéyeu ñi peñi. Por haberse ido le preguntó su hermano.
„Tuùlan ñi kùdau mai, fei meu wəñomen“, pi. „No se me rindió el trabajo, por eso me volví“, dijo.
12. Fei meu chi inan lesu ŋefui. Kùdaukelafui, ni kimkùdaukelafui rume. 12. Entonces el menor era un tonto. No solía trabajar, ni sabía siquiera de trabajo.
Iñche amuchi!“, pi chi leso. „Yo voy!“, dijo el tonto.
Fei meu ayei ñi pu peñi. Riéronse sus hermanos.
„Iñche rume nentumelan, ¿eimi kùtu nentuafuimi?“, piŋei. Si ni siquiera yo lo he sacado, ¿hasta tú lo sacarías?“, se le dijo.
13. Fei meu amui liwen, konərpui kiñe ruka meu, ŋillarpui kiñe manshana, ka kiñe naranja, ka kiñe durazno, ka kiñe kofke. Yerpui meli wéshakelu, amui, puwí chi ùl·men meu. 13. Se fue de mañana, en el trayecto entró en una casa, donde compró una manzana y una naranja y un durazno y un pan. Llevó cuatro cosas, se fué, llegó donde el rico.
14. Fəképui kùdau. Eluŋei. 14. Pidió trabajo. Se lo dieron.
Fei meu: „Pichi ikənuaimi mai“, piŋefui. Entonces le dijeron: „Come entretanto un poco“.
„Ayùlan ñi iaqel“, pi; „amuan kùdau meu petu ñi tuùlam ñi kùdau“, pi. „No quiero comer“, dijo; „iré al trabajo para avanzarlo todavía“.
15. Fei meu feichi ùl·men niefui al·ùn ñawe. 15. Entonces el rico tenía muchas hijas.
Chi leso kimfí ñi nien suerte pu ùllcha: fei meu ayùlai ñi iaqel. El tonto sabía que las niñas tienen suerte; por eso no quiso comer.
„Yelelŋemeimi mai mi iaqel“, piŋei. „Te traerán, pues, tu comida“, se le dijo.
Kom chi meli esquina meu elí ñi kofke, ñi naranja, ñi manzana, ñi durazno. En cada una de las cuatro esquinas dejó su pan, su naranja, su manzana y su durazno respectivamente.
16. Fei meu á las ocho kiñe pichi ùllcha yeleléyeu ñi iaqel. 16. Entonces á las ocho una niñita le llevó su comida.

{{c| (Renunciamos oir la continuación porque no nos convenía)

10. Entre brujos antropófagos.

Referido por Carmen Kumillaŋka Naqill de Palŋiñ
(Misión de Panguipulli).
1. Fei meu chi kiñe fùta ká kiñe kushe meli fotəm nieiŋu. 1. Entonces un viejo y una vieja tenían cuatro hijos.
Kiñe təfeichi mayor fotəm: „Wenutaita, chau, ¿chumafuiñ kam təfa? Pofre ŋeiñ; welu mai iñche kùdawan“, pi, „kintuan kùdau“. Uno, el mayor de los hijos, dijo cierto día á su padre: „Taita del cielo, padre, ¿que haríamos aquí? Somos pobres, pero yo pues, trabajaré, buscaré trabajo.
„Animawaimi mai, fotəm, kùdawaimi mai. Iñche pofre ŋen, deuma fùchan, awantalan kùdau meu. ¿Tunten meu akuaimi?“ „Anímate, pues, hijo, y trabaja. Yo soy pobre, ya soy viejo también, no aguanto en el trabajo. ¿Cuándo llegarás de regreso?“
Kiñe tripantu miawan, taita, chau. Amuan mai.“ „Un año viajaré, taita, padre. Me iré, pues.
Chillai ñi fayo kawellu: „Bueno! vamos, amuyu, amuyu, compañero, perrito, Fayuwentru, Fayuwentru“, piŋei chi trewa. „Amoi, amoi, amoiñ!“. Ensilló su caballo bayo y dijo á su perro: „Bueno! amuyu, vamos, vamos, compañero perrito, Fayuwentru, Fayuwentru. Va.., va.., vamos!“
(El referidor salta aquí un intermezzo de viaje que hubo y al cual posteriormente se refiere: Es que el viajero llega primero á casa de una joven de quien se enamora y recibe amores. Sin embargo, acordándose de la promesa dada a su padre ó sea impelido por su deseo de viajar, se separa al día siguiente de ella que le mira por su esposo, y continúa su viaje).
2. Fei meu puwí kiñe ruka meu. 2. Entonces llegó á una casa.
Chi puerta meu witralei kiñe señora. En la puerta estaba parada una señora.
„¿Cheu amuaimi, hombre? Cheu amuaimi?“ „¿A dónde vas, hombre? A dónde vas?“
„Kintuken kùdau. Kùdawalu iñche“. „Busco trabajo. Voy á trabajar“.
Bueno, pues, hijo, pichi naqkawellpaŋe. Pichi ípaŋe eñumko [86], hijo. „Bueno, pues, hijo, apéate un poco aquí. Ven á tomar un poco de café[86], hijo.
Bueno, señora“. „Bueno, señora“.
Naqkawelluí, fei koní chi ruka meu; konpui chi puerta meu, nùrəftəkuŋei chi puerta. Apeóse, entró en la casa; pasó por la puerta y fué cerrada la puerta con llave.
3. Apolei; fentren che məlei fei meu. 3. Llena está la casa; mucha gente había dentro.
Fei meu kiñe koyam meu, piam, məlei chi fùchá wentru, ñi fəta tichi señora, wenu koyam məlefui. En un roble, dicen, está el hombre viejo, esposo de la señora, estaba arriba en el roble.
„¡Ayayá, ayayá [87]!“, pi kutran chi fùcha. „¡Ayayá, ayayá[87]!“, dijo el viejo que estaba enfermo.
„¿Chumpel amuimi wenu? Naqpatuŋe... ñochikechi... nùukentu naqpaimi“. „¡Para qué fuiste arriba? Ven abajo... despacito... agarrándote, así te bajas“.
„¡Ayayá, ayayá! „¡Ai ai ai, ai ai ai!“
Fei meu femŋechi naqpatui chi fùcha. Trekánaqpui mapu meu. Entonces así se bajó el viejo. Dio un paso al suelo.
4. Fei meu: „Təfachi kawellu ¿inei ñi kawellu?, pifí ñi kure. 4. Después dijo á su mujer: „Este caballo ¿de quién es?“
„Kiñe witran nien, fei ñi kawellu“. „Tengo un forastero, de él es el caballo.
¡Caramba! Masiao kùme kawellu təfachi palao, ka fayo trewa chi trewa, ka ñi makuñ ká fayu, ka ñi chamall ká fayu, ka ñi trarùloŋko ká fayu, shilla ká fayu, chañu, kom“. „¡Caramba! Muy buen caballo es este bayo, y es perro bayo el perro, y su manta también de color bayo, su chamal lo mismo, y la venda con que tiene ceñida la cabeza lo mismo, la silla lo mismo, el chaño, todo“.
„Entuchillafichi kawellu, konai malal meu. Təfichi trewa konai ruka meu“. „Mətrəmŋe ñi trewa, witran“, piŋei. „Desensillo el caballo, entrará en el corral. Este perro entrará en la casa“. „Llama tu perro, forastero“, se dijo al forastero.
Mətrəmi ñi trewa, tranq nùrəftəkuŋetui ñi trewa yeŋu. Llamó su perro éste, y fué encerrado otra vez junto con su perro.
Deuma l·aŋəmaqel tichi wentru, ka chi trewa ñi l·aŋəmaqel, ka chi kawellu. Ya estaba destinado para ser muerto este hombre, y el perro y el caballo.
5. Rupai tripantu. „Pewùn, ella tripantu akutuan, taita. A Dios!“, pifui təfachi wentru prakawellulu. 5. Pasó un año. „En la primavera del año nuevo llegaré de vuelta, taita. A Dios!“, había dicho este hombre al montar su caballo.
Fei meu akulai. Entonces no llegó.
¡Caramba! ¿Chumŋelu kam akulai ñi peñi ŋa?“, pi amulu fei ñi inan peñi. „Inaian ñi peñi, cheu ñi məlepun ñi peñi; kintuan ñi peñi“. „¡Caramba! ¿Por qué no ha llegado mi hermano?“, dijo al irse su hermano menor, el segundo. „Seguiré á mi hermano á donde ha ido á estar; lo buscaré.
Fei meu nùmei ká ñi fùchá fayo, ñi fayo shilla, ñi fayo witrantəkuwe, ñi fayo wenelwe; fei meu amui. Déspués fue á tomar su grán caballo bayo, su silla, sus riendas, su freno del mismo color; con esto se fue.
6. Puwí, piam, kiñe ruka meu. 6. Llegó, dicen, á una casa.
Məlei, piam, rukadomo fei meu. Había, dicen, una casera allí.
„Marimari!“, pipui. Marimari!“, dijo al llegar.
„Eimi, chachay“, piŋei. „Tu, papá“, le fué contestado.
„E“, pi. „¡Ah!“, dijo.
„¿Cheu amuaimi?“, piŋei. „¿A dónde vas?“, fue preguntado.
¡Caramba! Iñche ñi fəta, amui, petu pashiai, ká mel amui, fei ñi aŋe femŋei. !Caramba! Fei ñi fəta trokifiñ“, pichi domo, kiñe ùllcha domo. „¡Caramba! Mi marido, que se fue, que pasea todavía, se fue en el otro año, de él la cara es así. ¡Caramba! Este parece ser mi marido“, dijo la mujer, una mujer joven.
Fei meu: „Iñche ñi fəta“, pi. Después dijo: „El marido mío“.
„Naqkawelluŋe mai. ¿Chumŋen meu kam naqkawellulaimi?“, pi chi domo. „Apéate, pues. ¿Por qué no te desmontas?“, dijo la mujer.
¡Bueno! „¡Bueno!“
Naqkawelluí. Se desmontó.
Təfa meu anùpaŋe“, pi.“ „Trəlke meu anùpaŋe“. „Siéntate acá“, dijo. „En el pellejo siéntate“.
Anùpui. Pasó á sentarse.
Eluŋei iaqel, ilafi, pichi məten í. Se le dió comida, no la comió, poco no más comió.
„¿Chumŋen meu ilaimi?“, pi chi domo. „¿Por qué no comes?“, dijo la mujer.
„Ñi peñi kintuken. Peli wəla ñi peñi, trùyùwai ñi píuke; féola ian. „A mi hermano estoy buscando. Si lo encuentro, se alegrará mi corazón; entonces comeré.
7. Fei meu pun·í. 7. Entonces se hizo de noche.
Puwí, piam, ñi umautual eŋu. Llegó el tiempo, dicen, de acostarse ellos.
Ŋətantui domo. Fei meu: La mujer hizo la cama. Entonces:
„Kushùpaŋe, pi chi domo. „Ven, acuéstate“, dijo la mujer.
Fei meu ayùlai chi witran. No quiso el forastero.
Quién sabe?, iñche ñi peñi ñi kure ŋeperkei təfa?“ „Quién sabe? Esta debe de ser la mujer de mi hermano“.
„Kiñei ñi aŋe, fei meu inche ñi fəta“, pi. „Es una y misma cara, por eso ha de ser mi esposo“, dijo ella.
Ayùlai kuduaqel. No quiso él acostarse.
„Welu, ¿chumimi, kushùpalaimi?“ „Pero, ¿qué haces que no vienes a acostarte?“
Dəŋulai chi wentru. No habló el hombre.
„¿Chumŋen meu ayùlaimi kudupaiaqel?“, ká pi chi domo. „¿Por qué no quieres acostarte?“, dijo otra vez la mujer.
„Eimi, quién sabe?, iñche ni peñi ñi kure ŋeperkeimi eimi“. „Tu, quién sabe?, debes de ser la mujer de mi hermano.“
„¿Fei meu eimi no mai?“ „¿Entonces no lo eres tú, pues?
„Iñche nó. Iñche mai tuun ká mapu, ñi chan meu. Kùla antù kùpan ñi mapu meu. Ká mel kùpai ñi peñi, fei meu inapan ñi peñi. „Yo no. Yo, pues, vengo de lejos, de casa de mi padre. Eché tres dias en venir de mi tierra. El año pasado vino mi hermano, por eso lo he seguido.
„¡E! Kiñei mu aŋe, mu kawellu, mu trewa, mu kom; fei meu iñche ñi fəta trokiwn“, pi chi domo. „!El Una misma es vuestra cara, uno mismo vuestro caballo, vuestro perro, vuestro todo; por eso me creía con mi esposo“, dijo la mujer.
„Iñche ñi peñi emú kureyeufuimu. Fei meu fíllkawen iñchiú. „Mi hermano y tú os habíais casado. Entonces somos cuñados nosotros.
8. Liwen meu wùn·man meu: 8. En la mañana al amanecer;
„Ayechi mapu məná kùme mapu“. „Aquella tierra es tierra muy bonita“.
Ayùi ñi amual. Quiso irse.
„Təfei ñi peñi em, ká mel amulu, akulai“, pi chi domo. „Ká ayùi ñi amual təfa!“ „Tu hermano que se fue el año pasado, no llegó“, dijo la mujer, „Este quiere irse también“.
¡„Chumafuyu?!“ pi chi wentru. „¡Qué tendríamos que hacer?!“, dijo el hombre.
Ŋeñíkawi. Yemei ñi kawellu. Akuli ñi kawellu ruka meu. Se apresuró, fue á traer su caballo, hízolo llegar á la casa.
„Entumeŋe chilla“. „Saca la montura“ dijo á la mujer.
Shillawi. Ensilló.
„¿Amukaimi ŋa te?“, pi domo. „Con que ¿te vas?“, dijo la mujer.
„Amukaian“, pi. „Me voy no más“, dijo.
¡Bueno! ¿Wəñomeaimi chi ká amá?“ „¡Bueno!“ ¿Y volverás tal vez?
Tarde akutuan; ayùn ñi pichi pashiámeal“. En la tarde estaré de vuelta; quiero dar un paseito“.
Prákawellwi. Montó su caballo.
Vamos compañero, amuyu, ñi Fáyutrewa“. „Vamos, compañero, vamos, mi perro bayo“.
Amuiŋu. Se fueron.
9. Tarde akulai. Pun·í.... oración: Puerta meu witralei chi domo, awáitalei, cheu chi ñi kùpan ñi fillka. 9. No llegó en la tarde. Se hizo noche.... oración: En su puerta está, parada la mujer, está aguaitando por dónde vendría su cuñado.
Pun·í. Kom pun· akulai. Wùn·i, akulai. Era de noche. Toda la noche no llegó. Amaneció, no llegó.
„¡Oh, oh! ¿Ká ñamŋelai ŋa... Ayùi ñi amual. Katrùtufuiñ, amukilŋe pifun. Féola ká nùŋei təfa“, pi. „Akulai“. „¡Oh, oh! ¿No es perdido él también? El quiso irse. Le había atajado, había dicho que no se fuera. Ahora tomaron á éste también“, dijo. „No llega“.
10. Ká ináyepui ilochekechi kúrewen meu, fei meu iná nùrəftəkuŋei. Puwí mai təfeichi wenu koyam məlechi fiejo meu. 10. También éste siguió camino á los esposos antropófagos; por eso siguió en ser encerrado. Llegó, pues, á donde el viejo que estaba encima del roble.
„E! Ayayá!“, pi chi fùcha wenu. ¿Cheu miaukeimi? Cheu amuaimi, hijo!“, pi. „Eh! Ayayá, Ayayá!“ dijo el viejo arriba. ¿A dónde andas paseando? ¿A dónde vas, hijo?“, así dijo.
Kintuken kùdau, pofre ŋen, kintuken patrón. ¿Nieafuimi kai kùdau? „Busco trabajo, soy pobre, busco patrón, ¿Tendrías trabajo?
¡Bueno! Felékelleŋe, wəne naqtuchi!.... ¡Bueno! Entonces naqkawelluŋe mai. Pichi íkənuŋe eñum ko“. „!Bueno! Quédate así! Me bajo primero!.... ¡Bueno! Entonces apéate, pues. Toma entretanto un poco de café“.
Konpui puerta meu, señora nùrəftəkui. Entró por la puerta, la señora cerro.
Entuchillai chi kawellu təfeichi fiejo, təkuŋei malal meu. El viejo desensillo el caballo, fué echado al corral.
„Mətrəmŋe mi trewa, hijo“. „Llama tu perro, hijo“.
¡Bueno! Fayuwentru, Fayuwentru! „¡Bueno! Hombrebayo, Hombrebayo!“
Konpui chi trewa puerta meu. Ká nùrəftəkui chi fieja. El perro entró por la puerta.
9. Fei meu pepui ñi peñi, ká mel amulu. 9. Entonces el joven encontró á su hermano, que se había ido el año anterior.
„¡Ai mi hermano! Eimi mi duam kùpan, inapaeimi. „Fei meu amui“, piéimu kiñe domo; fei meu kùpan“. „¡Ai, mi hermano! Por causa tuya vengo, te he seguido acá. „Por esta parte se fué“, dijo de ti una mujer; por eso vengo.
„Fill antù mai nùrəftəkuŋen təfa. Awùŋen mai; peantùkelan. Eimi ká felepaiaimi. ¿Chumal kùpaimi? Awùŋerkeayu mai“, pi. „Siempre me tienen encerrado aquí. Me hacen maldad, pues; no veo nunca el sol. A ti te sucederá la misma cosa aquí. ¿Para qué has venido? Tendremos que sufrir los dos, pues“, dijo.
Ai, Dios! Féola ¿chumayu ke?', pi. ¡Ai, Dios! ¿Qué haremos ahora?“. dijo.
10. Elfui seña inan amulu: „Ká kùyen·, peli ñi peñi, akutuan; penuli, akuan epu kùyen· meu“, pifui. 10. Había dejado una seña aquél que se fué el segundo: „En el otro mes, si encuentro mi hermano, llegaré otra vez: si no lo encuentro, llegaré en dos meses“, había dicho.
Favor femen, fochəm, deuma awantalan kùdau meu: ká ñamlaiaimi“, pifui tichi fucha, fei piŋefui ñi fotəm. „Hazme el favor, hijito, ya que no aguanto en el trabajo: no te perderás también , había dicho el viejo á su hijo.
Akulai mai. Ká kùyen· ká akulai. Epu kùyen· ñamí ñi akunon: No llegó, pues. En el mes siguiente tampoco llegó. Se perdieron dos lunas sin que llegara.
11. Ká peñi: „Mira, taita“, pifí ñi chau, „akulai mai ñi peñi; amui, akulai ŋa. ¡Bueno! ká inaian ñi peñi“, pi. 11. Después dijo el otro hermano á su padre: „Mira taita, no llega, pues, mi hermano; se fué, pero no ha llegado. ¡Bueno! yo también seguiré á mi hermano“, dijo.
¡Bueno! Amuaimi mai“. „¡Bueno! Véte, pues“.
„Peli ñi peñi, mariwe akuan; penuli ñi peñi, epu mari antù meu akuan“. „Si encuentro á mi hermano, llegaré en diez días; si no lo encuentro, en veinte días.
12. Təfeichi kùla antù amulu tarde ká puutui ti domo meu: ñi epu péñiwen ñi kure, fei meu puwí.“ „Este, habiendo caminado tres días, por la tarde llegó también á donde la mujer, á donde la esposa de sus dos hermanos, allí llegó.
¡Caramba! Ñi fayu kawellu ñi fayu trewa, makuñ, chamall, trarùloŋko ká niekai.... Kiñei ñi ad“. „¡Caramba! Su caballo bayo, la manta, el chamal, la venda de la cabeza tiene también así.... El exterior es el mismo.
„Naqkawelluŋe, mai“. „Desmóntate, pues“.
Naqkawelluí. Desmontóse.
„Trəlke meu anùpaŋe“. „Siéntate en el pellejo“.
„Təfa mai iñche ñi peñi ñi kure ŋeperkei. ¡Bueno mai!“. Anùpui. „Esta, parece, es la mujer de mi hermano. ¡Bueno!“. Se sentó allí.
Tardei. Ŋətantui chi domo. Se hizo tarde. La mujer preparó las camas.
„Iñche ñi fəta, pikatui. „El esposo mío“, dijo otra vez.
Fei deuma pun·í. Puwí ñi umautual. Ya se hizo noche. Llegó el tiempo de acostarse.
„Kudupaŋe“. „Acuéstate“.
„Iñche ñi peñi ñi kure ŋeperkei təfa“. „Ah! ésta, es la mujer de mi hermano“.
„Iñche ñi fəta“, piperkei təfachi domo. „El esposo mío“, dijo, dicen, la mujer.
Iná kùtral umautui chi wentru. A orillas del fuego durmió el hombre.
13. Ká antù məletui. Liwen witratui chi wentru. 13. Se hizo otra vez de día. Temprano se levantó el hombre.
¡Caramba! Tichi mapu məná kùme mapu ŋei. Ayùn ñi amual, pashiámeal“. „¡Caramba! aquella tierra es muy bonita. Quiero irme á pasear“.
Siempre fei pikeimn, wəñómelaimn, ñámpukaimn“. „Siempre decís así, y no regresáis, os perdéis no más.
„¿Chumafuyu?“ „¿Qué habríamos de hacer?“
Yemei ñi kawellu. Feichi inan wentru wapowapo təfei. Ñi dəŋunon prakawelluí, amui. Fue á traer su caballo. Este hombre más joven era muy guapo. Sin hablar montó su caballo y se fue.
14. Puwí chi wentru frujo meu, fruja meu. 14. Llegó el hombre á donde el brujo y la bruja.
Wenu koyam məlei tichi fiejo, cheu chi ñi kùpan che awaitapefilu. Arriba en el roble estaba el viejo, aguaitando por si venía gente por alguna parte.
„¡Ayayá, ayayá! ¿Cheu amuaimi, fotəm? ¿Cheu amuaimi?“ ¡Ayayá, ayayá! ¿A dónde vas, hijo? ¿A dónde vas?“
„Mira, Señor, kintuken kùdau. Təfa mo kùpai ñi epu peñi. ¿Pelelafuen, Señor? „Mira, señor, busco trabajo. Aquí vinieron mis dos hermanos. ¿No me los habrías visto, Señor?
Nó, nó! Pelafiñ“, pi tichi wentru, wenu maməll meu məlelu. „Espera, espera, hijo; wəné naqchi. „Nó, nó! No los he visto“, dijo el hombre, estando arriba en el árbol. „Espera, espera, hijo; me bajo primero.
Naqpai chi fieko, pənopatui mapu meu. El viejo vino abajo, pisó el suelo.
„Naqkawelluŋe mai; pichí ípaŋe eñumko“. „Apéate, pues; toma un poco de café“.
¡Caramba!“, pi tichi inan wentru púulu. „¿Quién sabe? təfa meu məleperkei ñi epu peñi. „¡Caramba!“, dijo el hombre joven al llegar. „¿Quién sabe? Aquí, parece, están mis dos hermanos.
Trewa, trewa, trewa, Fayuwentru, Fayuwentru.“ Perro, perro, perro, Hombrebayo, Hombrebayo“.
Mùchai məten wùtróñkətyefi chi frujo, l·aŋəmfi. L·ai chi fiejo. En el acto el perro le hizo muchas mordeduras y le mató. Murió el viejo.
15. Nùlai ñi puerta chi señora. Fei meu tuáituai[88] ñi kawellu təfachi wentru. Deumá l·aŋəmchei chi trewa, illkúnkəlei, mùrilkiawí, l·aŋəmchelu kam. 15.Abrió su puerta la señora. Entonces se inqietó el caballo de este hombre. El perro ya había hecho la muerte, estaba rabioso y andaba gruñendo, pues que había hecho una muerte.
Tripápai chi puerta meu chi señora. Salió de su puerta la señora.
¡Caramba!... Təfachi señora... təfa meu məlei ñi peñi... Fayuwentru! kùsh, kùsh, kùsh, kùshi! „¡Caramba!... Esta señora... aquí está mi hermano... Fayuwentru! zas, zas!!!...
Mùchai məten ká nùpufí chi señora.“ L·aŋəmi. L·ai señora. Ká ùtráfkətyefi ñi pollera, ñi kamisha, ken·ù ñi trawa wikərùi. En el acto agarró el perro á la señora. La mató. Murió la señora. También le apretó su pollera y su camisa con toda fuerza entre sus dientes y hasta le rompió el cuero.
Útrəfkəlei chi señora. Fei meu nùi kiñe kura tichi illkunkəlechi wentru, teifúnkətyefi ventana, puerta; fei meu: La señora está tendida. Entonces toma una piedra este hombre enfurecido, hace pedazos las ventanas, la puerta; entonces:
„¿Chumafuiyu?“ „¿Qué habríamos de hacer?“
Tripápai chi epu peñi ŋa. Salieron los hermanos.
„Ai, chau eŋu, peñi, ¿fa mo məleimu?“ „Ai! hijos, hermanos, ¿aquí estáis?“
„Fa mo məlepayu“. „Aquí nos habíamos quedado.“
16. Tripaiŋn. Pataka che, piam, məlei, ŋərùlei che tichi ruka meu, ñi ilopeyel tichi frujo eŋu fruja. 16. Salieron. Cien personas, dicen, había dentro, atestada estaba la gente en la casa, para comida del brujo y de la bruja.
„Ai Dios, moŋeiñ mai. Eimi mi duam moŋerkeaiñ, taita. „Ai Dios, vivimos, pues. A ti debemos que viviremos, taita.
Fentren chi fùchake motriñ, piam, fei iloŋekei. Iloŋei, fentren che kam ilopelu. Kiñe antù, epu antù, piam, durai chi ilo. Afí chi ilo, kaŋelu ká l·aŋəmŋei, ká motrilu. Tantos, dicen, solían ser comidos, siempre los que estaban bien gordos. Se comió la carne, pues muchos eran los que comían. De uno á dos días, dicen, duraba la carne. Cuando se concluía la carne, se mataba á otro, también engordado.
Kom, piam, tripaiŋn, moŋetuiŋn. Kom wellitui ruka. Keyù nieŋefui ñi iloŋeal eŋu, kom tripai. Todos, dicen, salieron y salvaron sus vidas. Toda la casa se desocupaba. Hasta los que eran tenidos para ser comidos, todos salieron.
Afí. Se concluyó!

11. La suma causa[89].

Referido por Domingo Seg. Wenuñamko de Maŋolwe (Misión de Panguipulli).
1. Fei meu, piam, məlei kiñe til·tíwin[90]. Perpuéyeu kiñe wentru. 1. Entonces, dicen, érase un tiltíhuin[90]. Lo vió al pasar un hombre.
„¿Chumimi ta feleimi?", piŋei ta tiltíwin. „¿Qué hiciste que estás así?“, se dijo al tiltíwin.
„Traŋliñ mai ta trokoléneu", pi. „La helada, pues, me ha entumecido", dijo.
2. Fei meu ramtuŋei ta traŋliñ: Preguntóse á la helada:
„¿Chumam ta trokolfimi tiltíwin em, te[91] traŋliñ?“ „¿Por qué has entumecido al pobre tiltíhuin[91], oh helada?“
3. Fei meu ramtuŋei ta antù: 3. Entonces fué interrogado el sol:
„Chumael ta lluwəmkefimi traŋliñ em, te antù?“, piŋei ta antù. „¿Por qué derrites la pobre helada, oh sol?", se dijo al sol.
„Tromù mai tañi takukeéteu meu“, pi. „Es que la nube me tapa“, dijo.
5. Fei meu ramtutuŋei piku kùrùf: 5. Se preguntó al viento norte:
„¿Chumal yeiawəlkefimi ta tromù em, te piku kùrùf?“, piŋei piku kùrùf. „Por qué llevas allí y allá la pobre nube, oh viento norte?“, díjose al viento norte.
„Waiwen kùrùf tañi katrùtuéteu meu“, pi. „Es porque el sur me ataja“, contestó.
6. Fei ramtuŋei waiwen kùrùf: 6. Entonces se preguntó al sur:
„¿Chumaqel kam ta katrùtukefimi piku kùrùf em, te waiwen kùrùf?“ „¿Por qué atajas al pobre norte, oh viento sur?“
„Wiŋka ruka ñi katrùtukeéteu meu“, pi ta waiwen kùrùf. „Porque la casa del huinca no me deja pasar“, dijo.
7. „¿Chumam ta katrùtukefimi waiwen kùrùf em, te wiŋka ruka?“, piŋei ta wiŋka ruka. 7. „¿Para qué atajas al pobre sur, oh casa de huinca“, se dijo á la misma.
„Dewù mai tañi wechodkeéteu meu“, pi. „Porque el ratón me agujerea“, dijo.
8. „Chumam ta wechodkefimi wiŋka ruka yem, te dewù?“, piŋei ta dewù. 8. „Para qué agujereas la pobre casa de huinca, oh ratón?“, se dijo á él.
„Ñarki tañi ilokeéteu meu“, pi. „Porque el gato come mi carne“, dijo.
9. „¿Chumam ta ilokefimi dewù em, te narki?“, piŋei narki. 9. „¿Por qué comes al pobre ratón, oh gato?“, dijeron al gato.
„Pichi maməll mai tañi trawawəkeéteu meu“, pi. „Porque el arbolito me da de porrazos“, dijo.
10. „¿Chumam trawawəkefimi narki em, te maməll?“, piŋei ta maməll. 10. „¿Por qué apaleas al pobre gato, oh árbol?“, dijeron al árbol.
„Kùtral mai tañi ləpəmkeéteu meu“, pi. „Porque me abrasa el fuego, pues“, dijo.
11. „¿Chumam ta ləpəmkefimi maməll em, te kùtral?“, piŋei kùtral. 11. „¿Por qué abrasas al pobre árbol, oh fuego?“, dijeron al fuego.
„Ko tañi choŋəmkeéteu meu“, pi. „Porque me apaga el agua“, dijo.
12. „¿Chumam ta choŋəmkefimi kùtral em, te ko?“, piŋei ta ko. 12. „Por qué apagas el pobre fuego, oh agua?“ le dijeron á ésta.
„Fùchá manshun· mai tañi pətokokeéteu meu“, pi. „Porque el buey grandote me toma“, contestó.
13. „Chumam ta pətokokefimi ta ko em, fùchá manshun·?“ piŋei fùchá manshun·. 13. „¿Por qué bebes la pobre agua, oh buey grandote?“, le dijeron.
„Pichi cuchillo mai tañi chùŋárùkeéteu meu“, pi. „Porque el pequeño cuchillo me hace un tajo“, replicó.
14. „¿Chumam ta chùŋárùkefimi fùchá manshu, pichi cuchillo?“, piŋei cuchillo. 14. „¿Para qué le haces un tajo al buey grandote, pequeño cuchillo?“, se dijo al cuchillo.
„Llimeñ mai tañi yuŋəmkeéteu meu“, pi. „Es porque el molejón me afila“, dijo.
15. „¿Chumam ta yuŋəmkefimi pichi cuchillo yem, te llimeñ?“, piŋei llimeñ. 15. „¿Por qué afilas al pobre cuchillito, oh molejón?“, díjose al molejón.
„Ŋənechen mai tañi adkənuéteu“, pi. „Es porque Dios me ha hecho así“, dijo.

  1. 1,0 1,1 Literalm.: campo.
  2. Literalm.: tenía tres hijos.
  3. Literalm.: Por qué
  4. Literalm.: trigo
  5. Literalm: Este solamente es mi hijo bueno respecto á mis dos hijos.
  6. ya; no figura en la traducción
  7. Kimn toma transición á la primera en que se ve ó nota algo.
  8. Literalmente: su tener un huinca etc.
  9. Huinca llaman los indígenas á cuantos no son de su raza
  10. Participio futuro: iturus
  11. Es efectivo su estar el toro
  12. ¿Cuál precisamente su estar el toro?
  13. Aquél.
  14. haberse derretido
  15. su tener
  16. noches.
  17. tomó
  18. Sujeto es el chiquillo.
  19. Al dueño de la casa.
  20. nos tendremos
  21. ensartada
  22. Podrías enseñarme
  23. Es indicativo con significado de imperativo.
  24. Literalm.: Sácame otra vez el canto.
  25. =afeluwí
  26. 26,0 26,1 No hemos encontrado la palabra en ningún diccionario; según el referidor ha de ser una especie de pozo
  27. dándole un empujón su compañero
  28. El narrador pronunció wəra
  29. 29,0 29,1 La traducción es del referidor
  30. Literalm.: te has hecho gente
  31. 31,0 31,1 Literalm.: somos gente.
  32. ñi kimnoiaqei meu equivale á ñi kimnoaeùm meu (= kimnoaqeteu). Véase nusetra Gramática pg. 217. El posesivo ñi ó recae sobre el término caballos (en indicativo: kimlaqéyen ñi chau, ó sobre „las mujeres“; mas entonces es elíptica la construcción: para que no sepa de mí mi padre que tengo marido (en indicativo: kimlaiaqéneu ñi chau). La i entre o y a es eufónica.
  33. 33,0 33,1 Propiamente „mi padre“; el narrador hace hablar á una sola de las mujeres.
  34. = quién sabe.
  35. 35,0 35,1 Literalm.: dijo su sueño
  36. Es el nobmre del viejo.
  37. 37,0 37,1 Se entiende que lo mandó decir á cada uno de estos dos hombres.
  38. 38,0 38,1 Literalm.: Uno es mi árbol.
  39. 39,0 39,1 39,2 39,3 39,4 39,5 repítase cuatro veces.
  40. 1= nùniei
  41. em
  42. = pilmaikeñ
  43. Sujeto es el tregle que ofreció su hija.
  44. El narrador dijo „fiuka“.
  45. 45,0 45,1 Nombre onomatopéyico de cierta ave nocturna, que el referidor conoce sólo por su reclamo que es ton ton ton.
  46. Pronúnciese con voz alta, fina y lastimera.
  47. = kam; aleman: ja doch
  48. Es adulteración de „perdiz“, en araucano se llama fədù
  49. El mismo nombre tiene en Wapi el insecto „palote“
  50. Aleman: sagt man doch.
  51. La „y“ es eufónica.
  52. En el texto mapuche está el singular.
  53. =wədaiŋn
  54. Como decir en latin: salve ó ave.
  55. =ùtatyyekùmei.
  56. =dumiñkəlei.
  57. =chem.
  58. La transición recai al huinca anciano.
  59. Es katrùtukefufi con elisión de la primera f
  60. =cheu
  61. Infinitivo
  62. el anciano al joven.
  63. 63,0 63,1 Literalm. vaporizaba su sudor.
  64. La transición en fentékənuéyeu recau sobre el posesivo ñi que representa la persona paciente.
  65. = llùkakefufí
  66. realmente
  67. Véase nuestra gramática pg. 102.
  68. 68,0 68,1 Parecía que habúan de ser los ricos mismos; el narrador se habría equivocado.
  69. = pikefuéyeu; la u está trocada por o, y en lugar de la contracción en fe, se halla y interpuesta entre o y e.
  70. 70,0 70,1 Literalm.: algunas
  71. el verbo rula pasar a
  72. pluraliza el sustantivo que le precede (= kəf; véase nuestra Gramática pg. 56 VII., Advertencia).
  73. por excepción el indicativo en una proposición relativa.
  74. 74,0 74,1 La interposición de rke se explica con subsistir aún en el individuo la sopresa que experimentaba al ver todo eso.
  75. Transición de 2a. á 1a. persona, hecha por la interposición de e
  76. Es palabra esdrújula.
  77. =wərken
  78. 78,0 78,1 dijo su pensar dentro de su corazón
  79. 79,0 79,1 Sin recordar recordaron nó antes de amanecer.
  80. Literalm.: Vé tú a pagar por mí
  81. 81,0 81,1 Literal. „Tú, pues, anda á entregárselo“, por hebérseme dicho.
  82. =kutráneluwi
  83. 83,0 83,1 Fué á dejar abierto un agujero
  84. Es palabra sobre-esdrújula
  85. laufí = lafufí
  86. 86,0 86,1 Literalm. „agua caliente“; entiéndase „café“.
  87. 87,0 87,1 Dígase con voz alta y lastimera
  88. = ùñai
  89. Cfr.: Estudios Araucanos por el Dr. Rodolfo Lenz, pg. 200.
  90. 90,0 90,1 Según Dr. Lenz. probablemente el pájaro „caminante" ibid, p. 201 n. (4).
  91. 91,0 91,1 Ignoramos el verdadero significado de te, cuya pronunciación también tiene algo de particular.