Lecturas Araucanas/9

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Lecturas Araucanas
(narraciones, costumbres, cuentos, canciones, etc.) (1910)
I. PARTE. PROSA.

I. PARTE.

PROSA.

1. Desafío entre cuadrúpedos é insectos.

Cuento, referido por Domingo Segundo Wenuñamko de Maŋolwe.
1. Chi paŋi perpufí kuníŋkuniŋ rəpù meu. 1. El león encontró al grillo por el camino.
Illámturulfi: Le expresó su menosprecio.
„Chem falilleimi chei? Feleimi təfa meu, trefkùtuiaukeimi tami weshá kon·a ŋen. Pənonaqkəmnoelmi, wilánaqkəmafoeimi. „¿Qué valdrás tú? Estás así aquí, andas á saltos, no siendo más que un mocetón ordinario. ¡Cuidado! que no te pise, te dejaría pegado con el suelo.
2. Kuníŋnkuniŋ: 2. El grillo:
„¿Chem meu illamturulen? Iñche chumlaeyu. Ayùlmi, kewaiaiyu“, pifí chi paŋi. „¿Por qué me miras con desprecio? ¿Que te he hecho yo? Si quieres pelearemos, dijo al león.
3. Paŋi ŋa pi: „Ayùn“, pi. „Elantùaiyu, trapəmayu kon·a“. 3. El león dijo: „Sí, quiero", dijo. „Fijaremos un día, juntaremos mocetones".
4. Paŋi kintui kon·a, kintufí shañi, kintufí kuya, kintufí kodkod, kintufí kudmu, kintufí pùdu, kintufí williñ, kintufí ŋùrù. 4. El león buscó mocetones, buscó el chingue, el quiqui, la huiña, el kudmu, el venado, la la nutria, el zorro.
5. Kuníŋkuniŋ ká trapəmkon·ai: kintufí rùrù, kintufí pəl·ù, kintufí shiulliñ, kintufí pətrokiñ, kintufí moscón. 5. El grillo también juntó mocetones: buscó el sancudo, la mosca, el moscardón, el tábano, el moscón.
Fentren kon·a trapəmi kuníŋkuniŋ. Muchos mocetones juntó el grillo.
6. Úi antù meu werkùi paŋi, werkùñmaŋei kuníŋnkuniŋ, werkùŋei ŋərù, shañi eŋu. 6. En el día señalado el león envió mensajeros, iba el mensaje al grillo, eran enviados el zorro con el chingue.
7. Fei pifali: „Rəf yu kewaiaqel fachi antù“, pifalŋei kuníŋkuniŋ. 7. Mandó decir: „Sin falta hemos de pelear hoy“, al grillo se mandó decir esto.
Fei meu kuníŋkuniŋ lloumei: „Ayúle, kùpákape məten“. A lo cual el grillo contestó: „Si quiere, venga no más“.
Fei meu wəñomei ŋùrù. shañi eŋu. Después regresaron el zorro y el chingue.
8. Wəñomelu, kuníŋkuniŋ inalelfi epu kon·a, ñi trepewəlaqéteu. 8. Cuando regresaban, el grillo hizo seguir tras ellos dos mocetones para espantarlos.
Werkùŋei pətrokiñ, pəl·ù eŋu. Eran enviados el tábano con la mosca.
Iná difí ŋùrù rəpù meu, ùpirŋei ŋərù, shañi ká fei ùpirŋei. Alcanzaron al zorro por el camino, se le picó al zorro, al chingue también.
Fei meu choŋkùwiŋu, lefiŋu chi epu werken. Entonces corcovearon y huyeron los dos mensajeros.
Wəñomei pətrokiñ. El tábano se volvió.
9. Fei meu puwí ŋùrù paŋi meu, fei pipufí: 9. Entonces llegó el zorro donde el león y le dijo:
„Trapəmkon·alen, pi kuníŋkuniŋ, ayùle ñi kùpaiaqel, kùpákape məten“. piŋei paŋi. „Tengo reunido mi gente, dijo el grillo; si quiere venir (el león), venga no más“, se dijo al león.
10. Fei meu feika amoyei ñi kon·a. 10. Entonces inmediatamente se puso en camino con sus mocetones.
Fei meu paŋi fei pifí kuníŋkuniŋ: Después el león mandó decir al grillo.
„Amoyu mai inaltu ko, wiwùliñ, iñ pətokoam. „Vamos á orillas del agua, para tomar agua, caso que tengamos sed.
Kuníŋkuniŋ: El grillo:
„Cheu rume ayùle, yu kewaiaqel“. „Donde te convenga, peleemos“.
11. Amuiŋn inaltu l·afken·; fei meu: 11. Fueron á las orillas del lago; entonces:
„¡Ya! kewaiaiñ“, pi paŋi. „¡Pues bien! peleemos“, dijo el león.
„Feyərke“, pi shañi. „Conforme“, dijo el chingue.
Trapəmiŋu kon·a. Ambas partes pusieron en orden sus tropas.
Kuníŋkuniŋ iñaŋelniei kùmeke kon·a: moscón, pətrokiñ eŋu iñaŋelei. El grillo tenía en la reserva (sus) mejores mocetones: el moscón y el tábano estaban atrás.
Pəl·ù, rùrù, diulliñ, feyeŋn traftui, traftuñmaŋei ñi kon·a paŋi, wallple chùŋkoñmaŋei. Mosca, sancudo y moscardón ellos dieron frente, se lo daban á la gente del león, se les envolvió de todas partes.
12. Pichiñma məten ñi pu kon·a paŋi lefiŋn. 12. Dentro de poco no más huyeron todos los mocetones del león.
Fei meu kùpai chi iñaŋelelu, kontupafiŋn. Entonces vinieron los de atrás, y se metieron con ellos.
Paŋi kom lefiŋn, paŋi rùŋkùntəkuwí ko meu. Los del león huyeron todos, el león á saltos se echó al agua.
13. Ñi pu kon·a raŋiñ l·ai. Chi moŋelelu kom ùtrəftəkuwiŋn l·afken· meu, wefkəlelu inaniefiŋn kuníŋkuniŋ ñi pu koŋ·a. 13. Sus mocetones murieron la mitad. Los sobrevivientes se arrojaron al lago, á los que se asomaron les venían siguiendo las gentes del grillo.
Apəmfiŋn kom ñi kon·a eŋu chi trapial. Concluyeron con el león y con todos sus mocetones.

2. Una tragedia

Cuento, referido por Painmal Weitra
1. Fei meu[1]kuifi məlei ti malon. Féola[2] ináŋerkei kùla antù, kùla trafuya. Fei meu fituŋepui, fei meu tralkatuŋepui. 1. Hubo antiguamente un malón. Tres días y tres noches, dicen, que duró la persecución. Entonces se les alcanzó y se les fusiló.
Kùlliyeqel l·ai; tuel ùtrəfnaqi. A quienes apuntaron, murieron; acertados, cayeron (de caballo).
2. Fei meu mai kine ùtrəfnaqəmuwí; féola llumí rətron meu. 2. Entonces uno se hizo caer por tierra, después se escondió en unas matas.
Fei mai feichi l·alu trapəmŋei, pətréŋei. Los cadáveres fueron juntados y quemados.
3. Feichi llumlu fei moŋei. 3. Aquél que se había escondido quedó vivo.
Fei meu mai kùla antù n·amuntui, ŋelai iaqel; fei meu awantawelai ñi n·amuntu. Entonces tres días andaba á pié, no tenía que comer; por eso no aguantó ya andar á pié.
4. Fei meu traféyeu nawel; fei meu ŋùmai: 4. Entonces le encontró un tigre; entonces lloró:
„Ŋənéchen[3], fəreneŋen, moŋechi, Dios ñi elel eimi. Moŋechi, fəreneqen, tau, ŋənaituen“. „Señor, favoréceme, déjame vivir, de Dios eres criatura tú. Quiero vivir, favoréceme, padre,
Ŋùmai tichi nawel. Rupan ŋùmalu amui rəpù meu. Lloró este tigre. Después de llorar fué hacia el camino.
Fei meu nùpui choike: femŋechi moŋei təfichi mapunche. Después cazó á un avestruz; de esta manera se sustentó este paisano.
5. Pun·malu umai. Təfeichi nawel chewí, ùl·men domo ŋetui. 5. Al anochecer se alojaron. Entonces este tigre se transformó en gente, hízose una mujer rica.
Nawel: „Llùkalaiaqen, iñche moŋelaqeimi. ¿Chiem llùkafimi rəpù meu?“ Tigre: „No me temas, yo te daré para vivir. ¿Qué temías en el camino?“
Mapunche: Eimi llùkafueimi, ka chùpei-toro[4] fei llùkafiñ“ Paisano: „A tí te temía, y el toro chùpei también lo temo.“
Nawel: „Féola chumlaiaimi, inche fei l·aŋəmkefiñ.“ Tigre: „Ahora no te sucederá nada, éste lo mato yo.“
6. Kùla antù amui, kùla tafuya umaiŋu. 6. Tres días caminaron, tres noches se alojaron.
Nawel: Féola, mai, al·ùtripa, rukaiaimi, yu che ŋeam.“ Tigre: „Ahora, pues, en un lugar retirado harás una casa para que vivamos como gente.“
Fei meu, raŋi antù, mai: „Fitueyu meu təfeichi chùpei[5]toro; ayé mai kùpai. Eimi mai llumŋe, inche təfa meu lloftufichi.“ Entonces, á medio día, pues: „Nos alcanzó el toro chùpei: allí pues, viene. Escóndete tú, yo me lo aguaitaré aquí.“
7. Akui təfeichi toro. Rùŋkùtui nawel, nùpui raŋi furi topel· meu. Pailárupai, pailá rupalu trañmanaqəmpufí ñi məta meu. 7. Llegó el toro. La tigre dió el salto, lo cogió en medio del cogote[6]. Se echó de espaldas el toro, y al hacerlo aplastó á la tigre bajo sus cachos.
Fei meu ùtrəfkəleweiŋu. Fei meu wəla amoi təfuichi wentru, pepui ñi kure, chùŋarùnaqəmnieyéyeu ñi məta meu chùpei toro. Entonces ambos quedaron tendidos. Después se avanzó el hombre, y vió su mujer, la tenía el toro Chùpei debajo de sí y empalada en sus cachos.
Fei meu pepui ñi l·á kure, fei meu ŋùmai kom antù. Entonces encontró á su mujer muerta, y lloró todo el día.
„Femŋechi moŋen“. pi təfeichi wentru. „De esta manera he salvado mi vida“, dijo este hombre.

La casa encantada

Cuento, referido por Domingo Segundo Wenuñamko.
1. Kuifi kine ùl·men wiŋka məlefui, piam. 1. Tiempo há vivía un huinca rico, dicen.
Kom chi che umarpukeféyeu. Toda la gente que pasaba allí, se alojaba donde él.
Kiñe ruka niefui al·ùtripa. „Fei meu amuŋe“, pikeufí, „fei meu doy məlei kachu, iaqel mi kawellu“, pikefí. Tenía una casa algo retirada. „Vete allá, hay más pasto allí para que coma tu caballo", les solía decir.
Feichi che, umapui, fei wùn.makefui l·a. Las personas que se alojaron, amanecían siempre muertos.
2. Kiñe antù puwí kiñe ká kuñifal wentru, kiñe machu meu amulefui. 2. Un día llegó allí también un pobre hombre que andaba montado en un macho.
Fei meu fəkepui ñi wùn·maiam. Pidió que le permitieran pasar la noche.
3. Eluŋei feichi ruka, kidulechi ruka. 3. Le dieron la casa que estaba sola.
„Fei meu amuŋe“, pifí. „Anda allá", le dijo el dueño.
Təfeichi wentru amui kidulechi ruka meu. El hombre fué á esta casa aislada.
„Kiñe pichi maláltəku meu məlei mətewe kachu“. „En un pequeño cercado hay pasto de más“.
Fei meu eluŋei təfeichi kuñifal wentru mufùn poñù ka pichin ilo. Entonces le dieron al pobre algunas papas y un poco de carne.
4. Təkui ñi kawellu chi maláltəku meu, fei kùtráltui, afùmi ñi poñù ka ñi ilo. 4. Echó su caballo al terrenito cercado, hizo fuego, coció sus papas y su carne.
Mekei ñi ilotun, fei meu wenu pidùll dəŋuéyeu che. Estaba ocupado en comer la carne cuando desde el sobrado le habló alguien.
Feichi kuñifal wentru duamkənolafí. El hombre no le hizo caso.
5. Fentreñma pipiyeqéyeu, femŋen wəla: 5. Largo tiempo le hablaba aquél, entonces por fin:
„Naqpaŋe, ayùlmi mi naqpaiaqel. Ŋəñùlmi, ípaŋe ilo, poñù“, pifí təfeichi dəŋudəŋuŋelu wеnu pidùll. „Ven abajo, si quieres bajarte, y si tienes hambre, come carne y papa“, dijo el pobre al que estaba siempre hablando arriba.
6. Femŋen mùchai ùtrəfnaqpai, yawaunaqpai re foro. 6. Inmediatamente después se dejó caer abajo, con ruido cayó un esqueleto.
Fei meu təfeichi pofre wentru: „Chem kam ta nierkeimi mi wedáñmaŋen[7]?“, pifí. Entonces le dijo el pobre: „¡Ah! ¿qué tienes tú, malvado[7]?
Fei meu femŋen dəŋui, kùmelkadəŋui, dəŋufí təfeichi pofre: Después habló, habló á buenas, habló á este pobre:
„Eluaqeimi, ayùlmi, ñi fentren plata, nien təfa meu“, pifí: „rəŋalnien wekun ka pu ruka“, pifí təfeichi kuñifal wentru. „Amuyu“, pifí. „peŋelmeaeimi, wəneŋe“, pifí. „Te daré, si quieres, mi mucha plata, que tengo aquí“, le dijo: „la tengo enterrada fuera y dentro de la casa“, dijo al hombre pobre. „Vamos, te la mostraré, anda adelante“.
7. Chi kuñifal wentru ayùlai, illkui. 7. El hombre pobre no quiso, se enojó.
„Iñche ¿chum kimafiñ cheu mi nien plata, kidu wəneŋe“, pifí. „¿Cómo sabré yo dónde tienes tu plata, anda tú mismo adelante“, le dijo.
„¿Llùkalaiafuimi chei?“ „¿No tendrías miedo?“
„Llùkalaian. Amuŋe məten, inaiaqeimi. „No tendré miedo. Anda no más, te seguiré“.
8. Amui chi wentru, inai chi kuñifal che. Təfeichi wentru ləfyekoumei. 8. Adelantóse el hombre, tras él iba el pobre. Aquel hombre ardía al andar.
Fei meu fei pi təfeichi kuñifal: Entonces le dijo el pobre.
„Petu ləfimi furi meu“. pifí, kiñe maməll witrarulelpofí ñi furi meu. „Estás ardiendo en las espaldas“, y le pasó con un palo por las espaldas.
„Kalli felepe, fei ñi femŋekan“. piŋei. „Déjalo, así soy siempre“, se le dijo.
9. Fei meu puwiŋu chi rəŋal plata meu. 9. Después llegaron donde la plata enterrada.
„Fei təfachi plata eluaqeimi“, piŋei chi kuñifal. „Esta plata te la daré“, se dijo al pobre.
„Ya!“, pi. „Está bien“, dijo.
Ká yeŋei chi ruka meu, ká peŋelŋei chi rəŋal plata. Fué llevado también á la casa, y se le mostró otra plata enterrada.
„Kom təfachi plata nùqaimi. Kulliñmaiaqen mari misa, tunten mi puchuñman kom nùqaimi“, piŋei chi kuñifal. „Todo este dinero te lo tomarás. Paga por mí diez misas, y todo cuanto te sobre, todo será tuyo“, se dijo al pobre.
Fentekənowíŋu. En esto quedaron.
10. Wùn·mai. Ella liwen pepaéyeu chi ùl·men: 10. Amaneció. Muy de mañana vino á verle el caballero.
„¿Chumlei mi uman?“, piŋepai təfachi kuñifal. „¿Cómo te ha ido en tu alojamiento?“, se preguntó al pobre.
„Kùme uman“. pi ñi lloumen. „Bien alojé“, dijo contestando.
„Kom chi che elukefiñ ñi umaiaqel təfa meu, l·á məten wùn·makei“, pi chi ùl·men. „A todos permito alojar aquí, y siempre amanecen muertos“, dijo el caballero.
11. Fei meu chi ùl·men: „Fəreneqen“ pifí. „ká kiñe antù ñi rulpaiaqel“, pi chi kuñifal. 11. Entonces dijo el pobre al caballero: „Permíteme que pase otro día más aquí“.
„Feyərke“, pi chi ùl·men. „Amoaiyu mai“, piŋei chi kuñifal. „Está bien“, dijo el caballero. „Vámonos, pues“, se dijo al pobre.
12. Kom antù kùdawí. Feichi pun· kom pun· nentufí chi rəŋal plata. Kom yei ñi plata, kiñe trokiñ re oro. 12. Todo el día trabajó. Esa noche, toda la noche sacó la plata enterrada. Se llevó toda su plata, una parte puro oro.
Féola təfachi pofre fùchá ùl·meni. Entonces el pobre se hizo muy rico.

4. El hijo del sol.

Cuento, referido por Domingo Segundo Wenuñamko
1. Kuifi, piam, məlefui kine ùllcha domo. Kiñe wentru rume ayùlaféyen, rəf fùchápəra konmei. 1. Erase, dicen, hace mucho tiempo una joven. No la había amado ningún hombre y ya se había hecho solterona.
2. Femŋen afeluwí, trekátripai adkintun mapu; fei meu, piam, ùtrəfkənupui. 2. Del todo se aburrió, salió á un lugar con bella vista; entonces, dicen, allí se echó á tierra.
3. Fei meu naqtupaéyeu chi antù ñi am. Fei umaqeléyeu ka niepəŋeñeléyeu. 3. Entonces se bajó donde ella el alma del sol. Este le dió sueño, la hizo dormir y la dejó embarazada.
4. Kiñe kùyen· meu lleqəmi ñi pəñeñ. Fei mùchai məten treməmi ñi pəñeñ, wentrupəñeñ. 4. Un mes después dio á luz á su criatura. Inmediatamente lo crió, era hijo hombre.
Kiñe tripantu meu fətá wechei. En un año fué joven grande.
5. Fei təfachi kuñifal domo rəf kuñifal. Fei mei mùchai məten dumiñi, ŋewelai ñi wùn·n“. 5. Esta pobre mujer era en realidad muy pobre. Entonces de repente entró una oscuridad, ya no amaneció.
6. Fei meu fiñmawí itrókom mapu che. 6. A esto se angustiaron los hombres de todo el mundo.
Fei meu təfeichi weche wentru: „Iñche kulliŋeali, fei meu amuan təfachi antù meu, nùlameafiñ“. pi təfeichi weche wentru, „iñche ñi chau chi antù[8]“, pi. Entonces este hombre joven: „Si me pagarán, iré donde el sol y lo abriré“, dijo el joven, „padre mío es el sol“, dijo.
7. Fei meu itrókom mapu che elúeyeu plata. Fei amui ñi chau meu wenu mapu, nùlámetufí. 7. Después todo el mundo le dió plata. Entonces fué él donde su padre al cielo y abrió otra vez.

5. El zorro y el chingue.

Cuento, referido por Domingo Segundo Wenuñamko.
1. Fei meu, piam, ŋərù eŋu shañi amoiŋu pillañ meu. 1. Entonces, dicen, el zorro y el chingue fueron al volcán.
Elmei ñi kawellu, kintualu ñi kawellu amoiŋu. Fueron dejar su caballo ó sea que fueron á buscarlo.
Fei meu naqmaiŋu pire pillañ meu. Entonces les nevó en el volcán.
2. Ñi miawn eŋu ŋəfkeñmaiŋu. 2. Caminando los dos les sorprendió el crepúsculo.
Fei meu chi ŋərù illamtufi shañi: „Kudeaiyu inei ñi trokoyaqel. Entonces el zorro hizo desprecio al chingue: „Jugaremos á lo quién va á entumirse.“
3. Shañi fei pi: „Eimi kam ten[9], pi shañi. „Tuchi wewel nentúñmaŋeai ñi trəlke, ñi kawellu ká nùñmaneai“. 3. El chingue dijo: „En ti no más está“, dijo. „Al que gane le será sacado el cuero y también se le quitará su caballo.
Fei meu rəŋaluwiŋu pire meu. Entonces se enterraron los dos en la nieve.
4. Fei meu mùchaike ramturamtuyewiŋu ñi trokon chei. 4. Cada momento se preguntaban si estaban entumidos.
„¿Chumleimi n·ai?“, pi ŋərù. „¿Cómo estás?“, dijo el zorro.
„¿Chumafui ta ñùwa wentru?!, pi shani. „¿Qué ha de hacer esto á un hombre valiente?!“, dijo el chingue.
5. Ká pichin meu shañi ramtufí ŋərù: 5. Poco después el chingue preguntó al zorro:
„¿Chumleimi n·ai, ŋərú?“, pifí. „¿Cómo estás, zorro?“, le dijo.
„¿Chumafui ta nùwa wentru n·ai?“, pi ŋərù. „¿Qué ha de suceder á un hombre valiente?“, dijo el zorro.
6. Ká pichin meu ká ramtui ŋərù: 6. Un ratito después el zorro volvió á preguntar:
„¿Chumleimi n·ai, shañi?“, pi. „¿Cómo estás, chingue?“, dijo.
„¿Chumafui ta ñùwa wentru?“, pi shañi. „¿Qué ha de hacer eso á un hombre valiente?!“, dijo el chingue.
Shañi ká ramtui: El chingue preguntó otra vez:
„¿Chumleimi n·ai, ŋərù?“, piŋei ŋərù. „¿Cómo estás, zorro?“, dijose al zorro.
„¿Chumafui ta ñùwa weutru n·ai?“ „¿Qué ha de hacer eso á un hombre valiente?“
7. Deuma petu trokofui ŋərù məllməlləmekei ñi dəŋun. 7. Ya estaba entumiéndose el zorro, estaba tiritando su voz.
Ká pichin meu ramtui shañi: En otro ratito más preguntó el chingue:
„¿Chumleimi n·ai, ŋərù?“, pi shañi. „¿Cómo estás, zorro?, dijo el chingue.
„¿Chumafui ta ñùwa wentru?“, pi ŋərù: welu deuma tripawelafui ni dəŋun, déuma épeke l·ai. „¿Qué ha de hacer un hombre de valor?“, dijo el zorro; pero ya no le salía su voz, ya estaba moribundo.
8. Ká ramtui shañi: 8. Otra vez preguntó el chingue:
„¿Chumleimi n·ai, ŋərù?“, piŋei ŋərù. Dəŋuwelai. „¿Cómo estás, zorro?“, díjose al zorro. Ya no habló.
„¿Chumleimi n·ai, ŋərù?“, piŋei. Dəŋulai kiñe ina. „¿Cómo estás, zorro?“, se le dijo. No habló en seguida.
9. Fei meu shañi amoi, pépufí chi ŋərù, l·afui deumá. Nentuñmafí ñi trəlke, ñi kawellu ká nùi. Féola amutui. 9. Entonces el chingue se fué donde el zorro y lo encontró, ya había muerto. Sacóle el cuero y tomó también su caballo. Ahora se fué.
Fentépun eрeu. Fin del cuento.

6. Discurso del sacerdote (ŋen·pin) al inaugurar unas rogativas.

Referido por Painemal Weitra.

(Todo el discurso casi es una interpretación de las intenciones que han movido al ulmen ó cacique á convocar para la fiesta.)

Fachantù mai kontun ñi pillañ lelfùn meu. Hoy he entrado otra vez, pues, en mi pampa pillañ.
„Witrañpraman kiñe kùme dəŋu“ pi mai təfachi ùl·men. „Ŋillañmautuan“, pi təfachi ùl·men. Este cacique, pues, ha dicho: Emprenderé un negocio bueno. Haré otra vez unas rogativas.
„Moŋelelu ñi mapu meu, nietuan kallfù chiwai dəŋu[10], pi təfachi ùl·men. Como esté vivo en mi tierra, volveré á tener ocasión de pedir cielos serenos y cielos nublados.
„Moŋen meu ñi piuke, fei meu nietuan təfachi dəŋu", pi. Estando sano mi corazón, volveré á tener esta satisfación", dijo el cacique.
Petuam ñi ketran mapu, fei meu mai ŋillatuyaqeimi fachantù. Təfa mai llaŋka piuke[11] ŋillatuaqeimi, Ŋənechen. Para obtener de nuevo los frutos de la tierra, te pediré hoy. Con un corazón víctima, te pediré, oh Dios.
Eimi ta elkeen, Dios. Eitəfachi dəŋu meu elen, fei meu mai felen. Tú me creaste, Dios. Tú me has dejado en este oficio, por eso hago esto.
Fachi antù mai niean ñi pərukantun, fachi antù mai piwəmtuan[12] ñi pillan[13] bandera. Hoy, pues, celebraré mi danza; hoy, pues, volveré á izar mi bandera pillañ.
Wichanietuan tañi kallfù mal·en[14], lukutuai ñi pillañ kushe[15]. Tendré por ayudante mi niña azul y se arrodillará mi vieja pillañ.
Femkənoéteu[16] Ŋənechen, fei meu mai nieken təfachi dəŋu ñi petuam tañi moŋeam, ñi ketramapun, ñi kachilla ñi petuam, ñi allfid, ñi awar ñi petuam, ñi kawella fei ñi petuam, ñi poñù ñi petuam, ñi wá, ñi kùl·wi, ñi dawe[17] fei ñi petuam: fei meu mai ŋillatuken fachantù Dios. Porque Dios me da el impulso, practico este rito, para obtener mi sustento, mis frutos de la tierra, mi trigo, mis arvejas, mis habas, mi cebada, mis papas, mi maíz, mis porotos, mi quinua[17]: para eso hago hoy rogativas á Dios.
Fareneaen fachantù, adkintuen fachantù, ñi witranien[18] tañi llaŋka piuke. Séme propicio hoy, mírame hoy, mientras tenga en mano[18] mi corazón victima.
Fərenetuyaqen mai, elutuyaqen tañi kom ketran, moŋeltupeyùm tañi ñawe, ñi fotəm, fentechi familia[19] tañi moŋepeyùm, fei meu mai fərenetuyaéneu pin fachantù. Séme propicio de nuevo, vuelve á darme toda clase de granos con que mantener á mis hijas y mis hijos y con que se sostiene mi familia numerosa, por eso digo hoy, que me sea propicio.
Pi mai təfachi ùl·men, fei mai witrañpramkei fei təfachi dəŋu. Esto dijo este ulmen, por tal motivo celebra esta fiesta.
Fei meu mai ŋillatulen, piŋen, fentechi familia tañi moŋeam. Por lo mismo se me dijo: „Ruega por mí, para que se alimente mi numerosa familia.
Mətewe amui antù, fei meu ayùi kallfù chiwai. Está muy avanzada la estación, por eso quiere él tiempo sereno y lluvias.
Fei meu fərenetuyaqéneu Dios, fei kam ñi eléteu, fei mu felen. Elutuánen mawən· ñi məleam ñi ketran, kùme ñi fən·am: fei meu mai ŋillatumekeimi. Séame propicio Dios, pues El me ha creado, por eso hago esto. Que me mande lluvias, para que prosperen mis siembras y granen bien, pues te ocupas en pedir estas cosas.
Iñ femkənomollen kam[20] fei meu mai feichi dəŋu inakéiñ. Nos han dejado en esta costumbre, por eso continuamos en ello.
Kom fentenchi ñi che, kom mapunche feichi dəŋu niei. Todo mi gente, tan numerosa y todos los mapuches tienen esta costumbre.
Iñche ñi chau nienoel təfachi dəŋu: Eimi elmukéiñ, Dios. Mi padre no ha introducido este uso: Dios, tú nos has creado,
„Ei təfachi dəŋu nieaimi“. pien. „Dios, elchekelu, pepilkefilu che, pepilkefilu kulliñ“, Eimi mai elumokéiñ fill kulliñ. „Seguirás este rito“, me dijiste, Dios, creador de los hombres, que tienes poder sobre los hombres y los animales. Tú nos das todos los animales.
Məlei mai kawellu, məlei mai waka, məlei mai ofisha, acháwəll: fei mai elelmoiñ, „təfa mu ŋillatuaimn“ pimukéiñ. Pues, hay caballos, vacas, ovejas gallinas, los cuales has criado para nosotros, y nos has dicho: Pedidlos.
Fei meu mai ŋillatukéiñ. Təfa mai mi karékare[21], təfa mi llaŋka piuke[22]: Nùtuŋe mai fachantù. Por eso hacemos rogativas. Hé aquí tu gallina, tu corazón
Fachantù mai maleupan antù elutueimi karékare, mi llaŋka piuke. Hoy, pues, al elevarse el sol, te ofrezco tu gallina y tu corazón inmolado.
Təfa mai mi kùtraltu nùtuŋe fachantù, „nùltuaéneu“. piŋeimi, Dios. Hé aquí tu holocausto recíbelo hoy, te digo, Dios, que me lo recibas:
L·ai ñi kùme chau, ñi laku, fentenchi ñi kùmeke che, ñi kùmeke laku, ñi kùmeke chau, ñi kùmeke ñuke, ni kuku. Murió mi buen padre, mi abuelo, tantos de mis buenas gentes, mis buenos abuelos, mis buenos padres, mis buenas madres, mi abuela.
Dəŋuñpeaqen Dios meu: Nien fentechi ketramapun, nietuan ñi fill ketran; fei meu mai ŋillatuchi, pi fachantù təfachi loŋko. Pide á Dios por mí: tengo tanto sembrado, quiro cosechar toda mi siembra; por eso el cacique dijo hoy que quería hacer las rogativas.
Fei meu mai ŋillatueimi, Dios: fentenchi laku rupai mai ŋillatuwn lukutulen pillañ lelfùn meu. Por eso ruego, Dios; tantos antepasados celebraron de rodillas en la pampa pillan el nguillatun.
Welu, kutranduamen, leqkeqen mai, Dios. „Kutranŋei ñi pipiŋen ñi ŋillatun kamañ“, piŋe fachantù; leqken fachantù. Mas, compadécete de mí, dame oh Dios, lo que pido. Dí hoy: „Da lastima que habla tanto mi oficiante del nguillatun“; concédeme hoy lo que pido.

7. Ŋillatunkamañ ñi ŋùlamtuken rupan trawn déuma [23]

(Consejos que da el oficiante del nguillatun al despedir la reunión.)
Dictado por Domingo Seg. Wenuñamko.
1. Fachi antù mai niemekefuiñ[24] dəŋu, ŋillañmaumekefúyiñ Ŋənechen meu: ñi kùmeleam kom che, chumŋellefule pu kuñifal: ñi kùme moŋeam, chumŋellefule pəñeñ: ñi kùme moŋeam pu domo che, pu kushe. 1. Hoy, pues, hemos tenido fiesta, hemos hecho rogativas al Señor: para el bienestar de toda la gente por más pobres que sean; para que vivan bien cualesquiera hijos de familias: para que vivan felizmente las mujeres y las ancianas.
2. Allkùmn: 2. Oíd:
Ŋənechen ñi elel ketran, ñi moŋeam kom pu kuñifal. Ñi piel Ŋənechen eleléyiñ meu fill ketran, yiñ moŋeam. El Señor crió los frutos del campo á fin de que vivan todos los pobres. Por su voluntad crió para nosotros todos estos frutos para que nos sirvan de sustento.
3. Fei meu mai kùme tremí pəñeñ: chumŋellefule kuñifal, kùme íléi[25], fei meu kùme witrarupaiawkei. 3. Con ellos se crian bien los chicos; por más pobres que sean, comen bien, y de esto tienen fuerza para trajinar.
4. Fachi antù ŋillañmaumefúyiñ Ŋənechen meu, kùmeleam kom mapu che; femŋechi dəŋu eleleyiñ meu yiñ Ŋənechen, fei meu ŋillañmaukeyiñ moŋeam kom pu pəñeñ. 4. Hoy hemos hecho rogativas al Señor para el bien de todo el mundo; en este culto nos ha dejado nuestro Señor; por eso hacemos estas rogativas para la felicidad de todos los hijos.
5. Allkùmn, fentenchi che: Chem dəŋu meu nó witralemekeyiñ yiñ ŋillañmaupéyəm lelfùn meu. 5. Oíd, numeroso pueblo: Para ningún otro asunto estamos en pié en el campo de oración.

8. Kallfù mal·en y kallfù wentru.[26]

(Niña y hombre azules)
Referido por el mismo D. Wenuñamko
Trùrəmŋekei kallfù mal·en trawn dəŋu ñi məlen meu, ka, kutrann meu ñi ŋillatuñmaŋetuam meu. Se adereza á una Niña azul, cuando se trata de hacer una junta, en caso de enfermedad, cuando se quiere hacer una rogativa.
Kallfù ùkəlla təkulelŋekei, trarùloŋkolŋekei kallfù pañu: ŋenon meu kallfù pañu, chod trarùloŋkokei. La visten con una capa azul, y como venda de la cabeza le ponen un paño azul, mas cuando no lo hay de tal color pone otro amarillo en la cabeza.
Kallfù wentru ká fei məlei. Fei kallfù pañu kəlkaitəkulelŋekei. Hay también Hombre azul; á éste le echan un paño azul al cuello.
Shillaŋekei kiñe flaŋ kawellu ka kiñe alazan, fei prakawelluí chi kallfù mal·en ka kiñe kallfù wentru. Se ensilla un caballo blanco y alazán, entonces montan sus caballos la Niña azul y un Hombre azul.
Fei meu wirafù tripakeiŋn lelfùn meu. Chi kallfù wentru miawəlkei ñi chod bandera. En seguida salen de galope á la pampa. El Hombre azul lleva consigo su bandera amarilla.
Wəñomei, wall konpukei chi kutran meu. Se vuelven, y se acercan otra vez al enfermo.
Witralei chi kutran. Fei raŋiñmakənopukéyeu kallfù wentru eŋu kallfù mal·en, fei n·eyùñmakeéyeu. Útriruukei chi kutran ñi rùku kawell meu. Epuñmaŋechi n·eyùñmaukei kutran eŋu kawellu. Petu ŋillatuñmakéyeu chi machi. Este está de pié. Entonces el Hombre y la Niña azules lo toman en el medio, y le soplan. El enfermo se apoya en los pechos de ambos caballos. El enfermo y los caballos respiran mutuamente su soplo. Entretanto hace la machi sus rogativas.

9. Dos parlamentos grandes (weupin).

Referido por Painemal Weitra
Preámbulos.

Venancio Koñwepaŋ, cacique de Truftruf, cerca de Temuco, había ido con sus mocetones a la Argentina (á la tierra de los indios pehuenches) á buscar sal. Regresaron. Un perro, perteneciente a uno de los mocetones quedó en la Argentina. Por eso su dueño emprendió nuevamente viaje para buscarlo. Cierto pehuenche, mocetón de un cacique argentino, tenía el perro amarrado y no lo quiso entregar. Principiaron á pelear y el pehuenche mató al indio chileno.

En seguida fué Venancio con sus mocetones á vengarse y venció en Maməllmalal á los caciques Pəllile, Cheuketá y Chokori, acabando casi totalmente con su gente.

El finado Weitrañamko, padre del relator, enviado por los caciques del sur, visita á Venancio para darle buenos consejos. En seguida pasa á la Argentina á tratar también con Chocori y alcanza á hacer las paces. Merece admiración tanto el carácter pacífico como la prudencia de Weitrañamko. Según nuestro cálculo el hecho tuvo lugar hace unos setenta ú ochenta años.


A. Weupin entre Weitrañamko y Venancio Konwepan.

Weitrañamko:
1. Werkùŋen. Kùmelai ñùwa ŋen, kùtralŋepéyəm loŋko: fei meu mai werkùŋen. Fanten meu[27] ñùwa ŋei tañi ùl·men. Kùmelai mai feichi dəŋu; fei meu mai „amuŋe[28] piŋen. 1. Me han enviado. No es bueno, ser tan feroz que se quema á unos caciques: por eso, pues, me han enviado. Son tan[27] fieros mis ulmenes. No es bueno eso; por eso me dijeron que fuera[28] á tratar con ellos.
2. Iñche mai ta femŋelan. Ayùlafiñ ñùwa dəŋu; fei meu mai, „eimi amuŋe“ piŋen. 2. Yo no soy así. No tengo gusto en fierezas; por eso, pues, me dijeron que fuera yo.
3. Kùmei ta kùmelen, kùme l·an ta kùmei. 3. Buena cosa es, estar en paz y morir tranquilamente.
Kùmelen meu mapu, kùmelen meu ta che: fei meu ta, l·ai ta peñi, kùme rəŋalŋei, kùme pənotuŋei wil·i kawellu meu[29] Cuando está en paz la tierra, y la gente sosegada: entonces muere un hermano, se le entierra bien, se le pisa bien con las uñas del caballo.[29]
L·ai ta peñi, kùme rəŋalŋei; l·ai ta fotəm, kùme rəŋalŋei, ŋenon meu chem dəŋu. Muere un hermano, se le hace un buen entierro; muere un hijo; se le entierra bien, cuando no hay contrariedades.
Femmechi mai l·akéiñ kùmelka təfa tañi mapu meu iñche. Así, pues, morimos pacíficamente en la tierra mía.
4. Inche ayùlafiñ ñùwa dəŋu, ayùlafiñ mai tañi kùtralŋeaqel tañi peñi. 4. Yo no quiero bravezas ó provocaciones. No gusto de que estén encendidos de rabia mis hermanos.
Iñche mai kùme rukatun meu, kùme kureyewn meu məlen təfa meu iñche. Yo, pues, estoy en buenas condiciones domésticas, de buena manera casado estoy aquí.
5. Fei mai allkùpe tañi pu ùl·men. Fei meu mai, „prakawelluŋe“[30] piŋen. 5. Oigan, pues, mis caciques el asunto por el cual me dijeron que montara[30] el caballo.
Allkùpe təfachi dəŋu tañi pu ùl·men. „Fei təfachi nùtram entupuŋe. Allkùle, allkùai tañi pu ùl·men. Təfa meu mai məlen iñche, ŋelai dəŋu. Fei meu mai „amoŋe“, piŋen[31] Que oigan mis ulmenes este mi asunto. Me dijeron[31]: „Refiéreles estas palabras, cuando estés allá. Si quieren oirlas, las oirán mis ulmenes. Aquí, pues, estoy yo sin novedad, por eso anda“.
6. Kùme umautun kùmei. Fei meu mai werkùŋen. 6. Bueno es dormir tranquilamente. Por eso, pues, me enviaron.
Afpe ñi dəŋu ñi pu ùl·men. Termínese la cuestión qué hai entre mis ulmenes.
Kùmelai ta nien mai ta lefkawellu dəŋu, chumŋechi rume kùme wentru tañi ŋənapéyəm. No conviene que hayan correrías de á caballo, en que se pierde cualquier hombre, por más bueno que sea.
Afelfipe tañi dəŋu. Pongan término á su pendencia.
Fei meu mai werkùŋen. Con este fin, pues, he sido enviado.
7. Kùme felen, fei mai ta kùmei. Iñche mai ta təfa meu nieken ŋillatun ka marikun[32]. Feichi dəŋu ta nieken tañi mapu meu: ŋillañmawn ta Ŋənechen meu. Conviene estar en buenas relaciones con otros. Yo, pues, aquí, en mi tierra tengo mis rogativas y fiesta de marikun[32]. Tales asuntos no más tengo en mi tierra: rogativas que hago á Dios.
8. Fei meu mai feichi dəŋu allkùpe. Iñche mai ayùlafiñ ñùwa dəŋu. 8. Oigan, pues, ellos este asunto. Yo no quiero las hazañas.
Felei mai tañi waria tañi Valdiviano: rupai tripantu, ŋənetukawellken tañi waria meu. Está la ciudad de mis Valdivíanos: pasa el año, hago mi galope á su ciudad.
Feichi dəŋu kimpe, feichi nùtram allkùpe tañi pu ùl·men, feichi dəŋu elelmefiŋe, piŋen. Fei meu prakawellun fachi antù mai. Que lo sepan mis ulmenes, que oigan estas palabras, de esto, se me había dicho, anda á dejarlos informados. Por eso monté hoy el caballo.
9. Allkùmn, pu loŋko, fentenchi pu ùl·men! Ŋùnaituñmauyiñ tamn fotem, pu ùl·men. 9. Oíd, caciques, tantos ulmenes: os tengo lástima á vuestros hijos, oh ulmenes.
Allkùñmamochi tañi dəŋu ñi prakawellyekel. Oidme en el asunto por el cual he montado el caballo.
10. Iñche ñi mapu meu nielan chem dəŋu. Akui ta Intendente tañi Valdivia, fei mai prakawellmakefiñ; niekenon meu chem dəŋu, fei meu peken tañi waria meu. 10. Yo, en mi tierra, no tengo ninguna pendencia. Llega el Intendente de Valdivia, lo acompaño á caballo; sin tener pendencia alguna, lo visito en su ciudad.
Re feichi dəŋu məten nien. Solamente tales asuntos tengo.
11. Fei meu mai kùmei kùmelen. Feichi deŋu nien iñche: Kùme femnien ñi peñi, ñi fotəm. 11. Por eso, pues, conviene tener paz. Mi modo que sigo, es: Tener en paz á mis hermanos y mis hijos.
Nienon meu chem dəŋu iñche ta təfa ñi mapu meu, fùchai mai tañi manshun·, watroi ta ñi məta, fùchai tañi ofisha, watroi tañi məta tañi kùmelen meu, tañi niekenon meu chem dəŋu. Por no tener yo pendencia alguna en mi tierra, se envejecen mis bueyes, se cayen solo sus cachos, se envejecen mis ovejas, se les caen sus cachos, porque me van bien las cosas y no tengo asunto malo alguno.
12. Femŋechi mai ta felen. Fei kimpe ñi pu ùl·men. 12. Así, pues, me encuentro. Sépanlo mis caciques.
Iñche mai təfa meu chem dəŋu rume niekelan. Anùlmapu dəŋu nien. Nieken mai trawn dəŋu. Yo, aquí, no tengo absolutamente ningún asunto malo. Tengo en paz la tierra. Celebro mis juntos.
Feichi dəŋu meu eléneu ñi laku. Nieken mai təfeichi dəŋu. Fei meu mai ŋillatuken Ŋənechen meu: ñi elélŋen dəŋu, feichi dəŋu inatunieken. En eso me ha dejado mi abuelo. Eso no más tengo. Por eso hago rogativas á Dios: habiéndoseme dejado en esta costumbre, sigo siempre con ella.
13. Feichi dəŋu mai kimpe, ñi felen chi dəŋu. Feichi dəŋu mai „prakawellŋe, Weitrañamko", piŋen. Fei meu prakawellun, ŋùnaituñmawən[33] taiñ loŋko. 13. Sépanlo, pues, ellos, como están las cosas. Con este motivo me dijeron: „Monta el caballo, Weitrañamko". Por eso monté el caballo, tengo lástima á mis caciques.

Venancio Konwepan:
14. Iñche mai ta kidu illulafúiñ ñi femtuel tañi pewenche. Mətewe fofo[34] ŋei tañi pewenche. 14. Yo mismo no deseaba que los pehuenches volvieran á hacer tal cosa. Son muy mentecatos mis pehuenches.
Fei meu mai witramelfiñ feichi dəŋu. Femŋechi dəŋu meu ta kewakeiyu, ñi femtuéteu tañi pewenche: l·aŋəməñmaqeneu tañi kon·a. Por eso procedí así contra ellos. Por tal asunto peleamos, por culpa de mis pehuenches, pues me mataron á un mocetón.
15. Trewa meu mai rumei tayu dəŋu. Femŋechi mai məlei təfeichi dəŋu. 15. De un perro se trata, pues, en nuestro pleito. Así, pues, es el caso.
Iñche mai wəné illulafúiñ. Kidu mai ñi fofo ŋen meu, fei meu mai niekeiyu dəŋu, iñche kam tañi illunofiel kam iñche. Yo no lo había provocado. Porque son tan bobos ellos mismos, por eso tenemos pleito, pues que yo no lo había provocado.
16. Fei meu mai niekefun feichi dəŋu. Fei meu kam ¿chem piafun? Ŋùnaituéneu tañi willi ùl·men. 16. Es cierto que tenía esta colisión, respecto de la cual — ¿qué diré?— me da un bondadoso consejo mi ulmen del sur.
Féola mai afai chi dəŋu, pile mai tañi pewenche. Ahora, pues, se acabará el pleito, si quiere también mi pehuenche.
17. Kùmei mai tañi fei piéteu tañi willi ùl·men. Kùmei mai tañi ŋùnaituñmaéteu tañi peñi, tañi fentenchi tañi capitan, „kùme niepe ñi peñi, ñi capitan ñi piéteu —ñi willi ùl·men fei piéneu—; fei meu kam ¿chem piafun? „¡Feyərke mai!“, pian fachantù. 17. Bueno es, pues, que me haya dicho eso mi ulmen del sur. Bueno es que me haya tenido consideración para mis hermanos y mis muchos capitanes, y que me haya dicho que tenga en paz —mi cacique del sur dijo esto de mí—; por eso, ¿qué le habría de contestar? „Está bien, pues!“, será lo que digo hoy.
18. Femŋechi mai niekefun kùtral[35] dəŋu, niekefun maŋiñ[36] dəŋu, femŋechi mai kùtral niekefui tañi kon·a; fei meu kam ¿chupiafun[37], ŋùnaituéten tañi willi ùl·men. 18. Así es, pues, que tenía este asunto del incendio[35], tenía este asunto que sobrevino como una avenida[36], y produjeron incendios mis moretones, mas, ¿qué habré de decir, teniéndome tanta consideración mi ulmen del sur?
Pilafun felen tañi mapu meu. No quería yo tal estado de cosas en mi tierra.
19. „¡Feyə8rke mai!“, pian fachantù. Aftuai tañi lefkawellu, watrotuai tañi rəŋi, choŋəmtuan tañi kùtral dəŋu, aftuai ta təfeichi dəŋu. 19. „¡Está bien, pues!“, diré en este día. Se acabarán otra vez mis correrías, rómpase mi lanza, apagaré otra vez lo del incendio, ya no habrá tal cosa.
20. Ñi pepéyəm ta kùme kawellu tañi pewenche, fei meu ta yemen tapayu kurù kawellu, yemen ta kurù ayùsh kawellu, fei meu ta pəraŋei trapi kolù[38] kawellu, tañi fempéyəm tañi pewenche. 20. Porque encontraban buenos caballos mis pehuenches, por eso iba á traer caballos moros oscuros y overos negros, por eso se montaba los castaños, como hacían los pehuenches.
21. Casoafiñ mai tañi pu ùl·men. Kùmei mai ta kùme umautun. Apəmtuan tañi dəŋu, ñi ŋùnaituéteu ñi willi ùl·men. 21. Haré caso, pues, á mis ulmenes. Bueno es dormir bien. Pondré fin á mi pendencia, porque está tan atento conmigo mi ulmen del sur.
Fachantù mai pərakawellərkeimi, Weitrañamko. Casuyaqeimi fachantù, doy witrapəramwelaian[39] tañi dəŋu. Hoy, pues, montaste el caballo, Weitrañamko. Me impondré hoy de lo que dices, ya no continuaré<ref name=nota2pg296> mi pendencia.
Aquí se concluye el parlamento de Witrañamko y Venancio Koñwepaŋ.
22. Fei meu amui Weitrañamko pewenche meu. Puwí Linkol·eu meu, Úŋkoŋéyeu mapu. Ká amorkei, puwí cacique meu, Chokori, məlei Puelmañ, Mollfùñkeo, Chakayal. 22. En seguida fué Weitrañamko á ver á los pehuenches. Llegó á casa de Lincoleu, tierra de Úŋkoŋéyeu. Siguió viaje, llegó donde el cacique, donde Chocori, estaba también Puelmañ, Mollfiñqueu y Chacayal.
Fei meu ká weupipui. Allí parlamentó otra vez.

B. Parlamento habido entre Weitrañamko y Chokori.

Weitrañamko dice:
23. Pərakawellun mai, pu ùl·men. Eimi mai pərakawelluŋe“, piéneu ñi pu loŋko; fei meu mai pərakawellun. 23. Monté el caballo, pues, ulmenes. Mis caciques me dijeron: „Monta tú, pues, el caballo“; por eso lo monté.
24. Féola mai ninkui tamn rəpù, peŋewelai tamn rəpù. Shəllo tañi rəpù fei məten ta məlei. Ŋərù tañi rəpù ta məlei. 24. Ahora se ha cubierto de pasto vuestro camino, ya no se distingue, No hay más caminos que los de las perdices y de los zorros.
Rupan ta mapu meu tañi anùlepéyəm tañi pu ùl·men. Féola ŋewelai. Weñaŋkùnŋewei tamn mapu. Pasé por la tierra que habían habitado mis caciques. Ya no están. Da tristeza vuestra tierra.
25. Fei meu mai kùpan. „Afeluwn“, pillefuli, ¿chumafun kam, „Doy ŋelai kimlu, fill dəŋu meu witráulu“, ñi piŋen meu. 25. Después vine acá. Aunque hubiese dicho: „Estoy aburrido“, ¿qué había de hacer, como me dijesen: „No hay quien sepa más y esté mejor orientado en todos los negocios.
Prakawellun mai. „Pewenche allkùñmaiaqéneu tañi deŋu“ ñi pin meu ta prakawellun. Monté, pues, el caballo. Me dije: „Los pehuenches me prestarán oido en mi asunto“, por eso lo monté.
„Təfachi dəŋu mai yeŋe“ ñi piŋen meu kùpan mai. „Úl·men afpe tañi dəŋu“ tañi piŋen meu, fei meu mai kùpan, iñ ŋùnaituuwn. Por habérseme dicho: Lleva este encargo“, vengo, pues. Por habérseme dicho: „Termínese esta cuestión entre los ulmenes“, por eso, pues, vengo, en consideración de vosotros.
26. Kùmelai kùtralŋen kon·a. Kùmei ta kùmelen, fei meu ta kùpan. „Doy kùmelen fei kùmei mai, tañi pu pewenche kùmelepe“ tañi pin meu, fei meu mai prakawellun. 26. No conviene que se quema á los mocetones. Conviene estar en sosiego, por eso vengo. „Conviene estar en más sosiego“, digo, y deseo que estén felices mis pehuenches, por eso, pues monté el caballo.
Aftuai təfachi dəŋu, feichi dəŋu meu mui pərakawellken. Fei meu mai, „Fei təfeichi dəŋu elelmefiŋe tañi waidəf ùl·men“ ñi piŋen meu prakawellun mai. Se acabará esa cuestión, el asunto, pues, en que viajo. Se me había dicho: „Vete á proponer esta cosa á los ulmenes de allende“, por eso monté el caballo.
27. Pu loŋko: fachantù allkùmn təfachi dəŋu tañi pərakawellun mai. 27. Oid hoy caciques, el objeto de mi viaje.
Ŋùnaituñmauyiñ tamu fochəm, tamn loŋko. Kùtralŋen, fei ta kùmelai, wedá dəŋu təfei. Kùme ta iñmopenoyəm, fei meu mai ta kùpan. Tengo consideración á vuestros hijos, á vuestros caciques. Ser quemado, no es bueno, eso es cosa mala. No puede uno comer tranquilo con tales disgustos, por eso vengo.
28. Kùmeletuaimn, kùmelkaletuaimu, kùdawaimn, kùme kureyewaimn, yùltuaimn, kùme kureyeuruaimn, ŋillandəŋulaiaimn, rəf kùme fəkewaimn; fei meu troŋtuai mapu. 28. Estad otra vez sosegados, estad buenos, trabajad, casaos de buen modo, enjendrad hijos, de buena madera casaos, no hagáis comercio (con las mujeres), pedid su mano el uno al otro; entonces se poblará de nuevo la tierra.
Rəkùlaiaimn tamn deya, kùmelka eluwaimn. Kùmei ta kùmelen. Kùmelkaleaimn. Yùltuai mapu, ŋewenole chem dəŋu. Feichi mai ta cheŋetuaimn, pu ùl·men. No seáis mesquinos con vuestras hermanas, dadlas buenamente. Conviene estar sosegado. Estaréis felices. La tierra tendrá otra vez hijos, cuando ya no hay ninguna cuestión. Entonces volveréis á ser ricos, ulmenes.
Aftuai kùtralŋen tamn capitan, tamn peñi, tamn malle, kùme ŋùnaituutumn; fei meu kùpan. No suceda ya, que se queme á vuestros hermanos, tíos ó sobrinos, tenéos buena consideración; por eso vengo.
29. Ñi pepéyəm kùme kawellu, fei meu mai kùpan. Pu ùl·men choŋəmfichi tañi kùtral dəŋu“ pin mai, kùpan. 29. Vengo, habiendo encontrado buen caballo. Vengo, porque deseo extinguir el asunto de los incendios que tenían los ulmenes. „Yewenŋei n·amun·tun, cheŋetuai tañi pu ùlmen“ tañi pin meu kùpan. Yo digo: „Da vergüenza andar á pié. han de volverse ricos mis ulmenes“, por eso vengo.
Afpai dəŋu fachantù, ŋewekenope[40] chemn dəŋu. Hase concluido desde hoy la pendencia, ya no haya nada.
„Feichi dəŋu elelmefichi“ pin mai, kùpan, „yeñmaiaqéneu təfachi dəŋu“, pin, kùpan. Me dije: „Quiero proponerles esto“, por eso vengo „lo aceptarán de mi parte“ dije.
30. Féola mai yemn təfachi dəŋu. Fofo ŋen meu kon·a, fei meu trewa ŋetuimn, pu ùl·men. 30. Ahora, pues, aceptad esta propuesta. Por la bobería de los mocetones os habéis hecho pobres, oh caciques!
Fei meu mai „kùme kùdautuaimn“ pin mai, kùpan. Feichi mai cheŋetuaimn, kùmelkaletuaimn. Por eso, pues, trabajad bien..... Entonces seréis ricos de nuevo y os irá bien.
31. Iñche ñi mapu meu kùme kùdauken. Kùdaukei tañi kon·a. Kùme ŋùlamtuken tañi kon·a, ŋenoaqel ta chem dəŋu, weñenoaqel ta kiñe kon·a. Kùme ta serfitui ta kon·a, fei meu ta cheŋekei ta che. 31. Yo en mi tierra trabajo bien. Trabajan mis mocetones. Les aconsejo bien para que no haya ningún escándalo, y no robe ningún mocetón. Bien sujetos están los mocetones, por eso es rica la gente.
32. „Feichi nùtram elelmefichi“ pin, kùpan. 32. Tales ideas me propuse á esponeros, por eso vengo.
Ŋùnaituumn, yom kùtralŋekelpe ta fochəm, fentenchi che: Kom kùmelemn. Respetaos los unos á los otros, ya no se queme en adelante á vuestros hijitos, á tantas personas: Todos estad en paz y felicidad.
Chokori contesta:
33. ¡Feyərke mai! Kùmei mai tañi piéteu, ŋùnaituñmaéteu tañi kon·a. ŋùnaituñmaéteu tañi fotəm, tañi kùmeke capitan, tañi malle, tañi peñi tañi ŋùnaituñmaéteu. ¡Está bien! Estoy de acuerdo con lo que se me ha dicho y con que se (me) quiere el bien de mis mocetones, de mis hijos, de mis buenos capitanes, de mis tíos y sobrinos de mis hermanos y primos.
Fei meu kam ¿chem piafun? Fachantù mai allkùn, allkùi tañi kom tañi fentenchi che. Por eso, ¿qué tendría yo que decir? Este día, pues, lo he oido y lo ha oido toda mi gente numerosa.
Kùmei ŋùnaituuwn pu ùl·men. Fachantù mai ayùwn. Fei meu kam „Kùmelai“ kam piafun? Allkùan təfachi dəŋu. Fei meu kam ¿chupiafun, ŋùnaituéteu ŋulu ùl·men? Trùyùwn, ñi fei piéteu. Es bueno que se tengan consideración los ulmenes entre sí. Me alegro, pues, hoy. O, diré tal vez que no es bueno eso? Prestaré oído á esta propuesta. Por eso, ¿qué voy á decir, cuando me hace un servicio el ulmen chileno. Me gozo en lo que me dice.
34. Fanten meu niekefun feichi dəŋu tañi l·aŋəməñmaŋen meu ñi fentenchi che: fei meu mai lladkùfun, fei meu mai: „Wəñoai tañi pənon kawellu[41] pifun. Féola ŋelaiai. 34. Tanto tiempo me ocupaba esta cosa, que me han muerto á tantos de mi gente: por eso estaba triste y decía: „Habrán de volver los rastros de mis caballos“[41] Ahora no habra eso.
35. Féola mai kùme feletuan, nielaian chem dəŋu, kùme umantutuan: kùmei mai tañi fei piéteu tañi ŋulu ùl·men. 35. Ahora volveré a tener paz, ya no tendré cuestiones, dormiré otra vez bien: agradezco á mi ulmen chileno haberme dicho esto.
Məlei mai choike, tañi moŋepéyəm. Məlei mai kumtrù, fei meu moŋen. L·uan, fei meu moŋen. Rəŋatufiñ mara, fei meu moŋen. Ŋərù meu moŋen: ŋəllíu meu moŋen: femŋechi ta moŋen. Hay avestruces que me sirven para mi sustento. Hay quirquinchos, de ellos vivo. Vivo de guanacos. Escavo la tierra y saco las liebres, de ellas vivo. Vivo de zorros y de piñones: de esta manera me sustengo.
36. Weshá dəŋu ta chi kùtral dəŋu: fei meu kam ¿„Kùmelai ñi piéteu ñi ŋulu ùlmen“ piafun kam? 36. Mala cosa era lo de los incendios, por eso, ¿me disgustaré con las palabras de mi ulmen chileno?
Fachantù mai allkùn, kimí tañi pu kon·a, allkùi tañi pu capitan, allkùi fei təfachi dəŋu. Hoy, pues, lo hemos oído, lo saben mis mocetones, lo han oido mis capitanes, han oido esta cosa.
Fachantù mai, kimn mai, Weitrañamko: Ñi ŋùnaitukefiñ pərakawellimi. Fei meu kam ¿wéludəŋu piafun, ŋùnaituñmafiñ tañi kure, ŋùnaituñmafiñ tañi ñawe. Hoy, pues, sé, Weitrañamko, que por hacerme un servicio montaste el caballo. Por eso, ¿habré de tomar á mal el que tienes consideración á mis mujeres y á mis hijas?
37. Fanten meu mai felen, ŋepenofum dəŋu. Femketuel mai tañi kon·a. Fei meu mai məlei nùtram. 37. Mucho tiempo estuve, sin que hubiese tenido pleitos. Por causa de mi mocetón, por eso hubo la historia.
Kon·a mai niékerkei dəŋu. Femŋechi mai trewa ŋen, kon·a ñi kintuel dəŋu femŋechi mai tranalei ñi fentechi che. Los mocetones, pues, suscitan las querellas. De esta manera me he hecho pobre, por los pleitos que buscaron los mocetones, y por eso está tendida por el suelo tanta gente.
Afpui. Se acabó.

10. Iñche ñi kuifike che yem ñi dəŋu.[42]

Referido por Domingo Seg. Wenuñamko[43]
1. Kuifi tuwí Ŋaŋəl mapu ñi yom pu laku yem. 1. Hace mucho tiempo salieron mis finados bisabuelos de la tierra de Ŋaŋəl.
Akurkei mai Koreltuwe epu weche wentru, leftripalu məlen mu fillutuun kutran. Dicen que llegaron dos hombres jovenes á Coreltúe que se habían huido porque había el colera.
2. Fei akui Koreltuwe, aflu ñi pu tremke che feichi kutran meu. Tranalechi mapu meu, fei meu akuiŋn. 2. Estos llegaron á Coreltúe después de haberse concluido sus mayores por esta enfermedad. El terreno al cual llegaron era abandonado.
Fei meu nieyepaiŋn wəla yall. Kolùaŋka piŋei ñi yall təfei, Rupaiñamko ñi fotəm. Después tuvieron descendiencia allí. Colianca se llamó su hijo, á saber el hijo de Rupaiñamco.
3. Feichi Kolùaŋka kiñe tremí fei akui Triŋkùl. Fei meu fùchá ùl·menŋepai Triŋkùl mapu meu. 3. Este Colianca crió á uno que llegó á Trinquil. Allí en la tierra de Trinquil se enriqueció mucho.
Ñi niekulliñwe mawida „Pitruñtrur meu“ piŋefui, apoi kulliñ meu. El monte en que tenía sus animales se llamaba Pitruñtrur y estaba lleno de animales.
4. Nierkelafui kiñe fùchá fotəm no rume. Niefui kiñe trewa, feichi trewa cuidakefui chi kulliñ. Mandakeufí ñi trewa, che femŋechi dəŋukeufí: „Kintumeaimi mai waka, Trewùll“, pikeufí ñi trewa, „yu ilotuaqel“. Feichi trewa amukefui mawida meu, dullimekefui doy motriñ, akulkefui ñi niepeéteu meu. Féola lashurkeufí chi ŋen· kulliñ, l·aŋəmkeufí ñi kulliñ. 4. Se dice que no tuvo ningún hijo adulto. Tenía un perro, el cual cuidaba los animales. Mandaba á su perro y le hablaba como si hubiese sido una persona: „Anda y busca un animal, Trewùll“, decía á su perro, „para que comamos carne“. El perro iba al monte, escogía el animal más gordo y lo traía donde su patrón. Después el dueño del animal lo laceaba y lo mataba.
5. Femŋerkefui ñi yom pu laku yem. Así vivían mis bisabuelos.
Fei meu ká nierkefui kiñe wampo plata. Se dice que tenía también una canoa llena de plata.
Fentren ñi ùl·men ŋen meu trùrəmdəŋuléyeu kake mapu pu loŋko. Paŋipulli mapu, Trailéfken mapu eŋu eludəŋuwí ñi l·aŋəmafiel Kolùaŋka: „Chumŋechi ñi fenté ùl·men ŋen, kiñe ina l·aŋəmafiyiñ“. Porque era tan rico, le calumniaron los caciques de varias tierras. Los caciques de las reducciones de Panguipull, y de Trailéfken convinieron en matar a Colianca diciendo: „Por más rico que sea, le mataremos luego“.
6. Chi pu loŋko eldəŋuléyeu. Femŋechi kontuŋerkei: Kiñe pun· malokontuŋei, l·aŋəmkənuŋemei; cintal kawell meu witranentuñmaŋei ñi wampo plata. Fei meu wəla wədamiŋn kom feichi plata. Los caciques deliberaron como proceder contra él. De esta manera entraron donde él: Cierta noche le hicieron un malón en su casa y lo dejaron muerto. Con la cincha de su caballo le sacaron la canoa que contenía su plata. Después repartieron entre sí toda esta plata.
7. Fei meu kiñe pichi fotəm, piam, llumi furi trakal, fei meu peŋelai. Fei peniei kom, chumŋechi ñi l·aŋəməñmaŋen ñi chau. 7. Dicen que un hijo pequeño se había escondido detrás de un saco de cuero, por eso no le vieron. El lo vió todo como le mataron á su padre.
Fei, tremərpulu, nierputulu yall, femŋechi dəŋu nùtramelfí. Este ya grande, cuando ya tenía hijos, se les refirió este hecho.

  1. Entonces, no aparece en la traducción
  2. Más inteligible sería, „déuma ya“ en lugar de féola, lo hemos suprimido en la traduccіón.
  3. Así denomina al tigre, suponiendo en él un ser superior.
  4. Véanse Estudios Araucanos por Dr. Lenz, pg. 198, 12 y nota (11).
  5. Es un toro antropófago según dicen los indígenas.
  6. ó en la mitad del lomo según otra traducción del relator.
  7. 7,0 7,1 Literalm.: en tu ser malvado.
  8. Véase lo dicho del Maréupu antù pg. 234 y pg. 237 del Apéndice
  9. No sabemos explicarnos la palabra. La traducción es del relator.“
  10. Literalm.: „Volveré á tener asunto de nieblas azules“; pero ha de entenderse lo que se dice arriba según la explicación dada por indígenas.
  11. Véase pg. 38 y nota 4 que se encuentra pg. 39. Literalm.: Este, pues, corazón llanca
  12. Literalm.: La volveré á secar.
  13. Hay pillañ-bandera, un trapo amarillo, amarrado en la punta de un coligüe, en color aludirá al sol ó al fuego. Véase pg 41, 29, Pillañ lelfùn es la pampa donde suelen realizar el ŋillatun. Pillañ kùtral, véase pg. 37, 21. Pillañ kushe es una vieja, cuya distinción exterior ignoramos y que juntamente con las malenes azules secunda al ŋen·pin en su acción y sus oraciones.
  14. Véase Texto No.8 que sigue, donde Domingo Wenuñamko describe sus funciones en las curaciones que hace la machi.
  15. Vease nota 4.
  16. Habiéndome dejado Dios en esta costumbre de hacer sacrificios que ya era la de mis padres.
  17. 17,0 17,1 Da una fruta parecida á la sémola.
  18. 18,0 18,1 La traducción no es segura, y talvez es la palabra Wichánien.
  19. La palabra „familia“ es usada por los indios de ordinario impropiamente en el sentido de miembro de familia, equivaliéndose de esta manera al término araucano „kuñùl“, por lo cual dicen á veces: „Tengo seis familia“, en lugar de decir: „Mi familia consta de seis personas“.
  20. Véase nuestra Gramática araucana pg. 193, 2.º.
  21. Gallina inmolada. Véase pg. 228.
  22. Véase pg. 38, linea 3 de abajo y la nota 4 pg. 39.
  23. apuntado por Fr. Félix José de Augusta.
  24. =nieumaŋefuiñ.
  25. forma de estado del verbo in comer.
  26. apuntado por Fr. Félix José de Augusta. Llama mucho la atención la analogía que hay entre el Kallfù wentru y la Kallfù mal·en por un lado, y el Kallfù Rey Chau y la Kallfù Rey Ñuke por otro lado (cfr. pg. 227 y otras.) El color amarillo que a veces reemplaza al color azul, y que siempre es el de la bandera, debe de tener relación al fuego ó al sol. No conocemos aún el papel que desempeña la Kallfù ma·len etc, en el nguillatun.
  27. 27,0 27,1 La traducción de fanten meu no es segura.
  28. 28,0 28,1 Literalm.: „Anda“ me dijeron“
  29. 29,0 29,1 Se alude al awùn (véase pg. 11, 7 y nota |- |1.) y tal vez también al ashŋellkawellun (véase pg. 270).
  30. 30,0 30,1 Literalm. „Monta tu caballo“.
  31. 31,0 31,1 es la traducción de piŋen al final del No. 5.
  32. 32,0 32,1 Ignoramos que fiesta es marikun; el relator dijo que era el mismo ngillatun, pero no es probable.
  33. Esta forma verbal no parece ser correcta.
  34. El término castellano „bobo“.
  35. 35,0 35,1 Venancio quemó a los pehuenehes con sus casas.
  36. 36,0 36,1 El relator ha dado esta explicación del término.
  37. chem piafun.
  38. Trapi ají, kolù color café
  39. Literalm.: ya no alzaré mi pendencia.
  40. =ŋewekilpe.
  41. 41,0 41,1 Tengo que ir por el mismo camino en que venían mis enemigos, para tomar venganza de ellos.“
  42. Algo de mis antepasados.
  43. apuntado por Fr. Félix José de Augusta