Una zorra y un dragon

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
FÁBULA XV.
el avaro es guarda, y no dueño de su oro.
Una zorra y un dragon.

Una zorra que cababa su cueva, mientras iba sacando tierra, ahondando mas sus madrigueras, llegó por fin á la cueva de un dragon que guardaba unos tesoros escondidos. Luego que le vió, le dijo; ruégote ante todas cosas, que perdones mi imprudencia, despues de eso si estás bien satisfecho, de que el oro de nada me servira á mí, dime por tu vida ¿qué fruto sacas de este trabajo, ó qué premio esperas tan grande, que por él pierdas el sueño y pases la vida en tinieblas? Ninguno, respondió el dragon, pero esto se me ha encargado por el gran Júpiter. ¿Luego nada tomas para tí, ni se lo das á otro ninguno? Así lo quieren los hados. No te enojes, si libremente dijere, que, el que se parece á tí, ha nacido en desgracia de los dioses.

Hombre, que has de morir, ó ir á donde fuéron tus antepasados, ¿para qué atormentas con ciega codicia tu pobre alma? Contigo habló Avaro, risa de tu heredero, que escaseas el incienso á los dioses y á tí mismo el alimento; que oyes triste el músico sonido de la citara, y te sirve de mortificacion la alegría de las flautas; á quien cuesta suspiros el precio de la comida diaria; y que por aumentar con pocos cuartos tu patrimonio, ofendes al cielo con feos perjurios; que cercenas aun el gasto de tus funerales, á fin de que Libitina no saque de tí ninguna ganancia.


notas.

Ultimam, se pone en lugar de ultimam spelucæ partem, que es lo último de una cueva.

Abiturus, significa lo mismo, que moriturus, Alude á la costumbre de los antiguos, que evitaban en sus conversaciones las palabras morir, ó muerte, porque supersticiosamente las tenian por mal agüero, Plutarco Prol, Casin. 19.
Abire in comunem locum.

Libitina, dicen hombres eruditos, segun Facciolati, que es la diosa Venus, en cuyo templo se vendia todo lo que tocaba á entierros, y era la diosa, que presidia en ellos, Libitina, se toma aquí por los ministros de esta diosa, que vivian de lo que sacaban de los entierros.