El Occidente

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Nota: Traducción de Miguel Antonio Caro incluída en el libro Traducciones poéticas (1889).

Calmó el piélago undoso, como el hervor desmaya
 De agua que el fuego enciende, si el fuego se enfrïó;
El onda, aun humeante, desanegó la playa,
 Y á dormir en su lecho la mar se recogió.

Y de una nube en otra rodando el astro augusto,
 Suspenso y ya sin rayos mostróse, y lento fué
Sumergiendo en las ondas el sanguinoso busto,
 Como barco incendiado que zozobrar se ve.

Y la mitad del cielo palideció, y la brisa
 Sobre la Tela inmóvil cesó de resonar;
Avanzóse la noche, y en su sombra indecisa
 Todo se fué perdiendo en cielo y tierra al par.

Y así como Natura, palideció mi alma;
 Todo eco de la tierra calló dentro de mí,
Y yo, en silencio, á solas, en religiosa calma
 Oraba, y daba gracias, canté, lloré, gemí.

Y abierta vi en ocaso tronera llameante,
 Y en áureas oleadas glorioso resplandor,
Y vi nubes de púrpura cual pabellón flotante
 Que inextinguible hoguera cubriese en derredor.

Y vientos, nubes, ondas, cuanto ííatura cría,
 Hacia el arco de fuego moverse vi en tropel,
Cual si todos los seres, morir sintiendo el día,
 Corriesen, temerosos de perecer con él.

Vi hacia allá el polvo seco volar; sobre la onda
 Flotando en albos copos la espuma contemplé;
Y, allá también tendiendo mi triste, errante y honda
 Mirada, vertí lágrimas, no sé decir porqué.

Y despareció todo. Mi espíritu vacío
 Quedó, sintiendo entorno desierta inmensidad,
Y un pensamiento entonces se alzó aislado y sombrío,
 Cual pirámide en medio de vasta soledad.

Luz, ¿adónde caminas? ¿Dó van nubes y vientos,
 El polvo de la tierra, la espuma de la mar?
Vagas miradas mías, internos sentimientos,
 ¿Adónde vamos todos, decidme, á descansar?

¡A ti, Sér de los seres, de quien sombra es apenas
 El sol, y soplo breve cuanto se mueve aquí!
¡Flujo y reflujo eterno de oleadas siempre llenas,
 Todo, de ti saliendo, torna á abismarse en ti!