La isla del tesoro (Manuel Caballero)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
LA ISLA DEL TESORO


NOVELA ESCRITA EN INGLÉS


POR
ROBERTO LUIS STEVENSON


TRADUCIDA AL ESPAÑOL POR
MANUEL CABALLERO


QUINTA EDICIÓN


NUEVA YORK
D. APPLETON Y COMPAÑÍA, EDITORES
5th AVENUE No 72
1901



Copyright. 1886,
By D. APPLETON AND COMPANY.

All rights reserved.



La propiedad de esta obra está protegida por la ley en varios países, donde se perseguirá á los que la reproduzcan fraudulentamente.


PROLÓGO DE LA EDICIÓN ESPAÑOLA

En el campo abundantísimo de la moderna literatura inglesa, la casa de Appleton no ha tenido sino el embarazo de la elección, para decidir qué obra debería ocupar el segundo lugar en la colección de novelas inaugurada con el aplaudido “Misterio...” de Hugo Conway.

Roberto Luis Stevenson ha sido el autor elegido, y si la traducción no ha sido tal que borre todos los méritos del original, ya encontrarán no poco que aplaudir y más aún con que solazarse los lectores hispanoamericanos.

La Isla del Tesoro no tiene la pretensión de ser una novela trascendental encaminada á mejorar las costumbres ó censurar los hábitos de un pueblo. No entran en ella en juego todas esas pasiones candentes cuyo hervidero llena las modernas obras de ficción con miasmas que hacen daño. El lector que busca en libros de este género un mero solaz que refresque su espíritu, después de largas horas de un pesado trabajo moral ó material, no se verá aquí detenido por disertaciones inoportunas ni problemas ociosos. Nada de eso.

La Isla del Tesoro es una narración llana, un romance fácil, un cuento sabroso con un niño por héroe, y que, á pesar de sus peripecias dramáticas y conmovedoras, conserva en todo el discurso del libro una pureza y una sencillez tales que no habrá hogar, por mucha severidad que impere en él, del cual pueda desterrársele con razón.

Stevenson se propuso, además, describir con esa difícil facilidad que parece ser un secreto suyo, esas escenas y aventuras marinas en que el lector percibe, desprendiéndose de la sencilla narración, ya el olor acre de las brisas de la playa, ya el rumor de la pleamar deshaciéndose contra las rocas, ya el eco monótono de los cantos de marineros y grumetes empeñados en la maniobra.

La fábula es sencilla pero perfectamente verosímil; con sólo que se recuerden los horrores que realizaron en los mares que dividen el Antiguo del Nuevo Continente aquellas hordas de piratas ingleses que tantas veces abordaron las naos de Nueva España y del Perú, se comprende la posibilidad de ese feroz Capitán Flint que, tras de adquirir un tesoro por la rapiña y la audacia, lo esconde en el corazón de una isla desierta para excitar con él, á su muerte, la avaricia y la sed de oro de sus mismos cómplices.

La Isla del Tesoro ha sido juzgada de la manera más favorable por los más severos críticos ingleses, y es de esperarse que, salvo lo que pueda haberla depreciado la traducción, encuentre una acogida que corresponda al mérito del original, no menos que al empeño con que la casa de los Sres. Appleton han llevado á cabo la edición española.

Manuel Caballero.

Nueva York, Julio de 1886.


PARTE I: EL VIEJO FILIBUSTERO

CAPÍTULO I: EL VIEJO LOBO MARINO EN LA POSADA DEL “ALMIRANTE BENBOW”

CAPÍTULO II: “BLACK DOG” APARECE Y DESAPARECE

CAPÍTULO III: EL DISCO NEGRO

CAPÍTULO IV: EL COFRE DEL MUERTO

CAPÍTULO V: DEL FIN QUE TUVO EL MENDIGO CIEGO

CAPÍTULO VI: LOS PAPELES DEL CAPITÁN

PARTE II: EL COCINERO DE “LA ESPAÑOLA”

CAPÍTULO VII: SALGO PARA BRÍSTOL

CAPÍTULO VIII: LA TABERNA DE “EL VIGÍA.”

CAPÍTULO IX: PÓLVORA Y ARMAS

CAPÍTULO X: EL VIAJE

CAPÍTULO XI: LO QUE OÍ DESDE EL BARRIL

CAPÍTULO XII: CONSEJO DE GUERRA

PARTE III: MI AVENTURA DE TIERRA

CAPÍTULO XIII: CÓMO EMPEZÓ LA AVENTURA

CAPÍTULO XIV: EL PRIMER GOLPE

CAPÍTULO XV: EL HOMBRE DE LA ISLA

PARTE IV: LA ESTACADA

CAPÍTULO XVI: EL DOCTOR PROSIGUE LA NARRACIÓN Y REFIERE CÓMO FUÉ ABANDONADO EL BUQUE

CAPÍTULO XVII: EL DOCTOR, CONTINUANDO LA NARRACIÓN, DESCRIBE EL ÚLTIMO VIAJE DEL SERENÍ

CAPÍTULO XVIII: EN QUE CUENTA EL DOCTOR CÓMO CONCLUYÓ EL PRIMER DÍA DE PELEA

CAPÍTULO XIX: EL NARRADOR PRIMERO TOMA OTRA VEZ LA PALABRA—LA GUARNICIÓN DE LA ESTACADA

CAPÍTULO XX: LA EMBAJADA DE SILVER

CAPÍTULO XXI: EL ATAQUE

PARTE V: MI AVENTURA DE MAR

CAPÍTULO XXII: DE CUAL FUÉ EL PRINCIPIO DE MI AVENTURA

CAPÍTULO XXIII: EL REFLUJO CORRE

CAPÍTULO XXIV: EL VIAJE DEL “CORACLE”

CAPÍTULO XXV: ¡ABAJO LA BANDERA DEL PIRATA!

CAPÍTULO XXVI: ISRAEL HANDS

CAPÍTULO XXVII: “¡PIEZAS DE Á OCHO!”

PARTE VI: EL CAPITÁN SILVER

CAPÍTULO XXVIII: EL CAMPO ENEMIGO

CAPÍTULO XXIX: OTRA VEZ EL DISCO NEGRO

CAPÍTULO XXX: BAJO PALABRA

CAPÍTULO XXXI: EN BUSCA DEL TESORO—EL DIRECTORIO DE FLINT

CAPÍTULO XXXII: LA VOZ DEL ALMA EN PENA

CAPÍTULO XXXIII: LA CAÍDA DE UN CAUDILLO

CAPÍTULO XXXIV: SE CUENTA EL FIN DE ESTA VERDADERA HISTORIA