Los héroes del setenta y seis

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Nota: Se respeta la ortografía original de la época

XVI

LOS HÉROES DEL SETENTA Y SEIS



¿Qué de héroes no brotó la áspera sierra.
Cuando el clamor agudo
De libertad estremeció la tierra,
Y apercibió los brazos á la guerra
El rústico membrudo!
 

De roca á roca horrísono resulta,
De un mar al otro, el trueno;
Río, que aun hoy su cabecera oculta,
También clamando ¡Guerra! se sepulta
En selvático seno.

Del agrio risco y montaraz vertiente
Descienden campeones.
Las márgenes de abismo hondo y mugiente,
Los valles donde duerme agua rïente,
De sí lanzan legiones,

Cual si, al soplo de Dios, de hórrido encierro
Saliese el mundo inerte
A vida más pujante, y llano y cerro
Vomitasen tropel de hombres de hierro
A desafiar la muerte.

Despide al paladín, y no se inmuta,
La que hoy por vez primera
Del hijo tierno el sonreír disfruta,
Y la madre también, con faz enjuta;
¡Oh! llorar, crimen fuera.

A la saña responde atroz la saña;
Y cual lluvia fecunda
Que en Abril los floridos campos baña,
Corre la sangre, y toda la campaña
En raudales se munda.
 

Trueca la Muerte el litoral entero
En tierra libre y santa;
Saltó en pedazos roto el yugo fiero;
¡Nunca más pondrá aquí dueño extranjero
La sacrílega planta!