Tratado de Alquimia Sexual: CAPÍTULO IX

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Tratado de Alquimia Sexual:
CAPÍTULO IX
EL LEÓN ROJO
 de Samael Aun Weor


1-El León Rojo es de oro potable.

2-El oro potable es el Kundalini.

3-El Kundalini es el Fuego del Semen.

4-Hay que separar el León Rojo de toda clase de desechos.

5-Estos desechos o impurezas, se separan del León Rojo por un proceso de trituración.

6-Trituración entendemos aquí por Magia Sexual, y fuerza de voluntad.

7-Este oro potable hay que mezclarlo con alcohol de vino para lavarlo y destilarlo después en un buen alambique, hasta que desaparezca totalmente la acidez del agua regia.

8-El alcohol de vino es nada menos que el Vino de luz, con el cual se mezcla el semen durantes los procesos de transmutación sexual.

9-El vino de luz es semen transmutado.

10-Hay que destilar, es decir, transmutar el semen en forma total.

11-Así es como desaparece la acidez del agua regia, de que habla la alquimia.

12-El León Rojo es Fuego Sagrado.

13-Hay que colocar este oro potable entre un recipiente bien cerrado.

14-Hay que cocer y recocer tres veces, hasta obtener la tintura perfecta del Sol.

15-La tintura perfecta del Sol, es la que nos da el poder de resucitar de entre los muertos.

16-Cristo resucitó al tercer día entre los muertos.

17-La tintura perfecta del Sol, es el Kundalini del cuerpo Astral.

18-Cuando el INICIADO lleva su tercera serpiente hasta el corazón, entonces pasa por la simbólica muerte, resurrección y ascensión de Nuestro Señor Jesucristo.



Tratado de Alquimia Sexual de Samael Aun Weor
NOTA DEL AUTOR -

INTRODUCCIÓN AL TRATADO DE ALQUIMIA SEXUAL


CAPÍTULO I - CAPÍTULO II - CAPÍTULO III - CAPÍTULO IV - CAPÍTULO V - CAPÍTULO VI - CAPÍTULO VII - CAPÍTULO VIII - CAPÍTULO IX - CAPÍTULO X - CAPÍTULO XI - CAPÍTULO XII - CAPÍTULO XIII - CAPÍTULO XIV - CAPÍTULO XV - CAPÍTULO XVI - CAPÍTULO XVII - CAPÍTULO XVIII - CAPÍTULO XIX - CAPÍTULO XX - CAPÍTULO XXI - CAPÍTULO XXII - CAPÍTULO XXIII - CAPÍTULO XXIV - CAPÍTULO XXV - CAPÍTULO XXVI - CAPÍTULO XXVII - CAPÍTULO XXVIII


CONCLUSIÓN