Tratado de Alquimia Sexual: CAPÍTULO XXI

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Tratado de Alquimia Sexual:
CAPÍTULO XXI
ESPECIES SALINAS
 de Samael Aun Weor



1-Existen dos clases de sales, una masculina y otra femenina.

2-La Sal Macho daña el organismo humano, cuando se usa en exceso.

3-La Sal Hembra es benéfica y saludable.

4-La Sal macho es la sal marítima.

5-La sal hembra es la sal de piedra, es la sal de las salinas de las minas.

6-El Alquimista debe preferir la sal hembra.

7-Existen doce sales fundamentales, gobernadas por los doce signos zodiacales.

8-Cuando esas doce sales zodiacales no están bien equilibradas dentro de nuestro organismo humano, entonces vienen las enfermedades.

9-Las doce sales zodiacales, en síntesis, vienen a dar forma de perfección a los doce cuerpos que usan los habitables de la NIEBLA DE FUEGO.

10-Las doce sales zodiacales convierten al hombre en un zodíaco esplendoroso.

11-Todo lo que tenga forma densa o sutilísima, se debe a la sal.

12-Sin la sal, no podrían existir las formas.

13-Empero, debemos apreciar a la sal en sus quinta esencias subliminales imperceptibles para el microscopio, pero perfectamente visibles para el clarividente.

14-Un estudio profundo sobre las doce sales zodiacales, nos llevaría muy lejos en el campo de la terapéutica.

15-Estas doce sales son:

16-Fosfato de hierro.
Magnesia fosfórica.
Calcárea fosfórica.
Natrón fosfórico,
Potasa fosfórica.
Cloruro de sodio.
Cloruro de potasio.
Sulfato de sosa.
Sulfato de potasio.
Calcárea sulfúrica.
Calcárea fluórica.
Sílice.



Tratado de Alquimia Sexual de Samael Aun Weor
NOTA DEL AUTOR -

INTRODUCCIÓN AL TRATADO DE ALQUIMIA SEXUAL


CAPÍTULO I - CAPÍTULO II - CAPÍTULO III - CAPÍTULO IV - CAPÍTULO V - CAPÍTULO VI - CAPÍTULO VII - CAPÍTULO VIII - CAPÍTULO IX - CAPÍTULO X - CAPÍTULO XI - CAPÍTULO XII - CAPÍTULO XIII - CAPÍTULO XIV - CAPÍTULO XV - CAPÍTULO XVI - CAPÍTULO XVII - CAPÍTULO XVIII - CAPÍTULO XIX - CAPÍTULO XX - CAPÍTULO XXI - CAPÍTULO XXII - CAPÍTULO XXIII - CAPÍTULO XXIV - CAPÍTULO XXV - CAPÍTULO XXVI - CAPÍTULO XXVII - CAPÍTULO XXVIII


CONCLUSIÓN