Tratado de Alquimia Sexual: CAPÍTULO XX

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Tratado de Alquimia Sexual:
CAPÍTULO XX
SAL, AZUFRE Y MERCURIO

de Samael Aun Weor



1-La sal es la sustancia de las cosas, y el principio fijo de todo lo existente.

2-La sal obra sobre el azufre y el mercurio, y estos últimos la hacen volátil como ellos.

3-La sal en recompensa los coagula y los fija.

4-La sal disuelta en un licor adecuado, disuelve las cosas sólidas y les da consistencia.

5-La sal da forma de perfección al Niño de Oro de la Alquimia Sexual.

6-La sal disuelve nuestros metales para elaborar con ellos el Niño de Oro de la Alquimia Sexual.

7-La sal volátil prepara la laringe para el Verbo de Oro.

8-La sal disuelve y coagula todas las cosas.

9-La tierra es de la naturaleza de la sal, y por ello se disuelve en el agua, y se coagula en el agua.

10-Los continentes salen de las aguas saladas de la mar, y vuelven al mar.

11-Nuestra tierra filosófica, es decir, nuestro cuerpo humano, debe reducirse a las sales seminales, para elaborar con esas sales el Niño de Oro de la Alquimia Sexual.

12-El azufre es un principio grasoso y aceitoso que une a la sal y al mercurio indisolublemente.

13-El azufre tiene parte de la solidez de la sal, y parte de la volatilidad del mercurio.

14-El azufre coagula el mercurio asistido poderosamente por la sal.

15-El mercurio es un licor espiritual aéreo y raro.

16-El Mercurio es el águila volante de la Filosofía.

17-El Mercurio es nuestro Caos.

18-El Mercurio es el Semen.

19-La sal se halla en la orina y en el sudor.

20-El azufre abunda en las grasas y en las axilas.

21-El Mercurio en la sangre, Médula, humor acuoso, hueso, músculo, etc.

22-De la Sal, del Azufre y del Mercurio, salen todas las cosas.