Gramática de la Lengua Castellana: 1.09

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Gramática de la Lengua Castellana
Parte I: Del número, propiedad, y oficio de las palabras
Capítulo IX: De la preposición

de Real Academia Española


PREPOSICION es una palabra llamada así, porque se pone ántes de otras partes de la oracion.

El oficio de la preposicion por sí sola es indicar en general alguna circunstancia que no se determina sino por la palabra que se le sigue; pero junta ya con ella, denota la diferente relacion ó respeto que tienen unas cosas con otras. Esta palabra Pedro es un nombre propio del que se llama así; pero precedida de alguna preposicion, como: á, con, de, en, por, para, denota la diferente relacion de este nombre con otra persona, ó cosa: v. g.

amo á Pedro.
está con Pedro.
es de Pedro.
confio en Pedro.
sirve por Pedro.
adquiere para Pedro.

Verdaderas preposiciones son las que constan de una sola diccion, y se usan sencillamente. Las que no se usan sino en composicion, no se deben reputar como preposiciones, sino como parte de aquellas voces compuestas con ellas. Las que constan de dos ó mas dicciones separadas tampoco se deben reputar como preposiciones, sino como modos ó frases adverbiales. Son, pues, verdaderas preposiciones las siguientes:

a.
ante.
como.
con.
contra.
de.
de.
desde.
en.
entre.
hácia.
hasta.
para.
por.
segun.
sin.
sobre.
tras.

De cada una de estas preposiciones conviene tratar separadamente: en esta forma.

A

Esta preposicion es de un uso muy freqüente y muy vario en nuestra lengua.

Con ella se denota la persona en quien termina la accion de los verbos, como: favorece á Pedro, aborrece á Juan. A quien, á que parte va, ó se dirige alguna persona, ó cosa: voy á Roma, á Palacio: estos libros van á Pedro, á Cadiz, á Indias.

El fin de la accion del verbo que precede: voy á jugar, á estudiar, á dormir.

El lugar y el tiempo en que sucede alguna cosa: le cogieron á la puerta: vendrá á la noche: á las ocho.

La distancia y el tiempo que hay de un término á otro: de calle á calle, de mes á mes, de las once á las doce.

El modo con que se hace alguna cosa: á pie, á caballo, á mano.

La cantidad y número: el gasto sube á cien doblones: el exército llega á cien mil hombres.

La conformidad arreglo de alguna cosa: á ley de Castilla, á fuero de Aragon.

La distribucion ó cuenta proporcional: á tres por ciento, á real por vecino, dos á dos.

El precio de las cosas: á como vale la fanega? á treinta reales.

El término ó fin de algun plazo de tiempo: desde aquí á San Juan, á Navidad, á la cosecha pagaré.

La situacion de los payses, pueblos, y edificios: á oriente, á occidente, á medio dia.

La costumbre, uso, ó hechura de alguna cosa: á la española, á la francesa, á la inglesa.

El movil ó principio, y el fin de alguna accion: á instancia de la villa, á que propósito?

El instrumento con que se executa alguna cosa: quien á hierro mata, á hierro muere.

La conexîon, ó inconexîon que unas cosas tienen con otras: á propósito de eso: á diferencia de esto.

La diferencia de unas cosas y de unas acciones á otras: va mucho de bueno á malo, de reir á llorar.

El exceso, ó ventaja que uno tiene, ó pretende tener en alguna cosa: le ganó á correr: apostó á saltar.

Úsase algunas veces por lo mismo que hasta: pasé el rio con el agua á la cintura: me llegaba el agua á la garganta: no le alcanza la ropa á la rodilla.

Otras veces sirve por lo mismo que hácia ó contra: volvió la cara á tal parte, á los enemigos.

Quando se dice: á saber yo: á decir verdad: estas expresiones equivalen á las siguientes: si yo supiera, ó hubiera sabido: si he de decir verdad.

Forma contraccion, ó sinalefa con el artículo masculino el, suprimiendo la vocal del artículo; y así en lugar de á el, se dice al: v.g. al Rey, al Papa.

Sirve para principio de muchas frases y modos adverbiales: á la verdad, á sabiendas, á hurtadillas, á tontas, y á locas, á roso y velloso, á pesar del contrario, á mas no poder.

El régimen de esta preposicion alcanza á casi todas las partes de la oracion. Rige nombres sustantivos, sean propios sin artículo, ó apelativos: v. g. á Madrid, á Toledo, á los hombres, á las mugeres. Rige nombres adjetivos, como: de bueno á malo. Rige pronombres: á mi, á ti, á vosotros. Rige verbos, como á jugar, á correr. Tambien parece que rige participios, y adverbios quando se dice: á porfiado nadie le ganará: á bien decir: á mal andar; pero este régimen no es de participio ni adverbio, sino de verbo, porque entre la preposicion á, y el participio porfiado se suple el verbo ser que es el regido de la preposicion; y los adverbios bien y mal, aunque inmediatos á la preposicion, no son regidos de ella, pues en el sentido van con los verbos decir y andar.

ANTE.

Esta preposicion sirve para denotar delante, ó en presencia de quien se está ó hace alguna cosa, como: Compareció ante el Juez: ante mí pasó: ante mí el presente escribano.

Vale tambien lo mismo que ántes que, como: ante todas cosas: ante todo.

Usada en composicion es parte de otras palabras, y denota anterioridad de tiempo, de lugar, de accion &c. como: anteayer, antenoche, antecámara, antesala, antemural, anteponer.

Quando se usa sencillamente, rige nombres sustantivos, y pronombres, como se ve por los exemplos arriba referidos.

COMO.

Sirve para comparar, ó expresar la semejanza de una persona, cosa, ó accion con otra: v. g. el hijo es como su padre: la provincia es como un reyno: escribe como habla.

Sirve tambien para denotar el modo: v. g. ya sé yo como he de salir de este lance: no sé como me vaya sin que lo vean.

Su régimen es de todas aquellas partes de la oracion que sirven de extremo á la comparacion ó al modo; y así en el exemplo: el hijo es como su padre, este sustantivo padre es regido de la preposicion como; y en el exemplo: no sé como me vaya, el verbo ir, ó irse (de donde sale el presente de subjuntivo vaya) es regido de la misma preposicion.

CON.

Sirve para significar la compañia que se tiene ó con que se hace alguna cosa, sea la compañia de cosas animadas, ó inanimadas: v. g. estoy con mi padre: va con sus hijos: trabaja con afan: duerme con susto.

Sirve también para significar el medio ó instrumento con que se consigue ó hace alguna cosa, como: con la gracia se alcanza la gloria: le cogió con las manos: le hirió con espada.

Su régimen es de aquellas partes de la oracion que pueden servir de compañia, medio, ó instrumento para el asunto de que se trate; y así puede regir nombres sustantivos expresos ó suplidos, como: estoy con cuidado: con (hombres) porfiados, no porfies: con (el hecho de) estudiar se aprende; y pronombres, como: voy con él.

CONTRA.

Con esta preposicion se denota la oposicion ó contrariedad que hay entre personas y casas, como: Pedro va contra Juan: yo soy contra tí: tú contra mi: un exército contra otro: la triaca es contra el veneno.

Rige los nombres sustantivos y pronombres que son objeto de la oposicion y contrariedad, como se ve en los exemplos de arriba.

DE.

El oficio y régimen de esta preposicion es tan vario, que será difícil notar todos los usos que tiene.

Los principales son tres: 1. para denotar posesion, ó pertenencia de propiedad, ó de uso: 2. la materia de que es, ó se hace alguna cosa: 3. de donde viene, ó sale alguna persona, ó cosa: v. g. la casa de mi padre tiene las paredes de piedra, que vino de Colmenar: en cuyo exemplo se comprehenden los tres usos referidos, pues el primer de manifiesta de quien es la casa: el segundo, de que son sus paredes; y el tercero, de donde vino la piedra.

Ademas de estos usos sirve tambien para significar el tiempo que es, ó en que sucede alguna cosa, como: de dia, de noche, de madrugada.

Tambien significa oportunidad quando decimos: ya es tiempo de sembrar: ya es hora de salir.

Sirve asimismo para denotar abundancia, ó escasez de alguna cosa, como: año de nieves: tiempo de guerras: abundante de trigo: falto de cevada: libre de peligros.

Entre algunos adjetivos y verbos en el infinitivo vale lo mismo que para, y así decimos: eso es bueno de comer: fácil de digerir: difícil de alcanzar.

Entre nombres apelativos y propios de reynos, provincias, y pueblos, se pone esta preposicion de, y decimos: el reyno de España, la ciudad de Sevilla, supliendo algunas palabras, como: el reyno (que tiene el nombre) de España.

Algunas veces equivale á la preposicion por, como: lo hizo de miedo: lloró de gozo.

Otras á la preposicion con, como: lo hizo de intento, de estudio, de mala gana.

Otras corresponde á la preposicion desde, como: de Madrid á Toledo: de España á Francia.

Otras se usa por gracia y propiedad de la lengua en dos sentidos, como quando decimos: el perro del criado vino con el perro de su amo: en cuya expresion puede entenderse que vinieron juntos dos perros, ó que vinieron juntos amo y criado.

Otras veces se usa entre adjetivos que denotan lástima ó quexa, y sustantivos y pronombres correspondientes á los mismos adjetivos, para dar mas fuerza á la expresion, y así decimos: pobre de mi padre! desdichado de tí! infeliz de ella!

Quando esta preposicion se halla en el futuro de infinitivo pretenden los gramáticos que debe suplirse entre ella y el verbo algun sustantivo: v.g. he ó tengo (gana, gusto, obligacion, precision) de buscar libros. Y no parece agena de fundamento esta pretension, si se atiende al gran poder que tiene la figura elipsis en todas las lenguas.

De su régimen, y de las preposiciones que siguen, parece escusado tratar con separacion, pues se infiere facilmente de los exemplos que se ponen en cada una.

DESDE.

Sirve para denotar principio de tiempo, ó lugar, como: desde la creacion del mundo: desde Madrid á Sevilla.

Por esta razon es parte de muchos modos adverbiales que significan tiempo ó lugar como: desde ahora, desde luego, desde entónces, desde aquí, desde allí.

EN.

Significa tiempo y lugar en que, ó en donde se está, sucede, ó se hace alguna cosa. Significa tiempo quando decimos: estamos en pasquas: en dia de fiesta no se trabaja: en el mes de Mayo es conveniente que llueva. Significa lugar quando decimos: está en casa: sucedió una desgracia en Madrid: el reo se metió en la Iglesia.

Sirve tambien para denotar el grado en que se posee alguna ciencia, facultad, arte, ó calidad del ánimo, como: en la Matemática era docto: muy versado en la Teología, y en las lenguas orientales: en la bondad, y en las demas prendas del ánimo nadie le excedia.

Estiéndese tambien este oficio á significar en lo que se está ocupado, ó empleado, como: en el estudio: en la labranza: en escribir.

Úsase tambien al principio de algunos modos adverbiales, como: en especial: en general, en particular.

Pónese algunas veces ántes del infinitivo de los verbos, como: en decir esto no hay inconveniente.

Tambien se suele poner ántes de gerundio, como: en diciendo esto te irás; y entonces corresponde á: despues que lo hayas dicho.

ENTRE.

Esta preposicion solo sirve para denotar situacion ó estado en medio de dos ó mas cosas ó acciones como: entre la espada, y la pared: entre puertas: entre agradecido y quexoso: entre tú, y yo: entre hablar y callar: entre bien y mal: entre entónces y ahora.

HÁCIA.

Sirve para denotar con poca diferencia el parage en que está, ó sucede alguna cosa, ó adonde uno mira ó se dirige: v. g. hácia allí está el Escorial: hácia Aranjuez llueve: mira hácia el norte: voy hácia mi tierra.

Úsase tambien como modo adverbial precedida de la preposicion de para denotar con poca diferencia de que parte viene alguna persona ó cosa: v. g. venia un hombre de hácia el Pardo: la nube vino de hácia Alcalá.

HASTA.

Esta preposicion sirve para expresar término de lugares y acciones, como: voy hasta Zaragoza: después llegaré hasta Barcelona: Alexandro fue hasta la India: es necesario pelear hasta vencer.

Sirve tambien para completar número, como: llevaba hasta mil soldados.

PARA.

Esta preposicion sirve para denotar la persona para quien es, se da ó dirige alguna cosa en su provecho ó daño, como: esta carta es para Juan: estos libros son para Pedro: el dinero es para tí: la honra es para él: doy limosna para los pobres.

Sirve tambien para significar el fin de las acciones y el uso á que se destinan las cosas: v. g. trabajo para ganar: estudio para saber: quiero papel para escribir: libros para leer.

En este mismo sentido decimos: para que te afanas? para que lo preguntas? para que lo quieres? Y es lo mismo que decir: para que fin, para que uso.

Algunas veces significa movimiento, y vale lo mismo que á, ó hácia, como: voy para Galicia: para Italia.

También suele significar el tiempo ó plazo en que se ha de hacer alguna cosa, como: lo dexarémos para mañana: para San Juan pagaré.

Sirve también para denotar el respeto, ó relacion de una cosa ó accion con otra, atendidas sus circunstancias: v. g. para principiante no lo ha hecho mal: para ser muchacho se porta muy bien: para el tiempo que hace no va mal el campo: para ser un hombre tan rico es poco lo que gasta.

Significa algunas veces lo mismo que segun, como: para lo que él merece, poco le han dado.

Tambien significa proxîmidad ó cercania al tiempo en que se ha de hacer alguna cosa, como: estoy para partir: ya está para salir el decreto.

Sirve tambien para comparar, como: quien es la criatura para con el criador? quien es el esclavo para con su dueño?

Úsase varias veces delante de otras preposiciones, como: para con él: para entre dos amigos.

Y delante de adverbios, como: para ahora lo quiero: para dentro de un mes: para entónces lo verémos: para quando venga.

POR.

Significa causa, motivo, fin, como: lo hago por Dios: peleo por alcanzar premio: ando por averiguar tal cosa.

Lugar, como: voy por el camino, por la calle, anda por los cerros.

Tiempo, como: salgo de Madrid por un mes, por un año.

Medio, como: sirve su oficio por teniente: pleitea por procurador.

Corresponde á: en favor de, quando se dice: hago este empeño por Pedro, por mi amigo.

A: en lugar de, quando se dice: vengo á suplir por mi compañero que está ocupado.

Significa precio quando se dice: daré el caballo por cien doblones.

Equivalencia, como: uno vale por muchos: pocos soldados buenos valen por un exército.

En calidad ó exercicio de, como: recibió á Maria por su esposa: Antonio está por corregidor de tal parte.

Modo, quando se dice: lo hace por fuerza, por temor, por bien, por mal.

En cambio ó en trueque de, como: te doy mi vestido por tu capa: la montera por el sombrero.

En concepto ó en opinion de, como: tengo á fulano por santo, por docto, por hombre de bien.

Significa sin, como: la casa está por acabar, por hacer, la carta está por escribir.

Vale lo mismo que á traer, quando se dice: va por leña, por pan, por vino.

SEGUN.

Denota conformidad ó arreglo de una cosa ó accion á otra, como: dió la sentencia segun la ley: procede segun razon: vive segun sus padres: lo cuento segun me lo han contado: los trataré segun me trataren: segun lo hagan conmigo, así lo haré con ellos.

SIN.

Sirve para expresar privacion ó carencia de alguna cosa, como: estoy sin empleo: sin honra, sin dinero: trabaja sin prudencia: habla sin cordura: escribe sin crítica.

Quando precede á verbos, significa negacion de lo que ellos expresan, como: estoy sin comer, sin beber: la obra está sin acabar: busco la vida sin hallarla.

Sirve también por lo mismo que ademas de: v. g. llevaba joyas de diamantes sin otras muchas alhajas de oro y plata.

SOBRE.

Sirve para denotar superioridad de unas cosas respecto de otras, yá sea por su material situacion, ó por su dignidad ó poder, como: la ciudad está sobre un monte: la caridad es sobre todas las virtudes: la justicia prevalece sobre la iniquidad.

Sirve tambien para indicar el asunto de que se trata, como: este libro es sobre agricultura, y sobre comercio: hablamos sobre las cosas del tiempo: se disputa sobre el sentido de esta cláusula.

Significa tambien exceso corto en el numero, como: fulano tendrá sobre cinqüenta años: habrá aquí sobre cien fanegas de trigo.

También denota exceso ó demasía en algun intento, como: sobre ser reo convencido, quiere que le premien.

TRAS.

Significa el órden con que siguen unas cosas despues de otras, voy tras ti: vienes tras mí: tras la fortuna viene la adversidad. Tambien significa lo mismo que ademas de, como: tras ser ellos los culpados son los que levantan el grito.


Gramática de la Lengua Castellana de Real Academia Española

Introducción - Prólogo
Parte I : I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX - X - XI - XII
Parte II: I - II - III