Almagesto: Libro I - Capítulo 04

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Capítulo Anterior Contenidos Capítulo Siguiente

{La Tierra también, tomada como un todo, es sensiblemente Esférica}

[1]

Que la Tierra, también, tomada como un todo [2], es sensiblemente esférica, y puede ser mejor estudiada desde las siguientes consideraciones. Podemos ver, que el Sol, la Luna y otras estrellas no salen y se ponen simultáneamente para todos sobre la Tierra, sino que lo hacen más temprano para aquellos [que se encuentran] más hacia el Este, más tarde para aquellos hacia el Oeste. Porque encontramos que los fenómenos en los eclipses, especialmente los eclipses lunares [3], que ocurren al mismo tiempo [para todos los observadores], sin embargo, no son registrados ocurriendo a la misma hora para todos los observadores (estando a una distancia igual desde el medio día).

Más bien, la hora registrada por los observadores [que se encuentran] más al Este es siempre más tardía que la registrada por los de más al Oeste. Encontramos que las diferencias en la hora son proporcionales a las distancias entre lugares [de observación]. Por lo tanto uno puede razonablemente concluir que la superficie de la Tierra es esférica, porque su superficie curvada uniformemente (cuando se la considerada en su totalidad) oculta [los cuerpos celestiales] sucesivamente de manera regular para cada conjunto de observadores.

Si la forma de la Tierra fuera alguna otra, esto no podría ocurrir, como uno puede ver desde los siguientes argumentos. Si ésta fuera cóncava, las estrellas podrían ser vistas saliendo primero para aquellos más hacia el Oeste; si ésta fuera plana, ellas podrían salir y ponerse simultáneamente para todo [habitante] sobre la Tierra, si ésta fuera triangular o cuadrada o de alguna otra forma poligonal, con un argumento similar, podrían salir y ponerse simultáneamente para todos aquellos viviendo en el mismo plano superficial. Sin embargo, es evidente que nada como ello toma lugar. Ni ésta puede ser cilíndrica, con una superficie curva en dirección Este-Oeste, ni los lados chatos hacia los polos del Universo, que algunos [observadores] podrían suponer ser más válido. Esto [es] claro [según] lo siguiente: [aquellos] viviendo sobre una superficie curva, ninguna de las estrellas podrían ser las siempre-visibles, sino que todas las estrellas tanto podrían salir como ponerse para todos los observadores, o las mismas estrellas, a una igual distancia [celestial] desde cada uno de los polos, podrían ser siempre invisibles para todos los observadores. De hecho, cuanto más viajamos hacia el Norte, muchas [4] de las estrellas del Sur desaparecerían y muchas del Norte aparecerían. Por lo tanto es claro que aquí también la curvatura de la Tierra oculta [los cuerpos celestes] de una manera regular en una dirección Norte-Sur, y demuestra la esfericidad [de la Tierra] en todas direcciones.

Hay una consideración posterior de que si nosotros navegamos hacia las montañas o hacia lugares elevados desde y hacia cualquier otra dirección, estos [lugares] son observados aumentando gradualmente en tamaño como si salieran propiamente del mar, en el cuál tendrían que haber estado previamente sumergidos: esto es debido a la curvatura de la superficie del agua.

Capítulo Anterior Contenidos Capítulo Siguiente
Libro I
Capítulos
01 02 03
04 05 06
07 08 09
10 11 12
13 14 15
16

Notas de referencia

  1. Ver Pedersen 37-9.
  2. “tomada como un todo”: ignorando las irregularidades locales tales como las montañas, siendo insignificantes en comparación con la masa total [terrestre].
  3. Las horas de los eclipses solares son complicadas [debido a su] paralaje.
  4. Leer  (en el manuscrito D) en cambio de  en H16,9. Corregido por Manitius.