Almagesto: Libro I - Capítulo 08

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar
Capítulo Anterior Contenidos Capítulo Siguiente

{Hay dos movimientos primarios diferentes en los Cielos}[editar]

[1]

Fue necesario tratar la primera hipótesis anterior como una introducción a la discusión de los temas particulares y que luego continúan. La disposición anterior, resumen de ellos, será suficiente dado que estarán a futuro completamente confirmados y demostrados por el acuerdo con el fenómeno de las teorías que demostraremos en las siguientes secciones.

Además de éstas hipótesis, es apropiado, como una preliminar más, introducir la siguiente noción general, de que existen dos movimientos primarios diferentes en los cielos. Uno de ellos es aquel que transporta todo desde el Este hacia el Oeste: gira con ellos con un movimiento inalterable y uniforme a lo largo de los círculos paralelos entre cada uno, descritos, como es obvio, alrededor de los polos de ésta esfera que gira uniformemente con todo. El más grande de estos círculos es llamado Ecuador [2] porque éste es el único [círculo paralelo] que siempre es bisecado [dividido en dos] por el Horizonte (que es un gran círculo), y porque la revolución que el Sol realiza cuando está ubicado sobre él, produce para los sentidos, el Equinoccio en todos los lugares.

El otro movimiento es aquel por el cuál las esferas de las estrellas [3] realizan movimientos en el sentido opuesto al primer movimiento, alrededor de otro par de polos, que son diferentes de aquellos de la primer rotación. Suponemos que esto es así por las siguientes consideraciones. Cuando observamos por un espacio [de tiempo] en cualquier día dado, todos los objetos celestes cualesquiera sean vistos, tan bien como los sentidos puedan determinar, salen, culminan y se ponen en lugares que son análogos y se ubican en círculos paralelos al Ecuador; esto es característico del primer movimiento. Pero cuando observamos continuamente sin interrupción en un intervalo de tiempo, es aparente que, mientras las otras estrellas mantienen sus mutuas distancias y (por mucho tiempo) las características particulares saliendo de sus posiciones que ellos ocupan como resultado del primer movimiento [4], el Sol, la Luna y los planetas tienen ciertamente movimientos especiales que son verdaderamente complicados y diferentes unos de otros, pero todos lo son, para caracterizar sus direcciones generales [5], hacia el Este y [en movimiento] opuesto a aquellas estrellas que preservan sus distancias mutuas y están, por decirlo así, girando sobre una esfera.

Ahora, si éste movimiento de los planetas también toma lugar a lo largo de los círculos paralelos al Ecuador, esto es, alrededor de los polos que genera el primer tipo de revolución, podría ser suficiente para asignar un tipo simple de revolución igualmente para todos, análogos al primer [movimiento]. En este caso parecería válido que los movimientos que ellos padecen son causados por varios retardos, y no por un movimiento en dirección opuesta. Pero estos, en adición a sus movimientos hacia el Este, son vistos desviarse continuamente hacia el Norte o hacia el Sur [del Ecuador]. Por otra parte la cantidad de ésta desviación no puede ser explicada como resultado de una fuerza activa uniforme empujándolos hacia un lado: desde éste punto de vista esto es irregular, aunque es regular si es considerado como el resultado de [un movimiento sobre] un círculo inclinado al Ecuador. Por lo tanto tomamos el concepto de que tal círculo [(Eclíptica)], es el único y el mismo para todos los planetas, y particularmente para ellos. Precisamente éste está definido y, por así decirlo, trazado por el movimiento del Sol, pero también es recorrido por la Luna y los planetas, los cuales se mueven siempre por su vecindad, y no pasan al azar fuera de la zona en cada lado de la misma que se determina para cada cuerpo. Ahora, dado que esto también se demuestra como un gran círculo, ya que el Sol va hacia al Norte y hacia el Sur del Ecuador por una cantidad igual, y dado que, como dijimos, el movimiento hacia el Este de todos los planetas toma lugar sobre un único e igual círculo, necesariamente se [deja] por sentado suponer que éste segundo, es un movimiento diferente en su totalidad que toma lugar alrededor de los polos del círculo inclinado que hemos definido (por ej. de la Eclíptica), en dirección opuesta al primer movimiento.

Si, entonces, imaginamos un gran círculo dibujado a través de los polos de ambos círculos arriba mencionados, (los cuales necesariamente bisecarán [dividirán en dos] a cada uno de ellos en ángulos rectos, es decir al Ecuador y al círculo inclinado a él [la Eclíptica]), tendríamos cuatro puntos sobre la Eclíptica: dos serían generados por [la intersección del] Ecuador, diametralmente opuestos uno al otro; son los llamados puntos Equinocciales. Uno sobre el cual el movimiento [de los planetas se realiza] desde el Sur hacia el Norte es el llamado Equinoccio de “primavera”, el otro es el de “otoño”. Los [otros] dos [puntos] serán generados por [la intersección del] círculo dibujado a través de ambos polos; estos también, obviamente, estarán diametralmente opuestos uno con el otro; son los llamados puntos “tropicales” [o Solsticios]. Uno al Sur del Ecuador llamado [solsticio] de “invierno”, el del Norte [solsticio] de “verano”.

[(Primero)]. Podemos imaginar el primer movimiento primario, que circunda todos los otros movimientos, descritos y como estuviera definido por el gran círculo dibujado a través de ambos polos [del Ecuador y de la Eclíptica] girando, y transportando todo lo demás con él, desde el Este hacia el Oeste alrededor de los polos del Ecuador. Estos polos son fijos, por así decirlo, sobre el círculo “Meridiano”, que difiere del antes mencionado [gran] círculo simplemente con respecto a que éste no está dibujado a través de los polos de la Eclíptica, también para todas las posiciones de éste último. Además, es llamado “Meridiano” porque es considerado siempre ser ortogonal [(a 90°)] al Horizonte [6]. Un círculo en tal posición divide ambos hemisferios, uno por encima de la Tierra y otro por debajo de ella, en dos partes iguales, y define el punto medio de ambos, del día y de la noche.

Segundo, el movimiento de múltiples partes está rodeado por el primer (movimiento) y circunda las esferas de todos los planetas. Como dijimos, éste es transportado alrededor del mencionado [primer movimiento], pero el mismo va en dirección opuesta alrededor de los polos de la Eclíptica, los cuales también están fijos sobre el círculo que genera el primer movimiento, llamado el círculo a través de los polos [de la Eclíptica y el del Ecuador]. Naturalmente ellos [(los polos de la Eclíptica)] son transportados alrededor de él [del círculo a través de los polos], y ellos, durante todo el período del segundo movimiento en dirección opuesta, conteniendo siempre el gran círculo de la Eclíptica, es descrito por éste [segundo] movimiento, en la misma posición con respecto al Ecuador [7].

Capítulo Anterior Contenidos Capítulo Siguiente
Libro I
Capítulos
01 02 03
04 05 06
07 08 09
10 11 12
13 14 15
16

Notas de referencia[editar]

  1. Ver Pedersen 45.
  2. “Ecuador”, , literalmente “de igual día” o “equinoccial”. Ver Introducción.
  3. Nota del traductor al español: aquí estrellas se entiende por el Sol, la Luna y los planetas.
  4. Estas características de las estrellas fijas son por ej. las fechas de las primeras y últimas visibilidades. Estas no son alteradas “por un largo período” dado que el efecto de precesión es muy lento.
  5. La calificación se inserta aquí para permitir los movimientos retrógrdos de los planetas.
  6. Ver Introducción.
  7. Mi traducción sigue la interpretación de Teón (Roma II 447). Manitius (p. 24 n. a) erróneamente considera  interpolada, parcialmente porque él mal interpreta  (que es utilizada en un sentido similar como  en HI 6,10).