Almagesto: Libro I - Capítulo 01

De Wikisource, la biblioteca libre.
Saltar a: navegación, buscar
Ir a la Introducción Contenidos Capítulo Siguiente

{Prefacio de Ptolomeo}[editar]

[1]

Los verdaderos filósofos, Syrus [2], estaban, pienso, más acertados en distinguir la parte teórica de la filosofía que de la práctica. Incluso si la filosofía práctica, antes de ser práctica, resulta ser teórica [3], sin embargo aquí uno puede observar que hay una gran diferencia entre las dos: en primer lugar, es posible que muchas personas tengan alguna virtud moral, incluso sin ser enseñados, mientras les sea imposible lograr un entendimiento teórico del Universo sin instrucción; además, en el primer caso [de la filosofía práctica] uno maneja muchos beneficios de prácticas constantes desde las cuestiones actuales, aunque en el otro [caso de la filosofía teórica] haciendo progresos en la teoría. Por lo tanto pensamos guiar nuestras acciones (bajo el impulso de nuestras ideas presentes [de lo que se debe hacer]) en tal sentido para nunca olvidar, incluso en los asuntos comunes, de esforzarse hacia una disposición noble y disciplinada, pero dedicando bastante de nuestro tiempo en temas intelectuales, con el fin de enseñar teorías, que son muchas y hermosas, y especialmente aquellas en las que el epíteto “matemática” es particularmente aplicado.

Aristóteles divide también la filosofía teórica, de manera personal, dentro de tres categorías primarias: la física, la matemática y la teología [4]. Para toda cosa que exista, ésta está compuesta de materia, forma y movimiento, ningunas de éstas [tres] pueden ser observadas en su medio por sí mismas sin las otras: sólo pueden ser imaginadas.

Ahora, la primer causa del primer movimiento del Universo, si uno lo considera simple, puede ser pensado como una deidad invisible y sin movimiento, la división [de la teoría filosófica] preocupada con su investigación [puede ser llamada] “teología”, dado que éste tipo de actividad, en algún lugar en los más grandes alcances del Universo, solamente puede ser imaginada, y completamente separada de la realidad perceptible. La división [de la filosofía teórica] que investiga la materia y el movimiento natural continuo, y se refiere a sí mismo con [las palabras] “blanca”, “caliente”, “dulce”, “blando” y tales cualidades que uno podría llamar “físicas”, en tal orden de estar ubicadas (en su mayoría) entre los cuerpos corruptibles y debajo de la esfera lunar. Ésta división [de la teoría filosófica] es la que determina la naturaleza involucrada en formas y en movimientos de lugar en lugar, y las que sirven para investigar la forma, número, tamaño y lugar, tiempo y lo parecido a ello, uno la puede definir como “matemáticas”. Ésta materia subjetiva cae como si estuviera en medio de las otras dos, dado que, puede ser concebida en principio desde ambas con o sin la ayuda de los sentidos, y, segundo, es un atributo de todas las cosas existentes sin excepción, ambas mortales e inmortales: aquellas cosas que cambian constantemente en sus formas inseparables, ésta cambia con ellas, mientras que para las cosas eternas las que tienen una naturaleza no etérea [5], ésta mantiene su forma inmutable sin cambios.

De todo esto concluimos: [6] que la primera de las dos divisiones de la filosofía teórica podría más bien ser llamada "trabajo de adivinos" que del conocimiento, teología debido a su completa invisibilidad y naturaleza intocable, física por lo inestable y la no clara naturaleza de la materia, por lo tanto aquí no existe alguna esperanza donde los filósofos estarían siempre de acuerdo acerca de ellas, y que sólo las matemáticas pueden brindar seguridad y conocimiento inquebrantable para sus devotos, proveyendo una aproximación rigurosa a ello. En éste tipo de prueba se procede por medio de un indisputable método, llamado geométrico y aritmético. Por lo tanto hemos esbozado la investigación de ésta parte de la filosofía teórica, tan bien como hemos podido hacerlo en su totalidad, pero especialmente para la teoría divina concerniente y para las cosas divinas. Solamente para ello está dedicada la investigación de lo eternamente inmutable. Por ésta razón también ella puede ser eterna e inmutable (que es un atributo propio del conocimiento) en su dominio propio, el cuál ni es tan claro como desordenado. Más tarde esto puede ser trabajado en los dominios de las otras [dos divisiones de la filosofía teórica] no menos tanto como ellas lo hacen. Para ello ésta es la mejor ciencia para ayudar a la teología a lo largo de su camino, dado que es la única que puede hacer un mejor desempeño sobre [la naturaleza de] aquella actividad la cuál es inamovible e inseparable; [puede hacer esto porque] le es familiar con los atributos de éstas cosas [7] las que están sobre el lado perceptible, moviéndose y siendo movidas, aunque por el otro lado eterno e inmutable [me refiero a los atributos] teniéndolo que hacer con los movimientos y los arreglos de los movimientos. Como la física, las matemáticas pueden hacer una contribución significativa. Un atributo casi peculiar de la naturaleza de la materia se convierte en aparente de las peculiaridades de su movimiento de lugar en lugar. [Por lo tanto uno puede distinguir] lo corruptible de lo incorruptible por [si pasa por debajo de] un movimiento en línea recta o de un círculo, y lo pesado de lo liviano, y lo pasivo de lo activo, por [sí ésta materia se moviera] hacia el centro o hacia otro lugar desde el centro. Con respecto a la conducta virtuosa en acciones prácticas y características, ésta ciencia, por sobre todas las cosas, podría hacer que el hombre viera claramente; desde la constancia, orden, simetría y calma, las cuáles están asociadas con lo divino, que hace que sus amantes seguidores de ésta divina belleza, se acostumbren a ellas y reformando sus naturalezas, como si fuera, hacia un similar estado espiritual.

Éste es el amor de la contemplación de lo eterno e inmutable con el que constantemente nos esforzamos para incrementar, estudiando aquellas partes de éstas ciencias que siempre han sido dueñas de aquellos quienes se aproximaron a [las mismas] en un genuino espíritu de consulta, y por nuestros propios intentos de contribuir tanto como pudiéramos hacerlo adelantándonos por el tiempo adicional entre aquellas personas y nosotros mismos [8]. Trataremos de anotar [9] toda cosa que pensamos haber descubierto en el tiempo presente, lo haremos tan consistentemente como sea posible y de una manera que pueda ser seguida por todos aquellos quienes ya hayan realizado algún progreso en el campo [10].

En aras de la exhaustividad será puesto en orden apropiado en nuestro tratamiento toda cosa útil para la teoría de los cielos, pero para evitar un indebido alargamiento, meramente tomaremos en cuenta que esto ha sido establecido adecuadamente por los antiguos pensadores. Sin embargo, estos temas no han sido tratados en su totalidad [por nuestros predecesores], o no como usualmente ellos podrían haberlo hecho, [y] será discutido más adelante, con lo mejor de nuestra capacidad.

Ir a la Introducción Contenidos Capítulo Siguiente
Libro I
Capítulos
01 02 03
04 05 06
07 08 09
10 11 12
13 14 15
16

Notas de referencia[editar]

  1. Este prefacio “filosófico” y su relación con la posición de Ptolomeo en la filosofía, son discutidos por Boll, “Studien” 68-76, donde el lector podrá investigar los pasajes relevantes de la literatura antigua. El punto de partida es generalmente Aristotélico.
  2. Syrus también es el destinatario de otros numerosos trabajos de Ptolomeo (ver Toomer [5] 187). Nada es conocido acerca de él. El nombre es muy común en el Egipto grecorromano (pero no confinado a ese lugar). La declaración en una interpretación del Tetrabiblos (llamado por Boll, “Studien” 67, n.2), dice que ésta era una persona ficticia, otras que fue un doctor, meramente revela que fue desconocido igualmente en los últimos días de la antigüedad.
  3. Teón en su comentario (Roma II 320, 13-14) da  Es una paráfrasis en lugar de una lectura diferente, aunque demuestra que entiende el texto tal como yo lo he traducido. Ésta expresión oscura la tomo de Ptolomeo para darle un significado [válido], antes de practicar virtudes en realidad uno debe tener algún concepto de ella (a pesar que esto es innato mas bien enseñado).
  4. Ej.: Metafísica E I, 1026 a 1 8 ff., 
  5. “No etéreo” () tiene un significado preciso en la física Aristotélica: cada cosa por encima de la esfera de la Luna está compuesta de una sustancia “incorruptible”, no como todo aquello conocido en la Tierra sobre su consistencia (muy delgada) y en su movimiento natural (circular). Ver Libro I Capítulo 3 Uno de los nombres de esta sustancia es “no etérea”, la otra es “la quinta esencia”. Ver Campanus IV n. 56, pp. 394-5.
  6. En esta exaltación de las matemáticas por encima de las otras dos divisiones de la filosofía, Ptolomeo comienza en compañía de Aristóteles, para quien la teología fue el más noble propósito para la mente humana.
  7. Los cuerpos celestiales.
  8. Esta noción sobre el avance de la ciencia, y particularmente la astronomía, por un tiempo adicional disponible, es el que Ptolomeo recurre en el epílogo (Libro XIII Capítulo 11), y también específicamente en un contexto astronómico, en el Libro VII Capítulo 1 y en el Libro VII Capítulo 3.
  9.  Una  es un “memorando”, normalmente implicando un breve sumario. Ptolomeo también recurre a ello en el epílogo (Libro XIII Capítulo 11).
  10. Ptolomeo asume que sus lectores tendrán cierta capacitación. Ver Introducción.