Conde de Narbonne (Juicios)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Nota: En esta transcripción se ha mantenido la ortografía original.


NARBONNE (el Conde de) [1]


El solamente es el que ha merecido justamente el título de embajador, y llenado realmente esta función, y esto, por la ventaja personal, no solamente de su espíritu, sino mucho mas aún por la de sus costumbres antiguas, de sus modales, de su nombre; porque mientras no se trata sino en ordenar lo que se ha de hacer, el primero que se presenta basta, es bueno; y tal vez un ayudante de campo es preferible. Pero cuando hay precisión de negociar, es otra cosa; entonces a la vieja aristocracia de las cortes de Europa no se le ve presentar sino elementos de esa misma aristocracia; porque ella es también una especie de masonería. Un Otto, un Andreossi, ¿entrarían en los salones de Viena? Inmediatamente el desahogo de la opinión callaría, la habitad de las costumbres Cesaria, estos son intrusos, profanos, los misterios deben interrumpirse. Lo contrario sucedería a un Narbonne; porque en él hay afinidad, simpatía, identidad; y una mujer de la antigua alcurnia entregará, tal vez, su persona a un plebeyo, antes que descubrirle los secretos de la aristocracia. Yo amaba mucho a Mr. Narbonne, y lo he sentido mucho; hasta su embajada, habíamos estado engañados por el Austria. En menos de quince días él penetró todo, y Mr. Metternich se encontró muy embarazado con este nombramiento.

Sin embargo, ¡lo que puede la fatalidad! los sucesos mismos de Mr. Narbonne, tal vez me han perdido; sus talentos me han hecho mas daño que provecho; el Austria, viéndose descubierta, se quitó la máscara, y precipitó sus medidas. Con menos penetración por nuestra parte, ella se hubiera conducido con más reserva, con más lentitud; hubiera prolongado más aún sus indecisiones naturales, y mientras tanto, algún suceso podía haber ocurrido. L. C. — O.


  1. Fue Ministro de la guerra en 1791, renunció en 1792, emigró, volvió a Francia en 1800, y no fue empleado sino en 1809, primeramente en calidad de General, después como ayudante de campo de Napoleón. Finalmente, fue nombrado Plenipotenciario en Praga en 1813. Enviado en el mismo año a Torgau para mandarla; murió aquí, a consecuencia de una caída de caballo, a la edad de 58 años.