William Pitt (Juicios)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Nota: En esta transcripción se ha mantenido la ortografía original.


PITT (Guillermo) Ministro ingles. [1]


Pitt ha sido el maestro de toda la política europea; ha tenido en sus manos la suerte moral de los pueblos; ha hecho mal uso de ella. Ha incendiado el universo, y se inscribirá en la historia a la manera de Erostrato, entre llamas, pesares, lágrimas!.... En poner lugar las primeras chispas de nuestra revolución; después todas las resistencias al voto nacional; en fin, todos los crímenes horribles que fueron consiguientes, son su obra. La conflagración universal de veinte años; las numerosas coaliciones que lo mantuvieron; el trastorno, la devastación de la Europa; los arroyos de sangre de los pueblos, que han sido su consecuencia; la deuda espantosa de la Inglaterra, que ha pagado todas estas cosas; el sistema contagioso de los empréstitos, con los que los pueblos están agobiados; la mala situación universal del día; todo es obra suya. La posteridad lo reconocerá; ella lo señalará como una verdadera plaga. Este hombre tan nombrado en su tiempo, algún día no será reputado sino como el genio del mal; no porque yo le tenga por atroz, ni aun porque dude que él estaba convencido que hacía bien; el San Bartelemy ha tenido también sus partidarios; los Papas y los Cardenales cantaron por él un tedeum; y entre toda esta buena gente, se encontraban algunos sin duda de buena fe. Ved ahí los hombres, su razón, su juicio ! Pero lo que la posteridad reprochará a Pitt, será la espantosa escuela que ha dejado en pos de él, el machiavelismo insolente de ésta, su inmoralidad profunda, su frío egoísmo, su desprecio por la suerte de los hombres o la justicia de las cosas. Pero sea de esto lo que fuere, Pitt, por admiración real, por puro reconocimiento, o aun también por simple instinto, o mera simpatía, ha sido y es el hombre de la aristocracia europea; esto es porque en realidad ha habido en él algo de Sila. Su sistema es el que ha abortado la tirria contra la causa popular, y el triunfo de los Patricios. En él el genio oprimía el corazón... Pitt tan distinguido por sus talentos parlamentarios y sus conocimientos en la administración interior, estaba en la más completa ignorancia en lo que se llama política. En general los ingleses no entienden nada de los negocios del continente, y sobre todo de los de Francia. L. C. — M.


  1. Pitt nació en Francia en 1759, durante un corto tiempo que estuvo su padre. Siguió la carrera de abogado hasta 1780, fue nombrado Canciller en 1783, Ministro en 1786, dejó la dirección de los negocios en 1801, y la volvió a tomar en 1803. Atacado hacía mucho tiempo de una enfermedad de familia, murió en 1805.