Fortuna (DCB)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Nota: En esta transcripción se ha mantenido la ortografía original.


FORTUNA.


El vocabulista echa aquí una absoluta, tirando un círculo que parte de él como centro, y quiere nos comprenda á todos, diciendo que ignoramos hasta ahora el significado verdadero de esta palabra. Recoja su merced las zancas al compas y estreche el círculo de modo que le coja a él solo, neto y redondo; porque acá los Españoles sabemos en esto lo que él ignora: otras cosas sabrá su merced que ignoremos nosotros: con que vayase lo uno por lo otro.

«Aunque la fortuna (añade el autor) puede ser buena ó mala, no se comprende en que sentido se toma en estos tiempos.» Y en prueba de esto cita la siguiente cláusula con que rompe exabrupto una ruidosa proclama de la Regencia: «No, Españoles, no nos ha negado para siempre la Providencia el sendero de la fortuna.» Meditando sobre estas palabras confiesa el diccionarista que estuvo «una noche entera» sin poderlas calar el sentido. Sospecha que «puede ser que consista en su torpeza: y es menester que se deje de escrúpulos, y se persuada que no consiste en otra cosa; pues se necesita tener (hablando con respeto) un alma de cuerno, para no entender cosas tan de bulto. ¿Que español ignora que la fortuna, pelada y sin mas apatuscos, es la buena? que fortuna a secas quiere decir buena andanza, dicha, felicidad de tejas abajo? ¿Hay labriego tan rudo que no comprenda al vuelo de que fortuna habla aquel refran tan sabido: fortuna te dé DIOS, hijo, que el saber poco te basta.»

El sabio autor del Diccionario manual cierra la plana enmendandósela al de la cláusula sobredicha en estos precisos términos. No, Españoles, aun no nos ha negado Dios, o la Divina Providencia los caminos o sendas de nuestra salvacion; aun tenemos propicio á nuestro Dios. Así dice que le suena mejor; y yo digo que mejor estaria así, cuando el gobierno hubiese querido hacer una hómilia, ó una plegaria para alguna procesion de rogativa; pero eso hubiera sido trocar los frenos, á lo de Góngora:

Da bienes fortuna
Que no estan escritos;
Cuando pitos flautas,
Cuando flautas pitos.
(V. Providencia).