Roma (DCB)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Nota: En esta transcripción se ha mantenido la ortografía original.


ROMA.


Segun el Diccionario razonado, «pueblo glorioso y conquistador, con el cual se han levantado los espíritus fuertes. -Definicion es esta que puede arder en un candil: permitaseme hacer de ella un ligero análisis, pero dejandome fuera de la retorta esa pócima ó gatuperio de esos espíritus fuertes, no sea que me la revienten.

Que los espíritus (fuertes ó flojos) se levanten contra un conquistador, es cosa tan conforme al derecho de gentes, como sabida y practicada con admiracion de todas las del mundo por los españoles que ahora vivimos. Pero si el resistir á la invasion es derecho y ley de pueblos, el invadirlos, el domeñarlos ¿será lícito? ¿El conquistar es una virtud, y no como quiera virtud. sino virtud cristiana? ¿es obra que se halla acaso entre las doce de misericordia? Pues si no lo es. como se atreve el diccionarista á aplaudir como loable y bueno lo que realmente es abominable? ¿como un hombre que se nos quiere dar por zelador de la pureza del cristianismo, cae en la contradiccion de celebrar lo que mas contrario puede ser al espíritu de paz y mansedumbre que respira el Evangelio?

Si fuera yo ahora tan poco caritativo como lo es algun

«Sacristan lego del contrario bando»

pudiera aquí mortificar muy mucho al pecador vocabulero zahiriendole con que no sabe el catecismo de doctrina civil ni aun cristiana; pero, á Dios gracias, sé lo que es caridad, y.... esto baste. -Vamos al pueblo glorioso.

¡Glorioso! ¿que querrá decir aquí glorioso? Pasemos revista á las acepciones que pone la academia de la lengua, para ver cual le cuadra. Hablando de un pueblo conquistador, ninguna conceptúo que le arme mas bien que la siguiente: GLORIOSO, el que se alaba demasiado es decir, el vanaglrioso. -Pero el vanagloriarse, y mas de hacer flacos servicios, seguramente no es ninguna virtud ni teologal, ni filosófica, sino un vicio muy feo. No será este el significado. -Otro.

«GLORIOSO, el que es digno de honor y «alabanza.» -Por Dios santo, que si se lleva cuenta y razon del bien y el mal que ha hecho Roma al mundo desde que la fundó aquel hijo de su madre que diz que mamó leche de loba, hasta el tiempo de Constantino; y desde este siervo de Dios hasta el siervo dee los siervos del Señor,, que hoy la rige in-partibus: la suma del bien pueda que sea casi cero con proporcion al cuento de cuentos de mal que en el Capitolio se ha fraguado, contra el género humano. En cuyo caso, no ya de honor y alabanza, sitio de execracion eterna será digna la cuna de los Calígulas y Nerones. -Ultima acepcion.

«GLORIOSO, el que está gozando de Dios en la gloria.» -Si esto es decir que Roma es un pueblo que fué, un pueblo que en paz descanse: -- por muchos años y buenos. Mas no debe de ser así, pues mas abajito viene á decir luegó nuestro autor que es un pueblo cuya vida guarde Dios muchos años. --Cero, y van tres y acabarónse los significados.

Ahora pregunto yo ¿donde está la gloria de ese que el lexicógrafo llama pueblo glorioso? Disipóse, como todas las de este mundo, en humo, viento, y vanidad de vanidades.

Sin embargo, echemos el último trapo por ver si sacamos con gloria de este golfo á nuestro naufragante autor: apuremos los recursos de la filosofía del lenguage. La filosofía creo que le va á salvar, aunque sea á su despecho: no será la primera vez que sirve á ingratos.

Los adjetivos acabados en oso suelen significar en castellano abundancia de su radical: como primoroso, lagañoso, etc. A este respecto, y en buena ley de analogía, glorioso podrá significar abundante ó lleno de gloria: la gloria, como puede ser temporal, puede tambien ser eterna: género superior que (como la opinion pública en cierto periódico, segun el diccionarista) puede tal vez estar almacenado en Roma, de donde se repartirá como pan bendito a todos los pueblos de la cristiandad. Me parece que he dado en el búsilis: porque en efecto Roma, á despecho y pesar de los Chumaceros y Pimenteles, fué y ha sido despues para todos los católicos paganos (esto es, que pagan) la dispensa general de todas las gracias: la gracia es prenda segura de la gloria: ergo.... A esto no hay que responder, sino un redondo amen. ¿Quien ignora que á Roma se iba por todo.... menos por narices?