Gramática de la lengua castellana destinada al uso de los americanos: Capítulo XXII

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


477 (225). Habiéndose dado a conocer, aunque de un modo general, los varios elementos de que se compone la oración, es ya tiempo de manifestar el orden y dependencia en que los colocamos, que es lo que se llama Sintaxis.

478 (226). La palabra dominante en la oración es el sustantivo sujeto, a que se refiere el verbo atribuyéndole alguna cualidad, acción, ser o estado. Y en torno al sustantivo sujeto o al verbo se colocan todas las otras palabras, las cuales , explicándose o especificándose unas a otras, miran, como a sus peculiares últimos puntos de relación, las unas al sustantivo sujeto, las otras al verbo.

479 (227). El sustantivo, sea sujeto, término o predicado, puede ser modificado:

1.º Por adjetivos o por sustantivos adjetivados: el hombre honrado, la dama duende.

2.º Por complementos: las orillas del Maipo, la sin par Dulcinea.

3.º Por proposiciones: aquel gran bulto que allí se ve; la persona a quien vimos ayer en el paseo; la campiña por donde transitábamos.

480 (228). El adjetivo es modificado:

1.º Por adverbios: muy prudente, demasiado astuto.

2.º Por complementos: abundante de frutos, liberal con sus amigos, sobresaliente en el ingenio.

3.º Por proposiciones: severo en sus costumbres, como lo habían sido sus padres.

481 (229). El adverbio es modificado:

1.º Por otros adverbios: muy bien, algo tarde.

2.º Por complementos: cerca del río, encima de la cama, dentro de la selva.

3.º Por proposiciones: allí sólo florecen las artes, donde se les proponen recompensas.

482 (230). Los complementos son modificados:

1.º Por adverbios: muy a propósito; bien de mañana. «Es muy de caballeros andantes el dormir en los páramos y desiertos, y lo tienen a mucha ventura» (Cervantes).

2.º Por proposiciones: sin luz como estaba el aposento.

483 (231). El verbo es modificado:

1.º Por predicados: es virtuosa, es mujer de talento, vive retirada, la creo feliz.

2.º Por adverbios: habla bien, escribe mal, nos acostamos tarde, se levantan temprano, conversábamos agradablemente.

3.º Por complementos: va al campo, está en la ciudad, volverá por mar, ha engañado a sus amigos, le aborrecen, te darán el empleo, deseo que escribas, cuento con que corresponderá a mi confianza: (el neutro que es complemento acusativo en el penúltimo ejemplo, y término de la preposición con en el último, anunciando en ambos la proposición que lo especifica).

4.º Por proposiciones: cuando el cuadrillero tal oyó, túvole por hombre falto de juicio: (la proposición subordinada precede aquí a la subordinante; como sucede a menudo si el relativo lleva en sí mismo su antecedente) (§ 168, 171, 184, 191, 193, etc.).

Tal es en general la estructura de la oración. Las excepciones son raras y tendremos ocasión de notarlas.