Primera Gramática de la lengua Castellana: 3.14

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Primera Gramática de la lengua Castellana
LIBRO TERCERO, QUE ES DE LA ETIMOLOGÍA ET DICIÓN
Capítulo XIIII, del nombre participial infinito.​
 de Antonio de Nebrija

Una otra parte de la oración tiene nuestra lengua, la cual no se puede reduzir a ninguna de las otras nueve, et menos la tiene el griego, latín, ebraico et arávigo. E por que aún entre nos otros no tiene nombre, osemos la llamar nombre participial infinito: nombre, por que significa substancia et no tiene tiempos; participial, por que es semejante al participio del tiempo passado; infinito, por que no tiene géneros, ni números, ni casos, ni personas determinadas. Esta parte fue hallada para que con ella et con este verbo, e, as, ove, se suplan algunos tiempos de los que falta el castellano del latín; e aún para dezir por rodeo algunos de los que tienen, según que más larga mente lo diximos en el onzeno capítulo deste libro. I por que diximos que esta partezilla es semejante al participio, en muchas cosas diffiere dél: por que ni tiene géneros, como participio, ni dirá la muger io e amada, sino io e amado, ni tiene tiempos, sino por razón del verbo con que se aiunta; ni significa passión, como el participio del tiempo passado, antes siempre significa acción con el verbo con que se aiunta; ni tiene números, ni personas, ni casos; por que no podemos dezir nos otros avemos amados las mugeres, ni menos nos otros avemos amadas las mugeres, como dixo un amigo nuestro en comienço de su obra:

Un grande tropel de coplas no coplas
Las cuales as hechas,

por dezir las cuales as hecho; aunque esta manera de dezir está usada en las Siete Partidas; mas el uso echó de fuera aquella antigüedad. et si esta parte quisiéssemos reduzir a una de las otras nueve, podíamos la llamar nombre, como dizen los gramáticos, significador de la cosa del verbo; el cual junto con este verbo e, as, ove, como cosa que padece, puesta en acusativo, dize por rodeo aquellos tiempos que diximos. Mas a esto repuna la naturaleza de los verbos, los cuales no pueden juntarse con dos acusativos substantivos, sin conjunción, salvo en pocos verbos de cierta significación; et aun en aquéllos a penas puede sofrir el castellano dos acusativos, lo cual se haría en todos los verbos activos, como diziendo: io e amado los libros, tú as leído el Virgilio, alguno a oído el Oracio. et por esta causa pusimos esta parte de la oración distinta de las otras, por la manera de significar que tiene mui distinta dellas.

Prólogo
LIBRO I : I - II - III - IIII - V - VI - VII - VIII - IX - X
LIBRO II : I - II - III - IIII - V - VI - VII - VIII - IX - X
LIBRO III : I - II - III - IIII - V - VI - VII - VIII - IX - X - XI - XII - XIII - XIIII - XV - XVI - XVII
LIBRO IIII : I - II - III - IIII - V - VI - VII
LIBRO V : Pr - I - II - III - IIII - V - VI - VII - VIII - IX - X - XI
DEO GRACIAS