Recuerdos del tiempo viejo: 104

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Hojas traspapeladas de Recuerdos del tiempo viejo
de José Zorrilla


X[editar]

Al día siguiente apareció cerrada la puerta de la casa de los dos desaparecidos cuñados. Quiénes dijeron que habían tenido que emprender un repentino viaje por una funesta desventura de familia, acaecida en su país; quiénes, que se habían fugado por una repentina o fraudulenta quiebra; quiénes, que, afiliados clandestinamente a una logia masónica, habían huído al extranjero antes de caer en manos de la policía. A las pocas semanas, pocos de sus tertulianos se acordaban más que de las buenas comidas y refrescos que en su casa se servían; y como mi padre me ha dejado incompletas y cortadas por grandes lagunas sus notas, yo tampoco puedo decir hoy en qué pararon aquellos dos florentinos, de cuyos papeles se apoderó el Superintendente, y cuyos bienes se vendieron dos años más tarde judicialmente para pago de acreedores.



Recuerdos del tiempo viejo de José Zorrilla

Parte 1

"Este libro no necesitaba prólogo…"

I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX - X - XI - XII - XIII - XIV - XV - XVI - XVII - XVIII - XIX - XX - XXI - XXII - XXIII - XXIV - XXV- XXVI - XXVII - XXVIII - XXIX - XXX - XXXI - XXXII - XXXIII - XXXIV - XXXV - XXXVI

Parte 2: tras el Pirineo

I - II - III - IV - V

Parte 3: En el mar

I - II - III - IV - V

Allende el mar

I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX - XI - XII - XIII - XIV - XV - XVI - XVII - XVIII - XIX (En la Habana) - XX - XXI - XXII - XXIII - XXIV - XXV - XXVI - XXVII - XXVIII - XXIX

Apéndices

I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX - X - XI - XII - XIII - XIV - XV - XVI - XVII - XVIII - XIX - XX

Hojas traspapeladas

I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX - X