Rey (DFV)

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Nota: En esta transcripción se ha mantenido la ortografía original.


Rey.

REY basileus, tyrannos, rex, dux, imperator, melch, baal, bel, pharao, eli, shadai, adoni, shak, sofi, padisha, bogdan, chazan, kan, krall, kong, koenig, &c. &c.; todas son espresiones que al parecer significan la misma cosa, y que espresan ideas diferentes en un todo.

En la Grecia, ni basileus, ni tyrannos dieron nunca la idea del poder absoluto. El que pudo, atrapó este poder; pero no se lo dejaron tomar sino muy de por fuerza.

Es claro que entre los Romanos no fueron déspotas los reyes. El último Tarquino mereció ser echado, y lo fue. Nosotros no tenemos ninguna prueba de que los pequeños gefes de la Italia hayan podido cuando les dé la gana regalar un cordel al primer hombre de Estado, como hace en el dia un Turco imbécil en su serrallo, y como lo sufren sin murmurar unos viles y bárbaros esclavos mucho mas imbéciles.

Del otro lado de los Alpes y hácia el Norte no vimos ningun rey en el tiempo en que principiamos á conocer esta gran parte del mundo. Los Cimbrios que vinieron hácia la Italia y que fueron esterminados por Mario, eran unos lobos hambrientos, que salian de sus bosques con sus lobas y con sus lobeznos. Pero ni de cabeza coronada, ni de órdenes intimadas de parte de un secretario de Estado, ó del copero mayor, ó de un logothetes, ni de impuestos, ni de contribuciones arbitrarias, ni de guardas de puertas, ni de edictos pecuniarios, de nada de todo esto tenian aquellos animales mas nociones que de vísperas y de ópera.

Preciso es que el oro y la plata moneda y aun tambien sin acuñar, sean una receta infalible para poner al que no los tiene en la absoluta dependencia del que sabe el secreto de juntarlos. Con esto solo hubo postillones y grandes oficiales de la corona, guardias y cocineros, doncellas y damas, carceleros, capellanes, pages y soldados.

Muy difícil hubiera sido hacerse obedecer puntualmente sin tener que dar mas que carneros y jubones. Es muy verosímil que despues de todas las revoluciones que ha sufrido nuestro globo, el arte de fundir los metales es el que ha hecho los reyes, como los cañones son el dia los que los conservan.

César tenia mucha razon en decir, que con el oro se tienen hombres, y con los hombres se proporciona el oro. Este es todo el secreto.

Este secreto se conocia desde tiempos muy antiguos en Asia y en Egipto. Los príncipes y los sacerdotes se lo repartieron, como pudieron.

El príncipe decia al sacerdote: Toma oro; pero es menester que me asegures en mi poder, y que profetices en mi favor: y seré ungido y tú lo serás tambien. Pronuncia oráculos, haz milagros, tú seras bien pagado, con tal que yo sea siempre el amo. El sacerdote se hacia dar tierras y dineros, y profetizaba para sí mismo, pronunciaba oráculos para sí mismo, echaba al soberano con mucha frecuencia, y se sentaba en su trono. Así quisieron dominar los choen ó chotim de Egipto, los magos de Persia, los Caldeos de hácia Babilonia, los chazin de Siria; si me equivoco en el nombre no importa mucho, porque todas estas gentes han tenido unos mismos designios. En todos los países, hasta en la miserable nacion judia ha habido frecuentes guerras entre el trono y el altar.

Nosotros los que habitamos la zona templada de la Europa, de cuya templanza tenemos tan poca cosa, nosotros lo sabemos bien hace unos mil y doscientos años; y sabemos lo que nos han costado estas guerras. Y el oro y la plata son el móvil de todo de tal manera, que todavía hay muchos de nuestros reyes de Europa, que envían oro y plata á Roma, donde se lo reparten unos sacerdotes al instante que llega.

Cuando en este eterno conflicto de jurisdiccion han sido poderosos los gefes de las naciones, cada uno de ellos ha tenido su manera de manifestar su preeminencia. Se cuenta que era un crimen el escupir en presencia del rey de los Medos. Delante del rey de la China es menester tocar la tierra nueve veces con la frente. A un rey de Inglaterra se le ocurrió no beber nunca un vaso de cerveza, si no se lo presentaban de rodillas. Otro se hace besar el pié derecho. Las ceremonias son diferentes; pero en todos tiempos todos han querido tener el dinero de los pueblos. Hay países en que se da al krall ó al chazan una pension, como en Polonia, en Suecia ó en la Gran Bretaña. En las demas partes un pedazo de papel basta para que el bagdan tenga todo el dinero que desea.

Y despues de esto, escribid sobre el derecho de gentes, sobre la teoría de los impuestos, sobre tarifas, sobre foderum mansionaticum viaticum; haced hermosos cálculos sobre la contribucion proporcional; y probad por profundos discursos esa máxima tan nueva de que el pastor debe esquilar sus carneros y no desollarlos.

¿Cuales son los límites de la prerogativa de los reyes y de la libertad de los pueblos? Os aconsejo que vayais á examinar esta cuestion á las casas consistoriales de Amsterdan con mucho sosiego.