La leyenda del Cid: 22

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


La leyenda del Cid

II[editar]

VIII[editar]

Quedáronse padre e hijo
con la cercenada mano,
y así el mancebo al anciano
con honda congoja dijo:

— Cumplí con mi obligación;
mas esa mano cortada,
padre, la siento agarrada
con miedo a mi corazón.

LAÍNEZ. ¡Tú miedo, Rodrigo mío!
¡Tú miedo a la infame mano
que ultrajó a tu padre anciano
y que cercenó tu brío!
¿Te arrepientes de ello?

RODRIGO. No:
volvería a hacer lo hecho;
mas ved qué áspid en mi pecho
con hecho tal se albergó.

Jimena y yo pasión franca
nos teníamos, señor;
y hoy esa mano mi amor
de su corazón arranca.

Era mi esperanza toda:
la suya en mí ella fío
y esa es la mano que yo
la voy a dar en mi boda.

LAÍNEZ. ¡Rodrigo de mis entrañas!
Tú con hazañas sin par
te harás de ella perdonar.

RODRIGO. ¡Buen principio a mis hazañas !

LAÍNEZ. Rodrigo, ley del honor
era, lo que has hecho, hacer:
no hay para un noble mujer
que valga más que su honor.

RODRIGO. No temáis, padre, jamás
que a él falte vuestro Rodrigo;
esto que os digo…, os lo digo
porque lo sepáis no más.

Cumplí con mi obligación;
mas por saberla cumplir,
no me podéis exigir
que no tenga corazón.

Bajó el padre la cabeza
de tal razón convencido,
y el hijo al verle rendido,
añadió con entereza:

— Oíd mi resolución,
padre: no hay otro camino
para cumplir mi destino
bien, u obtener mi perdón.

Cuando todo en nuestro hogar
duerma y mi madre se acueste,
partiré yo con mi hueste
con los moros a lidiar.

Si me matan… moriré
como bueno en causa buena;
decid vos, padre, a Jimena,
por qué a su padre maté.

LAÍNEZ. ¡Rodrigo!

RODRIGO. No hagáis asombros;
desde que hice tal proeza,
os juro que la cabeza
me estorba sobre los hombros.

Y al moro vóisela a echar;
mas como cristiano soy,
a disputársela voy
y no se la voy a dar.

Y si vuelvo a esta mansión,
podréis, padre, con banderas
alfombrar sus escaleras
y entoldar vuestro balcón.

Y así fue; cuando en su hogar
su familia en paz dormía,
él a la guerra partía
con su hueste de Vivar.





La leyenda del Cid de José Zorrilla

Introducción: I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII; Capítulo I: I - II - III - IV - V - VI; Capítulo II: I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX; Capítulo III: I - II - III - IV - V - VI - VII VIII; Capítulo IV: I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX - X - XI - XII - XIII; Capítulo V: I - II - III - IV - V - VI - VII; Capítulo VI: I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII; Capítulo VII: I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII; Capítulo VIII: I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX; Capítulo IX: I - II - III - IV - V; Capítulo X: I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX - X - XI - XII; Capítulo XI: I - II - III - IV - V - VI - VII; Capítulo XII: I - II - III - IV - V - VI - VII; Capítulo XIII: I - II - III - IV; Capítulo XIV: I - II - III - IV; Capítulo XV: I - II - III - IV;