La leyenda del Cid: 63

De Wikisource, la biblioteca libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
La leyenda del Cid de José Zorrilla


La leyenda del Cid

VII[editar]

IV[editar]

Y uno es un mal esperar
que nos puede acaecer,
y otro es sentirle llegar,
y, sin poderle atajar,
cómo nos sucede ver.

Así que los zamoranos
tuvieron bajo sus muros
a los tercios castellanos,
no les bastaron ni manos
ni ojos para estar seguros.

Y aunque está muy bien murada
y son muchos en la villa,
no hay hora en que amenazada
no se halle de ser entrada
por las gentes de Castilla.

Y minándoles la tierra,
y dando a peñascos vuelo
con sus máquinas de guerra,
el Rey de Castilla cierra
sobre ella por tierra y cielo.

Y comienzan a entender
que uno es a Rey tal bravear,
y otro con tal Rey tener
sin dormir y sin comer
día y noche que lidiar.

Grandemente les ensaña
ver que Galicia, León,
Asturias y toda España
al Rey en esta campaña
dan hueste y mandan pendón;

pues ven desde sus baluartes
entre los del Rey y el Cid,
ondear los estandartes
que llegan de todas partes
desde Oviedo a Val-de-Olid.

Mas no por eso villano
cede o se descorazona
el fiel pueblo zamorano:
cuanto el riesgo es mas cercano,
más puja y se envalentona.

Al largo asedio se aveza,
y cuanto el Rey más la plaza
bate, con más entereza
defiende él su fortaleza
y los asaltos rechaza.

Y sobre su fuerte muro
al castellano provoca
tras de cada asalto duro,
como un viejo halcón seguro
en la cresta de una roca

¡Bien Zamora se defiende!
y aunque bien Sancho la ataca,
la estrecha, mas no la ofende:
cuanto en ira él más se enciende,
más firme está doña Urraca.

Mas todo ímpetu primero
de alta fe, valor profundo
o amor el más verdadero,
da en el pueblo más entero
en un extremo segundo.

El tiempo, de amor y fe
y entusiasmo popular
gran roedor, no hay con qué
por tierra al cabo no dé
en un pueblo a largo andar.

En el pueblo más constante,
más leal y más val¡ente,
nunca falta un intrigante
o un traidor, que ir adelante
le impida y le desaliente.

Jamás falta un agorero
que mal no le vaticine,
o un traidor aventurero
que alce un murmullo primero
y a un mal parecer le incline.

Y alzado el primer rumor,
cual mina que se dispara
sube el murmullo a clamor;
y un pueblo entrado en furor
¿quién sabe dónde se para?

Ve el de Zamora que pasa
a largo andar el octubre,
y aunque el invierno se atrasa,
que comienza a estar descubre
su gente y vitualla escasa.

Y con secreta zozobra
comienzan a comprender
los zamoranos, que es obra
su resistencia de sobra
difícil de mantener:

pues mientras ellos se merman
de heridas, cansancio y hambre,
con los que mueren y enferman,
sin que ellos coman ni duerman
crece el campo como enjambre,

Y ya Arias Gonzalo el viejo,
el más ducho en el consejo
y el más bravo en la batalla,
aunque en público lo calla,
a solas anda perplejo.

Y ya que el hambre le venza
o ceda su ánimo flaco,
del viejo Arias con vergüenza,
el pueblo a temer comienza
que la ciudad se entre a saco.

Y en vez de aquella fiereza
con que leal se batía,
le ve con mortal tristeza,
vista torva y faz sombría,
contemplar la fortaleza
del muro en que ya no fía.

Y empieza extenderse a ver
del alcázar en redor,
y por las plazas crecer,
ese siniestro rumor
con que el miedo empieza a ser
de la rabia precursor.

Aun reina Urraca en Zamora,
aun no ha recibido insulto,
aun no es Zamora traidora,
aun piensa y sospecha a bulto;
mas ya el germen se elabora
de la traición o el tumulto.

Anda por Zamora ya
un hijo de Olfos Bellido,
Bellido D'Olfos que va
allegándose partido;
que amigo de Arias no ha sido
nunca, y recelos le da.

Hombre de muy mala fe
y gran traidor tiempo atrás
dicen que su padre fue:
dicen del hijo además
que mató al padre; no sé
si se averiguó jamás.

El odio a él de Arias Gonzalo
en tales dichos estriba:
el hecho es que es hombre malo,
pero con la infanta priva:
y aunque Arias entre ojos halo,
D'Olfos es diestro y le esquiva.

La infanta le quiere bien
porque la lleva el genial:
y los villanos también
le aman y temen, por tal
historia tradicional;
por la que en él tal vez ven
algo sobrenatural.

Este hombre de extraña raza
y de extraña historia, empieza
a andar ya de plaza en plaza,
y a ser de grupos cabeza:
todavía no amenaza,
mas ya bulle y embaraza
y do quier se le tropieza.

Aún Zamora se defiende:
mas tan recio el Rey le ataca,
que ya sus muros ofende,
sus piedras y almenas saca
de asiento, y sus cubos hiende;
y ya con miedo comprende
su situación doña Urraca.

Ya empieza la población
a comprender de Zamora,
que no tiene en conclusión
que esperar desde esta hora
remedio ni salvación,
sin un milagro, que implora
sin fe, o por una traición.

..........................

Mas la gente pensadora
se hacía esta reflexión:
«Dios milagros no hace ahora,
¿y quién hace la traición ?»



La leyenda del Cid de José Zorrilla

Introducción: I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII; Capítulo I: I - II - III - IV - V - VI; Capítulo II: I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX; Capítulo III: I - II - III - IV - V - VI - VII VIII; Capítulo IV: I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX - X - XI - XII - XIII; Capítulo V: I - II - III - IV - V - VI - VII; Capítulo VI: I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII; Capítulo VII: I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII; Capítulo VIII: I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX; Capítulo IX: I - II - III - IV - V; Capítulo X: I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX - X - XI - XII; Capítulo XI: I - II - III - IV - V - VI - VII; Capítulo XII: I - II - III - IV - V - VI - VII; Capítulo XIII: I - II - III - IV; Capítulo XIV: I - II - III - IV; Capítulo XV: I - II - III - IV;